Las fintech avanzan en nuestro país

Untitled-2-01

Son cada vez más las empresas de base tecnológica que brindan servicios financieros en el mercado local. Tres especialistas analizan el desarrollo que vienen teniendo, el potencial de crecimiento que poseen y si plantean una amenaza para los bancos.

Brindando la posibilidad de efectuar pagos a través del teléfono celular, tomar préstamos sin abandonar la comodidad del hogar o recibir asesoramiento en inversiones de manera online, las fintech irrumpieron en el sector financiero local para quedarse y consolidan su crecimiento a través de la innovación tecnológica, proporcionando una atención rápida y personalizada a segmentos donde muchas veces los bancos no llegan.

De acuerdo a cifras proporcionadas por CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, la inversión privada en empresas fintech en la región experimentó un crecimiento explosivo entre 2013 y 2016, alcanzando en este último año la cifra récord de 20,9 mil millones de dólares, 16 mil millones más que en 2013. Este fenómeno global se está extendiendo en Latinoamérica y empieza a hacer pie en nuestro país, donde se multiplican los startups y se consolidan algunos emprendimientos ya existentes, como Afluenta y MercadoPago.

Según José González Pereira, gerente de Mercado Financiero de Practia Global, el abanico de productos que ofrecen estas empresas es amplio pero pueden resumirse en tres grandes segmentos de mayor visibilidad: “Por un lado, están las vinculadas a temas de pago y todo lo que es transaccional, teniendo la ventaja de que pueden trabajar con distintas plataformas que quizás tienen otro fin, brindándoles un servicio que no poseen y beneficiándose mutuamente. Este es el sector más masificado. Por otro lado, están las relativas a préstamos, incluso fondeados por las mismas personas que participan, como es el crowdfunding. Se diferencian con respecto a un banco en que los procesos para su otorgamiento son bastante menos engorrosos y muchas veces llegan a clientes que no pasarían los criterios de calificación de una institución financiera. Por último, se encuentran las vinculadas al asesoramiento financiero y de inversiones, siendo soluciones que se caracterizan por el análisis de grandes volúmenes de información y desde diferentes puntos de observación”.

El desarrollo creciente de estas empresas y su irrupción en el mercado local puede entenderse si se consideran las ventajas comparativas que presentan frente a las alternativas tradicionales del mercado.

Según Walter Risi, socio de IT de KPMG Argentina, “las fintech tienen un dinamismo que la banca no posee y existe un vacío regulatorio que les permite moverse mucho mas rápido en algunos espacios que lo que puede hacerlo un banco”.

Para González Pereira, la ventaja radica también en la experiencia del usuario: “Las fintech utilizan mejor los datos o información que tienen. Esto ayuda a que los servicios sean más personalizados que el común denominador de los servicios financieros. También se destacan por poner mucho el foco en que la experiencia o los procesos por los que pasan los usuarios sean lo menos engorrosos posible, constituyendo experiencias más amigables, personalizadas y, por sobre todo, digitales”.

De acuerdo a un relevamiento realizado por la firma Finnovista a septiembre 2016, existen en nuestro país 60 empresas fintech, de las cuales 20 se dedican a brindar servicios transaccionales (5 de ellas especializadas en criptomonedas, como bitcoin), 8 brindan préstamos (que incluyen los peer to peer), 4 se dedican a crowdfunding y 15 brindan servicios de gestión financiera, tanto a personas como a empresas.

Si bien Argentina se encuentra por detrás de otros países de la región, como México (158), Brasil (130) o Colombia (77), los expertos destacan el rápido crecimiento que está teniendo esta industria en el mercado local, principalmente en materia de servicios transaccionales y de préstamos.

“Los dos segmentos están creciendo en sintonía. Si mirás los porcentajes de empresas de uno y otro son bastante parecidos y, en la medida en que la economía empiece a repuntar, se van a potenciar. Si bien el crecimiento no es exponencial (por ejemplo, en México es mucho mas alto que en Argentina), se ha notado en los últimos tiempos un aumento interesante de startups y lo más importante es que hay algunas marcas que han logrado instalarse”, enfatizó González Pereira.

¿Oportunidad o amenaza?

Frente al rápido crecimiento que vienen registrando, en algunos casos quedándose con negocios que parecerían pertenecer a los bancos, las fintech pueden presentarse a primera vista como una amenaza para estos últimos. Sin embargo, lejos de considerarlas rivales naturales, los expertos se refirieron a las ventajas que representarían para ambos tipos de organizaciones trabajar de manera conjunta y el interés que existe en establecer alianzas.

“Una fintech no reemplaza a un banco porque no da todos los servicios de un banco y eso no creo que cambie en el corto plazo. Los bancos van a seguir existiendo, pero quizás no para lo que los necesitábamos hace un tiempo atrás. Algunas cosas las vamos a poder resolver a través de otros canales y esos canales son las fintech. Ambos tienen ventajas sobre el otro pero si los llegás a juntar, tenés un producto competitivo desde todas las aristas. Si las fintech son muy buenas dando una experiencia de producto que el banco no puede dar, éstos les pueden proporcionar a ellas atributos que, por ahí, les falta, como la marca, temas de seguridad o políticas de gestión de riesgo, además de una cartera de clientes”, sostuvo González Pereira.

Otra de las cuestiones que vuelve a las fintech atractivas para los bancos es la posibilidad de atender grandes volúmenes de transacciones de bajos montos a un costo compatible.

Según Guillermo Barbero, socio de First Corporate Finance Advisors, señaló al respecto que “el sector bancario es un sistema que resulta tal vez más costoso para una transacción de bajo monto. Es necesario incorporar canales electrónicos y, si bien los bancos han hecho un gran esfuerzo con herramientas como el home banking, aun hay un gran segmento de clientes a los que les resulta lejana la posibilidad de tratar con un banco”.

“Creemos que, por esta vía, puede lograrse una mayor inclusión financiera y que una mayor cantidad de gente acceda a productos y servicios financieros que hoy los bancos no pueden brindar porque no tienen una red física para llegar a todos ellos”, resaltó el especialista.

Por otra parte, según Risi, “los bancos también se están acercando a las fintech porque a veces es mas fácil y rápido comprar innovación que hacerla internamente. La gente que está innovando dentro del banco, a pesar de ser muy capaz y de que hay inversión, a veces está restringida por todo el contexto bancario. Por eso, organizan hackatones o concursos de innovación, porque buscan otro mindset, y hasta les conviene que se desarrollen solos como fintech y cuando llegue el momento de madurez traerlos e integrarlos”.

Si bien entre las formas de integración entre los bancos y las fintech existe la posibilidad de que los primeros compren y absorban a las segundas, hubo consenso entre los entrevistados en que la manera más conveniente de articularse es mediante alianzas, manteniendo cierta autonomía en ambas organizaciones.

“Yo me imagino un acuerdo en el cual la fintech pueda trabajar en su modelo de experiencia y el banco no le salga a competir esa experiencia, sino que genere un acuerdo para compartir beneficios”, puntualizó González Pereira, quien indicó, además, que la banca también puede resolver uno de los inconvenientes principales de las fintech, que es el fondeo.

Sobre este punto, el especialista agregó que “los inversores privados no descargan volúmenes importantes de dinero en estas plataformas ,quizás porque hay algo que hacen muy bien los bancos y por ahí no saben hacer tanto las fintech, que es todo lo relativo a gestión de riesgos. Obtener fondeo va a representar algún inconveniente en el camino del crecimiento de estas entidades”.

Según Barbero, el fondeo de estas instituciones va a venir principalmente de la mano del sistema financiero tradicional, “aunque existe también la posibilidad de financiamiento a través del mercado de capitales, donde, mediante operaciones de securitización, pueden participar inversores institucionales”.

Una mayor apertura del BCRA

Los entrevistados coincidieron en que uno de los factores que viene influyendo positivamente en el crecimiento de estas empresas en el país es la mayor apertura por parte del Banco Central (BCRA) respecto a su funcionamiento dentro del sistema financiero tradicional.

Barbero sostuvo que “en un punto, el crecimiento en nuestro país tiene que ver con que esta nueva administración, a través del Banco Central, tiene una definición estratégica de no movilizar efectivo. Ya le dieron un marco de actuación con reglas claras como para que empiecen a desarrollar métodos alternativos para lo que son pagos, transferencias electrónicas, otorgamiento de créditos, etc. Eso es una base muy importante. Vemos que en este último año se están cristalizando un montón de proyectos que estaban en incubadora. Y también está todo este fenómeno de que tanto bancos como empresas financieras no bancarias están en la búsqueda de soluciones y de alternativas para implementar, y entonces se está acelerando todo el proceso”.

González Pereira agregó que el BCRA, en su misión de intentar bajar el uso de dinero físico y aumentar la economía bancarizada, está trabajando en ciertas normativas que permitan a los bancos sumarse cada vez más al mundo digital y que puedan favorecer el desarrollo de las fintech: “Por ejemplo, hay intención de abrir lo que se denomina API, que son interfaces que permiten que desde afuera otra aplicación, que puede ser propia o ajena, consuma tus servicios, algo que hasta hace un tiempo no existía. Yo veo que la banca está metiéndose o empezando a trabajar en esto y el Central está apoyando estas iniciativas”.

Risi destacó que el impulso del BCRA y de los bancos es clave en el desarrollo de este tipo de emprendimientos: “El crecimiento en Argentina es una cuestión de tiempo, las fintech están moviéndose muy rápidamente. Para el Central, uno de los principales atractivos que tienen es cómo logran atraer a la gente a los bancos. Desde hace dos años se está viendo un incremento fuerte del mundo fintech en el país y en el último año resuena cada vez más el interés de los bancos por incorporarlas”.

Grafico

Share Button