Se aprobó el primer banco digital de Argentina

El directorio del Banco Central dio luz verde para la creación de Wanap, una entidad bancaria que operará sin sucursales. Su presidente, Guillermo Francos, conversó con NBS Bancos y Seguros acerca del proyecto.

El 8 de junio el Directorio del Banco Central (BCRA) concedió la licencia a Wanap, el primer banco totalmente digital de la Argentina. La entidad, que comenzará a funcionar en el primer trimestre del año que viene, operará sin cajeros físicos ni sucursales.

Como señaló el presidente de la flamante institución, Guillermo Francos, en diálogo con NBS Bancos y Seguros, “no vamos a tener la tradicional bóveda, ya que no habrá dinero físico en nuestro poder. Solamente vamos a tener una cuenta en el BCRA”.

El emprendimiento lleva la firma de Eduardo Eurnekian, titular de Corporación América, quien posee el 85% del capital.

Toda la operación de la entidad se hará por Internet y los clientes podrán utilizar los cajeros automáticos de la Red Link. En cuanto a las tarjetas de crédito, la entidad trabajará con First Data, licenciataria de MasterCard en el país.

“El proceso va a ser absolutamente digital. La gente se va a hacer cliente a través del celular. La aplicación lo va a ir guiando en todo el proceso. Primero, le va a pedir que le saque una foto al DNI de ambos lados. Después, la aplicación va a demandar una foto personal para comparar con la del documento. Mientras se da ese proceso, que durará unos 8 minutos, nosotros estaremos haciendo el análisis de riesgo del cliente, consultando bases de datos y la red. Una vez que la persona sea cliente nuestra, al término de esos 8 minutos, la aplicación le va a decir que ya tiene disponible una caja de ahorro, una tarjeta de débito, una de crédito y un préstamo personal”, explicó Francos.

La plataforma de la nueva institución se desarrolló junto con el proveedor tecnológico Indra, que facilita el core bancario. “Eso requiere una adaptación a las regulaciones argentinas. Es un tema complejo en el que hemos avanzado mucho y que ya tenemos absolutamente definido. Tenemos que terminar con todos los desarrollos que le presentamos al BCRA y ensamblarlos entre sí y con las redes que vamos a utilizar, como Red Link, First Data y MasterCard”, indicó el ejecutivo.

Francos señaló que, en una primera etapa, la entidad digital se definirá como una banca retail orientada a personas y adelantó que también ofrecerán vehículos de inversión: “Estamos intentando llegar a una complementación con iBillionaire, por un lado y, por otro, con un operador de bolsa local”. En una segunda etapa, que empezarán a desarrollar en el segundo semestre del año, el banco apuntará al segmento corporativo.

Una mayor accesibilidad

Al momento de señalar las ventajas del proyecto, Francos destacó la accesibilidad, en tanto sirve para “generar una verdadera inclusión financiera”.

Por otra parte, añadió que “un banco tradicional tiene un costo enorme en infraestructura y personal, que tiene que cargar al spread financiero. Nuestra entidad, al ser un banco de bajo costo, va a poder ofrecer los mismos productos que la banca tradicional a un costo menor, tanto en los préstamos como en la tasa que vamos a pagar por los depósitos o en las que se cobran por las tarjetas de crédito”.

Francos y Juan Carlos Ozcoidi (ex presidente y ex gerente comercial del Banco Provincia) fueron los que le llevaron a Eurnekian la idea de crear un banco digital. “Somos conscientes de que la gente no quiere ir al banco, hacer colas, firmar formularios. Por eso, tomamos los desafíos de la banca tradicional: generar inclusión y hacer sencillo y fácil el acceso al banco”, destacó el directivo.

Rápidamente, Eurnekian quiso avanzar con el proyecto y comenzaron los trámites. Sin embargo, pasaron varios años hasta que se pudo concretar la iniciativa. “Al principio, quisimos hacerlo mediante un banco tradicional. Estuvimos cerca de comprar un banco en el año 2013. Finalmente, hubo una decisión política de no autorizarnos, aunque habíamos pasado todos los controles del BCRA. A partir de esa experiencia, resolvimos hacerlo desde cero y presentar este proyecto”, contó Francos.

La visión del actual directorio del BCRA, que promueve la innovación en el sistema bancario, resultó fundamental para la puesta en marcha de esta iniciativa. “Yo tenía mucha relación con Federico Sturzenegger porque él era presidente del Banco Ciudad cuando yo era titular del Banco Provincia. Cuando asumió la presidencia del BCRA lo fui a ver y le dije que tenía esta idea pero que, antes de avanzar en el desarrollo de un banco totalmente digital, que tiene un costo y una inversión importante, quería saber si la conducción del BCRA lo veía como una posibilidad hacia adelante o no. Él me dijo que lo que yo le planteaba era música para sus oídos. Eso fue lo que nos decidió a avanzar en el proyecto”, comentó el presidente del nuevo banco.

El capital inicial de Wanap es de 10 millones de dólares, destinados tanto al desarrollo como al comienzo de la operación. Sus directivos estiman que a partir del tercer año estarán en el break even (es decir, el momento en el que habrán cubierto sus costos) y calculan que percibirán resultados positivos desde el cuarto o quinto año de operaciones.

Un futuro con mucha incidencia de lo digital

Los creadores de la entidad digital estudiaron atentamente algunas experiencias similares en el mundo. Como señaló Francos, “entre los que más nos llamaron la atención, está el N26, de origen alemán; el Atom Bank, que es inglés; el ING, en España. Este último rompió el mercado porque salió a pagar tasas altas por los depósitos en caja de ahorro y eso generó una adhesión impresionante al banco”.

“Hay muchos modelos en el mundo de bancas digitales eficientes y buenas. Han ido creciendo de una manera importante. Por supuesto, comparados con los bancos tradicionales, todavía vamos a tener que recorrer un camino largo”, agregó.

Consultado acerca de qué estrategia utilizará la entidad para captar clientes, el ejecutivo sostuvo que “seguramente vamos a ser agresivos en los costos y en los beneficios que les vamos a dar”. De todos modos, aclaró que el plan todavía no está definido debido a que faltan varios meses para el lanzamiento.

Con respecto a la evolución que tendrán los bancos en los próximos años, Francos destacó que “avizoro un futuro con mucha incidencia del medio digital. Eso va a cambiar todo el sistema financiero. Los bancos centrales van a tener que ir generando una regulación acorde a todo esto, una normativa más ágil y moderna pero que sea capaz de controlar todo este entorno porque, en definitiva, nosotros vamos a seguir siendo un banco y vamos a manejar dinero de la gente. Por lo tanto, nos tienen que controlar de alguna forma”.

Sobre la banca tradicional, consideró que “los bancos no son rápidos en su transformación. Han adquirido servicios digitales como el home banking y el sitio de Internet, pero siempre desde una concepción muy tradicional. Les va a costar, además porque para lanzarse a competir con nosotros, van a tener que ver cómo generan eficiencia dentro de su propia estructura de costos. Eso les va a llevar tiempo”.

Share Button