Los bancos amplían el financiamiento para la inversión

La recuperación económica lleva a las compañías a tomar nuevos riesgos y hacer más inversiones. Ante una demanda creciente, las entidades financieras están listas para salir a colocar créditos. El leasing es la estrella del momento.

Luego de un 2016 en el que la inversión se desplomó un 5,5%, este año los desembolsos del sector público y privado están en recuperación. Atentos a ese cambio de tendencia, los bancos vienen ofreciendo un amplio abanico de créditos para financiar a las empresas que se animan a invertir.

“Nuestro banco actualmente cuenta con una amplia variedad de líneas para financiación de empresas, tanto en pesos como en dólares. Las líneas a más largo plazo están relacionadas a proyectos de energías renovables y son de hasta 7 años, con 2 años de gracia. Hoy, para financiación de bienes de capital, las empresas optan mucho por el leasing, que tenemos disponible tanto para bienes nacionales como importados. Además, tenemos líneas de créditos hipotecarios y prendarios, dependiendo del destino de los fondos”, explicó Juan José Dal Pastro, gerente del Segmento Empresas de Banco Galicia.

En HSBC también destacaron al leasing como el principal producto al momento de financiar la inversión en bienes de capital. “Estamos viendo un crecimiento sostenido en lo que va de 2017. El leasing es un producto que hoy están ofreciendo la mayoría de los bancos y muchas empresas específicas. Sin embargo, tenemos la ventaja comparativa de haber sido los primeros en salir con este producto. Somos reconocidos y tenemos muy buena llegada con las empresas”, comentó Hernán Bernat, gerente de Leasing de la entidad.

En la banca pública, en cambio, la mayor demanda y las mejores oportunidades están en las líneas de inversión productiva, que tienen tasas de interés subsidiadas. Si bien esta opción vencía el 30 de junio, el Banco Central (BCRA) prorrogó su vigencia hasta fin de año.

Claudio Saffirio, subgerente general de Banca Mayorista de Banco Ciudad, indicó que “las pymes se están apalancando fuertemente con esa línea. Como sale con tasas muy convenientes, es muy demandada. Hoy, por ejemplo, estamos trabajando con tasa fija de 17% en pesos”. En las líneas dolarizadas, en tanto, la entidad también ofrece tasas de interés competitivas, que pueden llegar al 3,99%, con un plazo de hasta 7 años y 18 meses de gracia.

Además, la entidad porteña trabaja con los programas Crecer y Fondear, lanzados por el Ministerio de Producción: “Tenemos un cupo para poder salir a apalancar proyectos de inversión y bajar entre 4 y 6 puntos la tasa”.

Por otra parte, como diferencial del banco, Saffirio destacó la asistencia no financiera que brindan a las empresas a través de su Instituto Pyme, que realiza capacitaciones y envía material de interés a las compañías que trabajan con la institución.

Un abordaje proactivo

Las tres entidades consultadas por NBS Bancos y Seguros manifestaron estar dispuestas a financiar a empresas de cualquier sector en todo el país. Por el momento, observan un comportamiento dispar, con algunos rubros o economías regionales mostrando un mayor dinamismo que otros.

Bernat señaló que “en obra pública, ciudad y provincia de Buenos Aires solicitan máquinas para la industria vial; en economías regionales, tenemos pedidos de máquinas específicas, por ejemplo en Tucumán, para el sector frutícola y en Mendoza, para la producción de vinos”.

Saffirio sostuvo, por su parte, que perciben mayor dinamismo en los proyectos energéticos y en la cadena agroindustrial. Además, quieren empezar a dar crédito a la industria minera: “Estamos viendo y queremos participar de manera activa en el sector. La oportunidad que hay en Jujuy para el desarrollo del litio va a ser estratégica”.

Dal Pastro, en tanto, coincidió con la buena perspectiva de los sectores relacionados “con la cadena agroindustrial o con los servicios, que están demandando más financiamiento”.

La cercanía resulta fundamental a la hora de tomar contacto con las empresas y ofrecerles oportunidades de financiamiento. Las entidades lo saben y por eso tienen un abordaje proactivo de su cartera de clientes.

“En nuestro banco permanentemente estamos trabajando con las empresas mediante referenciados y también buscamos a las compañías que licitan a través del Estado para tomar contacto con ellas y ofrecerles nuestros servicios”, puntualizó Saffirio.

“Nuestra gestión es muy proactiva en ir a buscar no solamente a los clientes sino también a sus necesidades. Para eso, contamos con 350 sucursales y 19 centros de banca empresas distribuidos en todo el interior del país. Estos últimos son atendidos por una fuerza comercial especializada: oficiales que tienen empoderamiento para sentarse con una compañía y definir un negocio”, remarcó Dal Pastro.

Por su parte, Bernat destacó que comercializan las líneas a través de la red de sucursales pero el equipo de leasing recorre el país ofreciendo el producto: “Hago un promedio de 50 visitas en cada lugar al que voy, entre seminarios y eventos, y encuentro ciertas necesidades que sólo se conocen si uno está en el lugar”.

Una demanda creciente

Este año las compañías vienen respondiendo en forma creciente a las ofertas bancarias.

Por ejemplo, Dal Pastro resaltó que, “mientras en el primer cuatrimestre de 2016 el 90% de las altas de préstamos eran a un plazo máximo de 18 meses, en igual período de 2017 el 30% de las altas exceden los 18 meses”.

“Otro dato importante es que nosotros veníamos teniendo una ecuación donde la amortización de los leasing era equivalente a las altas que estábamos dando. En los últimos meses las altas duplicaron a las amortizaciones. Son señales del mercado que demuestran que las empresas, de a poco, están invirtiendo”, agregó.

El ejecutivo indicó, además, que por la estabilidad del tipo de cambio, también viene creciendo la participación de los préstamos en dólares. “De la cartera de empresas, el 70% es pesos y el 30% es dólares, cuando hace un año atrás era 90% y 10%”, puntualizó.

Por su parte, Bernat destacó que “en el primer cuatrimestre del año hicimos casi el mismo nivel de operaciones de leasing que durante todo 2016. El leasing siempre va de la mano con los ciclos económicos”.

El directivo añadió que “hay determinados bienes en los que en enero y febrero el plazo de entrega era inmediato o, como máximo, de 30 días y hoy están en 60 o 75 días. Eso es absolutamente saludable porque quiere decir que hay una demanda sostenida. Queremos acompañar ese proceso de modernización. Es altamente gratificante ver a nuestras máquinas trabajando en el Metrobús, por ejemplo”.

Desde Banco Ciudad también resaltaron el optimismo del segmento corporativo: “Las empresas ven una oportunidad enorme para ampliar sus capacidades instaladas e incorporar tecnología. Están viendo que en algún momento la economía se va a recuperar rápidamente y las que estén mejor preparadas van a ser las primeras en generar oportunidades de negocios, tanto a nivel local como internacional”, expresó Saffirio.

Inmersas en este contexto favorable y de creciente demanda, las entidades se plantean fuertes objetivos de crecimiento para este año y los siguientes.

En HSBC se propusieron duplicar la cartera de leasing. “Vemos un nivel de actividad creciente en materia de inversiones. Somos absolutamente optimistas en cómo se van a comportar las variables económicas. Las empresas tienen que lograr eficiencia con su equipamiento y generar productos ubicables en el exterior”, señaló Bernat.

Saffirio puntualizó que en su entidad se fijaron una meta de crecimiento cercana al 45%, tanto en nuevos clientes como en crecimiento de la cartera y aumento de la rentabilidad: “El objetivo es que el área tenga un crecimiento mayor al 40% y que esté entre 45% y 50%. La idea es sostenerlo en los próximos años. El año pasado creció muchísimo, al mismo ritmo”.

El Banco Galicia también tiene un ambicioso plan para 2017. Según Dal Pastro, “a principios de año fijamos un objetivo de crecimiento anual del 40% de nuestra cartera y lo venimos cumpliendo. No queremos lograrlo con foco en la financiación de capital de trabajo sino en el mediano y largo plazo. Entonces, más allá de que el 40% es el número global al que apuntamos, el mix entre corto plazo y largo plazo se pondera distinto”.

Dudas sobre el futuro

Aun con la recuperación que se viene dando durante 2017, existe un consenso acerca de que las inversiones están más demoradas de lo que se esperaba.

“Hay una incertidumbre económica y de contexto. Creo que las empresas hoy tienen en carpeta proyectos de inversión pero están viendo para dónde se encamina el país”, analizó Dal Pastro.

De todos modos, el ejecutivo considera que, “a medida que las variables macroeconómicas de la Argentina se vayan normalizando, que la inflación sea la mitad de la del año pasado, que el BCRA pueda empezar a bajar las tasas y que el resultado de las elecciones defina el rumbo de la economía de la Argentina, las empresas van a tener un panorama más claro y se van a animar a invertir”.

Consultados acerca de si las altas tasas de interés vienen siendo un obstáculo para el crecimiento de este financiamiento, Dal Pastro reconoció el impacto negativo de las mismas mientras que sus colegas, en cambio, no le asignaron un rol fundamental.

“Si una empresa quiere invertir, hoy tiene oportunidades de conseguir financiamiento barato, por estos programas que se están impulsando. Por supuesto que la tasa todavía es elevada. Lo ideal sería que las empresas pudieran financiarse a 10 años a un dígito. Pero creo que vamos a ir rumbo a eso”, apuntó Saffirio.

Por su parte, Bernat destacó que “hoy se puede tomar leasing con un plazo de hasta 5 años a tasa fija. Incluso, como la curva está invertida, la tasa de largo plazo está más baja que la de corto. La expectativa es de una tendencia a la baja de tasas y de la inflación. Son elementos que el empresario toma en cuenta al momento de tomar la decisión”.

Share Button