Se extiende la modalidad UVA a personales y prendarios

En un contexto de inflación decreciente, cada vez más entidades se animan a ofrecer a sus clientes préstamos indexados por la evolución de los precios. Ya se puede financiar autos, motos y obtener préstamos personales con ajuste en UVA.

Los préstamos ajustables por la unidad de valor adquisitivo (UVA), es decir por inflación, ya generaron un boom en el mercado de créditos hipotecarios. Ahora, con el liderazgo de las entidades públicas, la oferta se amplió a préstamos personales y créditos destinados a la compra de vehículos. La cualidad fundamental es la misma que en el caso de los hipotecarios: se puede acceder a más dinero con menores ingresos.


Crecen fuertemente los fondos comunes de inversión

Traccionados por los altos rendimientos de las Lebac, crecieron más de un 70% en el último año, incorporando nuevos inversores, mayormente entre el público retail. Cuatro de las principales administradoras de fondos nos cuentan cómo viene evolucionando la industria, cuáles son sus expectativas de cara al futuro y cuáles son los desafíos para un mayor desarrollo.

La industria de fondos comunes de inversión (FCI) abiertos viene registrando por segundo año consecutivo un fuerte crecimiento. En agosto de 2017 alcanzó la cifra récord de 514 mil millones de pesos, lo que representa un incremento, en lo que va del año, del 59% de los patrimonios administrados y del 72%, si se los compara con el mismo mes del año pasado.


Los créditos hipotecarios vienen impulsando el mercado inmobiliario

Los préstamos UVA se consolidan y representan la mayor parte de la oferta hipotecaria, que se completa con alternativas a tasa fija o con ajuste por Badlar y con la línea subsidiada ProCreAr. Entre enero y julio las compras de inmuebles mediante hipotecas representaron el 21% del total de las transacciones.

Los préstamos hipotecarios son una de las herramientas fundamentales para acceder a la vivienda propia. Luego de varios años de escasa oferta, el cambio de gobierno y de autoridades en el Banco Central (BCRA) reavivó el segmento. A las líneas tradicionales –que requieren ingresos familiares muy altos– se sumaron las alternativas ajustables por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que varía según avanza el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), basado en el índice de precios al consumidor que elabora el INDEC.


Nueva normativa de la UIF para el control del lavado

El organismo tomó un viejo pedido del GAFI y adecuó los mecanismos de control de las entidades a los estándares internacionales. La nueva norma, que fue redactada luego de una labor conjunta con el BID, el BCRA y las propias entidades, tiene un plazo de adecuación de un año. Cuáles son los principales cambios.

El 15 de septiembre entró en vigencia la nueva resolución de la Unidad de Información Financiera (UIF) que modifica por completo el marco regulatorio para la gestión de riesgos de lavado de activos y prevención del terrorismo por parte de las entidades financieras.
La medida, que fue comunicada a fines de junio con la Resolución 30/2017 del organismo, corresponde a un viejo pedido del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y fue bien recibida por las entidades financieras y por los expertos en la materia.


Los bancos incrementan los servicios virtuales

Desde pedir el saldo de una cuenta a través de Facebook, solicitar un préstamo desde la tablet o descontar un cheque tomando una foto con el celular, la oferta de servicios financieros virtuales pareciera no tener límites y lleva a repensar el rol de las sucursales tradicionales y la forma en la que los bancos se relacionan con sus clientes.

En tiempos donde rapidez y sencillez son los atributos más valorados por los usuarios, cada vez más entidades financieras salen al mercado con nuevos desarrollos pensados para prestar servicios de manera virtual, permitiendo a sus clientes operar sin concurrir a una sucursal física.