Metas de inflación: ¿Éxito o fracaso? Leer más >


Un trabajo importante para torcer el rumbo que seguía el país

Enrique Szewach, vicepresidente del Banco Nación.

Ezequiel Szevach-01

Cada uno tiene sus gustos respecto de los ritmos y velocidades, pero cuando nos agarran las ansiedades, la realidad nos dice que hay una restricción política y social que es evidente.

 

En este primer año, el gobierno de Mauricio Macri hizo un trabajo importante para torcer el rumbo que seguía el país, que era acabar como Venezuela. La gente no necesariamente sabe lo que se evitó, porque es contrafáctico. Pero creo que la historia va a valorar de este gobierno haber recuperado el marco republicano y haber evitado que el país se convierta en Venezuela.


Se avanzó en poner a punto los motores para que la economía empiece a andar

Miguel Kiguel, director ejecutivo de Econviews.

Miguel Kiguel-01

Es discutible si se podría haber hecho un ajuste fiscal más fuerte después de las elecciones. Hubiera sido muy riesgoso. En la gente no había conciencia de una situación de crisis como en el 2001 o en la hiperinflación, en donde estaba más dispuesta para salir de eso. En este caso, para muchos, no había que hacer nada.

Este año el objetivo del Gobierno se centró en poner la economía a punto para crecer. Veníamos de años sin crecimiento, desde 2011, con un tipo de cambio arbitrado a niveles muy bajos, sostenido con controles de cambio y con una brecha muy grande entre el cambio oficial y el blue.


Un año de ordenamiento del sector

Carola Fratini, gerente general de QBE Seguros La Buenos Aires.

Carola Fratini-01

Vemos que esta nueva gestión instauró un plan a mediano plazo que apunta a los principios básicos del sector, para asegurar la solvencia y la protección del asegurado.

 

El 2016 fue un año de acomodamiento, de transición, y en el que las autoridades se focalizaron en tratar de corregir algunos desequilibrios en el mercado de seguros. Hubo avances bastantes positivos con las medidas que se tomaron. Se ordenaron algunas cuestiones críticas de la industria, como por ejemplo el tema de las inversiones, donde la situación que veníamos arrastrando con las obligaciones que estaban en el inciso “K” era insostenible. Había habido una desvirtualización del concepto, porque las aseguradoras que invierten sus fondos en instrumentos del país siempre están invirtiendo en la economía real.


Se sentaron las bases para volver a la senda del crecimiento sustentable

Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia.

Juan Curuchet-01

Tenemos que resolver la ecuación –en una economía donde la inflación baja– de cómo pasamos de ser una banca transaccional a una banca de préstamos. Los bancos posinflación debemos ver cómo la compresión de márgenes lleva el desafío de ganar en volumen lo que se va a perder en ingresos financieros.

Ha sido un año de transición en el cual el país está ante la novedad de un gobierno no peronista, ni militar ni radical, algo que no ocurría desde 1916. El primer desafío era el cambio institucional y creo que la gente lo valora profundamente. Percibe un mejor clima de convivencia política, con plena libertad de prensa y de juego de las instituciones. Obviamente, el reclamo y la aspiración de todos nosotros es volver a la senda del crecimiento sustentable, pero este año se sentaron las bases y ahora viene una etapa de cosecha. Habíamos pensado que, a lo mejor, arrancaba antes, pero las cosas se dieron de esta manera, en parte porque Brasil no logró recuperarse. Ahora se agrega cierta volatilidad a nivel internacional por las elecciones en Estados Unidos, pero no creo que esto sea tan determinante para Argentina.


Un año de transición entre un modelo económico y otro

Daniel Marx, director de Quantum Finanzas.

Daniel Marx-01

Para el año que viene habrá un pequeño rebote, aunque será diferenciado por sectores. El gran dilema será cómo sostener una tasa de crecimiento a lo largo de los próximos años.

 

Luego de este primer año de gobierno de Mauricio Macri –un año de transición entre un modelo económico y otro– encuentro, entre los aciertos, que se desarmó el cepo cambiario, se pudieron reconstruir las reservas del Banco Central y se le quitó presión al mercado. Además, se lograron reabrir los mecanismos de financiación para el país, a partir de la regularización de la deuda con los holdouts. Al mismo tiempo, se mostró una vocación por empezar a corregir los precios relativos de la economía. Entre los desaciertos, se encuentra el hecho de que el Gobierno aún está muy descentralizado. La imagen que proyecta hacia afuera es de falta de organización para resolver temas concretos.