Seguros fitness: Aumenta la oferta para deportistas

¿En qué consisten?

Algunas compañías de seguros lanzaron pólizas especialmente diseñadas para deportistas, orientadas a protegerlos en caso de accidentes durante la práctica de su actividad.

Una de las compañías que se incorporó recientemente a este segmento es CNP Seguros. “Nos estaba pasando que nuestro canal de productores nos estaba demandando cobertura en actividades que en general las compañías de seguros no cubren. En función de esa necesidad es que lanzamos este producto que cubre aproximadamente más de 60 actividades que hoy en día no están siendo cubiertas en el mercado”, precisó Nieves Ferretti, jefa comercial del Canal de Productores Asesores de Seguros & Brokers de la compañía.

La nueva póliza, AP Deportistas, indemniza ante fallecimiento por accidente, invalidez total y permanente y gastos médicos. El producto está orientado tanto a quienes están federados como a los deportistas aficionados. “Esta iniciativa surgió desde el canal de los productores, para poder dar una respuesta a un nicho al que pocas compañías en Argentina le están brindando cobertura”, destacó la ejecutiva.

La compañía se sumó a empresas como el Instituto Asegurador Mercantil y MAPFRE, que hace algunos años ya vienen trabajando en este segmento. En el caso de MAPFRE, el producto se llama AP Protección Deportiva. María Beatriz Ferreiro, gerente de Suscripción de Vida de la empresa, indicó que “es un seguro de accidentes personales que brinda cobertura completa ante un accidente ocurrido en la práctica deportiva. Pueden ser contratados por deportistas amateurs o profesionales y también por quienes se desempeñan como profesores de algún deporte. Se cubre tanto la práctica como la competencia, sin necesidad de que el asegurado dé ningún aviso a la compañía”.

Por su parte, el Instituto Asegurador Mercantil dispone de su AP Deportistas, de características similares pero que excluye a los profesionales. “Ofrecemos un seguro de accidentes personales diseñado específicamente para deportistas amateurs, que puede ser contratado tanto por entrenadores como por participantes en diferentes disciplinas. En el caso de los instructores la cobertura brinda resguardo durante las 24 horas, mientras que para el practicante es durante el desarrollo de la práctica deportiva”, comentó Hugo López, Gerente General de la compañía.

Estas pólizas abarcan una amplia gama de actividades. En CNP, por ejemplo, cubren 60 deportes que incluyen polo, snowboard, boxeo, buceo, lucha libre, vale todo, kick boxing, lucha tailandesa, jiu jitsu, automovilismo y motonáutica, entre otras. De todos modos, el 85% de los 3.500 afiliados de la entidad son futbolistas y ligas de fútbol del interior del país.

En el caso de MAPFRE, el producto comprende 90 deportes y, más allá de los tradicionales, incorpora algunas prácticas de mayor riesgo, como paracaidismo, aladeltismo, parapente, aviación, automovilismo, buceo, kitesurf, wakeboarding, boxeo, artes marciales, pentatlón, andinismo y rafting, entre otros. En cambio, la póliza no incluye kick boxing, motociclismo, motonáutica, fútbol americano o bungee jumping. Pese a la gran oferta, más de la mitad de las pólizas vigentes de la compañía están en manos de personas que practican una actividad más tradicional: fútbol.

En el Instituto Asegurador Mercantil, en tanto, el foco está puesto en el running, que concentra más del 80% de las pólizas para deportistas. La compañía también ofrece cobertura para otros deportes, entre los que se puede mencionar artes marciales, boxeo, culturismo, equitación, esquí en agua o nieve, surf y el yachting, más allá de los tradicionales.

“La cobertura es muy completa y se va incrementando con las actividades que van sumando más adeptos. Un ejemplo de esto es el CrossFit, que hace unos años no existía y ahora se ofrece en todos los gimnasios. Lo que no cubrimos son actividades de mucho riesgo, como paracaidismo, aladeltismo, buceo a más de 10 metros y carreras motorizadas, es decir, automovilismo o competencias con motos”, señaló López.

Con respecto al running, el vocero explicó el caso de negocio que vieron allí. “Analizando las actividades deportivas más convocantes, encontramos que el running contaba con un público de miles de personas por fin de semana, lo que nos brindó una buena oportunidad para ampliar la cartera de asegurados de AP Deportistas”.

El alcance de las coberturas

Con respecto a los costos y montos indemnizatorios, cada empresa tiene una forma particular de realizar la valuación. En el caso de MAPFRE, las sumas aseguradas son a elección del asegurado, aunque la cobertura base es de 500.000 pesos por fallecimiento accidental durante la práctica deportiva.

“A eso se le pueden agregar adicionales, entre ellos, la cobertura por invalidez total o parcial y la asistencia médica o farmacéutica vía reintegro. También, según lo requiera el cliente, se puede incorporar la cobertura in itinere, es decir, durante el trayecto hacia la práctica deportiva”, indicó Ferreiro.

Alguien que practica fútbol y quiere contratar el producto de esta compañía y contar con una suma asegurada de 500.000 pesos y 30.000 adicionales para reintegro por asistencia médica o farmacéutica debería pensar en gastar unos 1.400 pesos al año.

Desde CNP, Ferretti comentó: “Estamos ofreciendo un máximo de cobertura de 1 millón de pesos por fallecimiento por accidente o invalidez total y permanente y hasta 100.000 pesos por gastos médicos. Son 10 módulos de 100.000 pesos para muerte e invalidez y 10.000 pesos para gastos médicos. El cliente puede contratar hasta 10 módulos, salvo en las actividades con riesgo más alto, donde se pueden sumar hasta seis módulos”.

Con respecto a las primas, la vocera indicó que una cobertura con indemnización de 600.000 pesos por muerte por accidente o invalidez total y permanente y gastos médicos por 60.000 pesos para un jugador de fútbol profesional puede costar 1.400 pesos por mes. La misma póliza para un deportista amateur que realiza CrossFit, en cambio, puede valer 500 pesos mensuales.

En el Instituto Asegurador Mercantil, en tanto, la suma asegurada estándar es de 100.000 pesos pero puede ampliarse según las necesidades del solicitante. “En el caso de una póliza anual, puede costar entre 300 y 400 pesos mensuales. También se puede contratar una cobertura temporal, por ejemplo, para una carrera específica. En ese caso, puede salir un poco más cara”, afirmó López. El producto de esta compañía cubre invalidez total o parcial, fallecimiento, asistencia médica con emergencia incluida, renta diaria por internación y sepelio en cualquier caso.

La contratación de los seguros para deportistas puede ser individual o colectiva. En MAPFRE, por ejemplo, tienen como clientes a algunos clubes o ligas deportivas que solicitan la cobertura para todos sus afiliados o participantes. En CNP también dan cobertura a ligas deportivas y ofrecen descuentos a mayor cantidad de asegurados. En el Instituto Asegurador Mercantil, en tanto, poseen un convenio vigente con la Ciudad de Buenos Aires, mediante el cual brindan asistencia a todos los corredores inscriptos en las carreras organizadas por dicho distrito.

Hacer deporte seguro

Uno de las principales dificultades a la hora de colocar los seguros de accidentes personales para deportistas es la falta de conciencia con respecto a los riesgos de la actividad física. En muchos casos, este tipo de producto también tropieza con el desinterés de las autoridades o los organizadores de competencias deportivas.

“Ni el usuario ni las autoridades, que hasta hace poco no exigían seguros en estas actividades, toman dimensión de estos riesgos. En andinismo y senderismo la falta de seguros es un tema grave para los Parques Nacionales, que tienen que salir a rescatar a las personas con operativos que son muy caros y de los que ningún seguro se hace cargo”, contó López.

Asimismo se refirió a la posibilidad de que desde el Estado se promueva este tipo de cobertura: “Si el Estado no ayuda exigiendo el seguro, a la gente le cuesta y lo toma más como un costo que como el beneficio de correr asegurado”, sostuvo.

“Internacionalmente esto siempre fue así: el seguro tiene que cubrir el rescate porque es muy caro. Hay parques como Torres del Paine o Aconcagua que están comenzando a exigirlos. Claro que esto tiene que escalar para ser realmente óptimo: si suben 1.000 andinistas y el 2% está asegurado, no sirve para nada”, enfatizó.

Ferretti también se refirió a la falta de conciencia aseguradora. “No es un tema sólo de los deportistas. Los seguros sólo significan el 3,2% del PBI y los de personas sólo representan el 0,6%. A nivel país no hay conciencia aseguradora para los seguros de personas, que no tienen obligación de contratación”, dijo. Y propuso: “Tenemos que trabajar las compañías y los productores en crear la conciencia aseguradora y brindarle al cliente un producto a su medida”.

Por su parte, Ferreiro, consideró que “hay más conciencia aseguradora, sobre todo en profesionales y clubes, pero todavía falta mucho por recorrer. El incremento del conocimiento sobre los riesgos está relacionado con la llegada de los productores asesores de seguros para que expliquen la importancia del producto”.

En MAPFRE tienen actualmente 55.000 deportistas asegurados y el producto creció más del 30% en el último año. Con el fin de incentivar la contratación, la empresa difunde el producto a través de su red de 200 oficinas y 2.500 productores asesores. Además, tiene presencia en eventos deportivos como carreras de running o ciclismo.

Aunque por el momento no tienen acuerdos con gimnasios, desde CNP están difundiendo el producto a través de campañas en redes sociales y no descartan hacer alguna publicidad un poco más masiva. “Desde hace unos tres años cubrimos de forma temporal casi todas las carreras que se hacen en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires y el interior. Además, el año pasado participamos como sponsors de la Carrera del Consejo de Ciencias Económicas”, expresó Ferretti.

El Instituto Asegurador Mercantil, en tanto, ha desarrollado convenios con algunos gimnasios, mediante los cuales les dan cobertura gratuita a profesores y a quienes arman los grupos de corredores, a cambio de suscripciones de sus socios. Además, ofrecen promociones especiales para los runners. “Por ejemplo, con la contratación de la póliza anual, además de la cobertura, les brindamos la posibilidad de inscribirse en las carreras más importantes de la Ciudad. A mayor suma asegurada, tiene más cupos para carreras incluidos”, puntualizó López.

Share Button