Los prestamos al sector privado se desaceleran

Informe realizado por: Ieral

Por: Joaquín Berro Madero

• Luego de aumentar 2,3% m/m en mayo y 1,8% m/m en junio, los datos del mes pasado confirman una desaceleración en el mercado de créditos
• Las líneas más afectadas han sido las vinculadas al consumo (Personales y con Tarjeta) que subieron apenas 0,2% m/m, contra 3,8% m/m y 1,2% m/m en mayo y junio pasados y las con garantía real (Hipotecarios y Prendarios) que pasaron de 4,8% m/m en mayo a 1,3% m/m julio
• Por su parte, se verifica un significativo incremento en la colocación de depósitos a Plazo Fijo, combinado con una merma en la colocación de fondos a la vista; un fenómeno en línea con la suba de tasas de interés pasivas

Con datos prácticamente cerrados del mes de julio, se tiene que los créditos en pesos al sector privado reflejaron una nueva desaceleración. Si bien la merma ha sido generalizada, las líneas más afectadas han sido las vinculadas al consumo. Detrás de este fenómeno, opera principalmente la suba de tasas de interés y la incertidumbre económica. Por su parte, los depósitos en pesos del sector privado mostraron un leve retroceso el mes pasado, con fuerte pasaje de colocaciones a la vista hacia plazo fijo, aprovechando el mayor rendimiento. A su vez, se observa una significativa aceleración de los depósitos en dólares.

Con datos hasta el 30 de julio, los créditos en pesos al sector privado crecieron solo 0,8% tomando la variación intermensual punta a punta, luego de hacerlo 2,3% m/m
en mayo y 1,8% m/m en junio. Las financiaciones más afectadas han sido aquellas vinculadas al consumo en pesos (Personales y con Tarjeta), que representan poco menos de la mitad del total de la cartera en esa moneda. Estas líneas, prácticamente se estancaron, variando apenas 0,2% m/m en julio, luego de expandirse 1,2% m/m en junio. Particularmente, en julio los préstamos Personales subieron 1% m/m, mientras que, las financiaciones con Tarjeta de Crédito se contrajeron -0,9% m/m.

A su vez, las líneas pactadas con Garantía Real (Hipotecarios y Prendarios) -que significan el 19% del total de la cartera en pesos- desaceleraron su ritmo de expansión luego de alcanzar un ritmo récord en marzo (7% m/m), pasando a 4,8% m/m en mayo, 2,3% m/m en junio y 1,3% m/m el mes pasado. En detalle, los préstamos Hipotecarios pasaron de expandirse 6,2% m/m en mayo y 3,2% m/m en junio, a 2,1% m/m en julio. El freno es importante si se tiene en cuenta que en marzo y abril el stock promedio de préstamos Hipotecarios creció a un ritmo de $14 mil millones por mes, mientras que el mes pasado lo hizo en $4 mil millones. Asimismo, los préstamos Prendarios pasan de 2,1% m/m en mayo y 0,5% m/m en junio, a contraerse -0,2% m/m el mes pasado (la primera contracción desde febrero 2016).

Por último, las líneas Comerciales (Adelantos en Cuenta Corriente, Documentos a sola firma, Documentos Comprados y descontados, etc.) -que representan aproximadamente el 33% del total de la cartera en pesos- se expandieron 1,3% m/m en julio luego de crecer 2,4% m/m en junio. En particular, los Adelantos en cuenta corriente en pesos, tuvieron una significativa aceleración pasando de caer -3% m/m en mayo a subir 4% m/m en junio y 4,9% m/m el mes pasado. Los Documentos a sola firma, por su parte, pasaron de crecer 2,1% m/m en junio a 1,5% m/m en julio.

A su vez, como refleja el grafico de la derecha, en términos interanuales los préstamos al sector privado en pesos reflejan una desaceleración en los últimos meses, aunque todavía superan ampliamente el ritmo de la inflación. Los préstamos en pesos crecieron 47,5% a/a en julio.

Del lado de los pasivos de los bancos, los depósitos del sector privado en pesos mostraron una contracción de 0,5% m/m en julio, luego de crecer 3,1% m/m en junio. En detalle, la merma viene siendo principalmente impulsada por las colocaciones de más corto plazo: Cuenta Corriente -3,2% m/m y Cajas de Ahorro -4,5% m/m en julio. Por su parte, las colocaciones a Plazo Fijo se expandieron 3,8% m/m el mes pasado, dato que compara con la contracción de -1,3% m/m verificada en junio. Esta heterogeneidad de comportamiento, está mayormente asociada a un contexto de subas en las tasas de interés pasivas, que reflejaron un significativo salto en las últimas semanas.

En este sentido, la tasa pasiva mayorista (BADLAR Bancos Privados) que se ubicó en tono a 34,6% a fines de julio -tomado el promedio móvil de los últimos 20 días- un nivel récord para la serie. De igual forma, la tasa pasiva minorista trepo hasta un pico de 32% anual los últimos días.

En la misma línea, las tasas de interés activas -tanto para préstamos personales como para acuerdos por adelantos en cuenta corriente a empresas medianas y grandes-, reflejan un salto significativo en los últimos días, alcanzando un promedio de 46,8% anual en el primer caso -siempre tomando los últimos 20 días- y 51% anual en el segundo. Cabe aclarar que, en el caso de la tasa de Adelantos, se vislumbra una reciente moderación, ya que para le promedio de los últimos 5 días, ahora la tasa se ubica en 43,1% anual.

El desafío es ver si, la menor volatilidad cambiaria experimentada en las últimas semanas es suficiente para generalizar este reacomodamiento a la baja de las tasas de interés.

 

Share Button