Crece el pago de servicios con tarjeta de debito

Bancarización, mayor cultura financiera y tecnología brindan un mejor contexto para el avance del uso de la tarjeta de débito. Las entidades de cobranzas extrabancarias vienen otorgando mayores facilidades a los usuarios, complementando la oferta bancaria en el cobro de servicios y la extracción de efectivo.

De acuerdo a un informe publicado días atrás por la Cámara Argentina de Empresas de Cobranza Extrabancaria de Impuestos y Servicios (CAECEIS), en los últimos seis meses más de dos millones de personas se volcaron al pago de servicios con tarjetas de débito.

Según indicaron en la entidad, esto fue el resultado de que, tras la decisión del Banco Central (BCRA) de reducir la circulación de efectivo, las compañías que la conforman comenzaron a implementar el cobro de servicios e impuestos a través de esta modalidad, para lo cual realizaron inversiones en tecnología y dispositivos POS y llevaron adelante campañas orientadas a promover el hábito en el cliente e incentivar la bancarización.

Andrés Uranga, gerente comercial de Pago Fácil, remarcó que, a partir del trabajo realizado a través de la cámara, se dio el impulso para poder cobrar servicios con tarjetas de débito, “con el foco en colaborar con la inclusión financiera, donde las empresas como la nuestra empezamos a hacer docencia al individuo, para que la persona se acostumbre a pagar sus facturas con débito”.

El ejecutivo destacó que “una gran parte de la gente que se encuentra bancarizada retira el efectivo a principios de mes y se maneja así por el resto del tiempo. Por eso apuntamos a darles la posibilidad de pagar su factura con débito, lo que está teniendo un éxito muy importante con resultados muy interesantes. Empezamos con locales propios en diciembre pasado y hoy el 6% de las transacciones ya se realizan con débito y tenemos proyecciones muy interesantes que apuntan a una penetración del 10% para este año y el que viene”.

“Es un nuevo medio de pago que brinda la facilidad de no tener que retirar todos los fondos y, además, teniendo en cuenta que un individuo por mes aproximadamente paga seis o siete servicios, hacerlo con débito reduce el riesgo de robos”, agregó.

Por su parte, Diego Villegas, gerente de Productos Corporativos y Nuevos Negocios de Gire-Rapipago, señaló que, “a partir de estudios de mercado que habíamos hecho, observamos que muchos clientes nuestros sacaban plata del cajero automático para entrar a nuestros locales y pagar en efectivo. Con esa idea, realizamos a principios de año una prueba piloto en algunas sucursales poniendo el POS para pago con tarjeta de débito y tuvimos un ritmo de aumento fuerte que llevó al deployment de los POS en todas las sucursales de nuestra empresa. Ya superamos los 1.500 millones de pesos por mes de operaciones bajo esta modalidad, lo que es un poco más del 10% de nuestros clientes que pagan sus servicios con débito. En Uruguay, por ejemplo, este indicador llega a tasas del 30%, con lo cual calculamos que tenemos todo el año que viene de fuerte crecimiento y que se estabilizará en algún punto cercano al 30% hacia fines de 2019”.

“Este crecimiento lo atribuimos a que existía una necesidad insatisfecha en este sentido. Esto se encuentra alineado con los intereses del Banco Central en la dirección de la bancarización. Al mismo tiempo, se viene incrementando la cultura del uso de medios de pago electrónicos, lo que también busca el Central con el objetivo de disminuir el uso de efectivo mediante el desarrollo, por ejemplo, de billeteras digitales”, enfatizó el directivo.

Sebastián Domínguez, director comercial y de comunicación de Provincia NET, indicó que son la primer empresa de servicios extrabancarios que tuvo tarjeta de débito como opción de pago para sus clientes: “Con lo que contamos con esta experiencia ya por seis años. Empezamos con la tarjeta de débito del Banco Provincia pero ya ampliamos esto a las tarjetas de débito emitidas por cualquier banco. Desarrollamos un sistema tecnológico propio que nos permite realizar todo ese tipo de operaciones teniendo en cuenta que la compañía nació como una empresa tecnológica, y eso hace la diferencia y destaca nuestra amplia experiencia en transacciones”.

El ejecutivo señaló que “el volumen viene creciendo, sobre todo teniendo en cuenta que hay impuestos que tienen mayor costo y la gente no tiene toda la plata encima. Por otro lado, el aumento de la bancarización hace que la gente se vuelque cada vez más a este tipo de servicio, que es más seguro”.

Las entidades vienen ofreciendo esta alternativa a lo largo del país.

Uranga comentó que “ya nos expandimos a todo el país con nuestros locales, con destacados resultados en las provincias de Mendoza y Córdoba y también en la costa y el interior de la provincia de Buenos Aires”.

Domínguez agregó que tienen dos mil bocas repartidas en diferentes áreas, “con algunas en CABA y el grueso en la Provincia de Buenos Aires, donde existen también centros de servicios más grandes en los que la empresa funciona como pagadora de planes sociales o distintos programas del Estado”.

Villegas señaló que en algunas provincias el pago de servicios con débito se encuentra por encima del promedio del 10% que vienen registrando en sus locales: “Es el caso, por ejemplo, de Mendoza, que tiene un 16%, en Córdoba hay un 12%, y en Chubut, un 18%”.

“Existen diferentes hábitos en las provincias, lo que tiene que ver con que hay zonas donde tienen buena cobertura bancaria mientras que en otras para ir a un cajero automático la gente tiene que hacer un largo viaje”, puntualizó.

Ampliando los servicios disponibles

Los clientes no sólo pueden pagar con tarjeta de débito los servicios tradicionales, como la luz, gas o teléfono sino que también se fueron agregando otros convenios con colegios, clubes, cooperativas eléctricas del interior y consorcios.

Asimismo, muchos de los puntos de atención de estas empresas pasaron de ser exclusivamente de cobranzas a brindar también la posibilidad de extracción de efectivo.

Domínguez detalló que en los locales de su compañía pueden realizarse extracciones de hasta 6.000 pesos y observa que “el volumen de extracciones mensual crece mes a mes, al punto que el mes pasado tuvo un incremento interanual del 200%”.

“De este modo somos una alternativa a los cajeros de los bancos. En nuestras sucursales, además, pueden realizarse pagos de servicios locales que el cajero no permite y la atención personalizada permite resolver las diferentes opciones disponibles para el cliente”, añadió el ejecutivo.

En la misma línea, Uranga indicó: “Tenemos un rol muy importante en la docencia del uso de la tarjeta débito, al tener el individuo un trato personal con quien lo está atendiendo, que es un atributo aún muy valorado en la Argentina. Esta es una alternativa frente al cajero, y avanzamos con la posibilidad de retiro de efectivo en un amplio horario y colaborando con la oferta de cajeros provista por los bancos”.

“Nuestros clientes prefieren la atención personalizada, es una clientela que normalmente no se identifica con ir al banco. Por eso, el retiro de efectivo en nuestros puntos de venta está funcionando muy bien. Cerca de 500 millones de pesos se extraen de nuestras sucursales mensualmente”, enfatizó Villegas.

Una relación de complementariedad con los bancos

Los entrevistados coincidieron en señalar que entre los bancos y las empresas de cobranzas existe una relación de complementariedad que se profundiza mediante la ampliación de acciones que pueden realizarse desde estos puntos, lejos de convertirse en un foco de competencia entre estos diferentes segmentos del mundo financiero.

Villegas explicó que “las sucursales de las extrabancarias vienen a suplir o complementar la necesidad de ATM o cajeros automáticos en diferentes coberturas geográficas. Por eso, los bancos lo ven muy bien porque, para el caso del cliente bancarizado, lo que les interesa es desagotar sus sucursales y cajeros”.

Uranga también remarcó que la presencia de estas empresas les facilita a los bancos que los usuarios de las tarjetas que prefieren no recurrir al banco se animen a realizar pagos de esta manera, y que se genere el hábito para pagar luego otras cosas y colaborar así con la inclusión financiera. “Por otro lado, el banco se evita costos de llenar cajeros con efectivo y de traslado de caudales y es una ayuda en la disponibilidad de centros de pago y extracción”, añadió.

“Desde los inicios trabajamos con los bancos. La intención es cooperar. Se trata de una relación de muchos años y entendemos que estos avances son buenos para todos. Y lo interesante es que, con la modalidad pay, el banco tiene el saldo de lo que pagó el cliente en el momento, lo que le genera un beneficio adicional que antes no percibía”, agregó el vocero.

Por su parte, Domínguez destacó que las empresas de cobranzas son un complemento perfecto para el banco: “Los negocios son esencialmente otros. Nuestro negocio es la gestión de la cobranza, donde cobramos una cifra fija sobre la transacción, mientras que el negocio del banco es la intermediación financiera. De esta manera le sacamos un trabajo al banco que en relación a su actividad no le reditúa significativamente y le genera cuestiones, como ser una cantidad de empleados para procesar datos, costos de traslado de efectivo y demás. Nuestras empresas le quitan al banco colas de gente, saturación de sucursales y cajeros, que en nuestro caso, dada la relación con el Banco Provincia, el más grande en Argentina en cantidad de clientes, es algo fundamental”.

Dominguez señaló que, de cara al futuro, “estamos trabajando en la incorporación de botones de pago y billeteras electrónicas, nuevos sistemas de pago que está habilitando el Banco Central para tener otros mecanismos de pago con modalidad online, que aún hoy no están regulados o puestos en valor, pero que de acá a fin de año estimamos que algunos ya puedan estar habilitados”.

Por su parte, Villegas detalló que la tarea ahora es profundizar el uso de la tarjeta débito por parte de los clientes: “Que la conozcan, la aprovechen y desarrollen el hábito. Por el lado de la extracción, vamos a duplicar la apuesta instalando cash dispensers en nuestros puestos de venta. Esperamos que el año 2019 sea un éxito en este sentido”.

A su vez, Uranga comentó que el costo del cobro y traslado del efectivo preocupa mucho: “Más allá de que estamos trabajando en ese sentido y yendo al crecimiento del pago con tarjetas, eEs algo en lo que estamos trabajando con los bancos y con el Banco Central para encontrar soluciones a esa problemática”.

Share Button