3 claves para entender el regreso del monetarismo

Las altas tasas de interés y la meta de congelamiento de la base monetaria mostraron su efectividad para contener el tipo de cambio.

 

La salida de Luis Caputo de la conducción del Banco Central (BCRA) y su reemplazo por Guido Sandleris coincidieron con la revisión del acuerdo con el FMI y el diseño de una política monetaria más agresiva. Para entender este nuevo plan, es necesario saber cuáles son sus frentes de abordaje:

 

– Por un lado, el BCRA podrá hacer uso de sus reservas para intervenir en el establecimiento de bandas de flotación del dólar de entre 34 y 44 pesos (actualizables en un 3% mensual).

–  Por otro lado, se trata de una política muy agresiva de tasas de interés superiores al 70% para orientar a los bancos hacia las operaciones con Leliq, para que el proceso de desarme de las Lebac no afecte el mercado de cambios.

 

– Por último, el plan aborda un compromiso de crecimiento cero de la base monetaria hasta junio de 2019.

 

La variable clave que determinará las posibilidades de éxito de esta política monetaria que se comenzó a aplicar a comienzos de octubre es la tasa de interés. En la medida en que se generen las condiciones para bajarla, aumentarán las probabilidades de llegar a buen puerto con este esquema.

 

Además, cabe destacar que durante el primer mes de vigencia de este nuevo plan, se logró frenar la corrida contra el peso, que en septiembre había llevado el valor del dólar a rozar los 42 pesos. Luego, en octubre, la moneda americana cayó un 12%.

Share Button