Lograr que los argentinos vuelvan a creer en el peso – Gabriel Martino

Gabriel Martino, presidente de HSBC Argentina

En líneas generales, la estadística del 2019 va a ser buena. El segundo trimestre del año que viene va a ser bueno, porque se va a comparar estadísticamente con el segundo trimestre de este año que fue pésimo, especialmente por el impacto de la sequía. La reactivación se va a ver de la mano del campo; y de la mano de Brasil y de Jair Bolsonaro. Argentina puede crecer el año que viene.

Por otra parte, durante 2019 el dólar va a ir acompañando la inflación. Me pareció interesante la estrategia de bandas del Banco Central para determinar las expectativas. Se está trabajando para tratar de bajar la inflación y generar tasas de interés reales positivas, algo que es sumamente importante en un país como la Argentina, que necesita ahorro.

Estamos en un momento interesante del sistema financiero. El desafío es lograr que los argentinos vuelvan a creer en el peso. La realidad es que Argentina tiene un ahorro similar a cualquier país latinoamericano pero no ahorra en el sistema financiero local. Los argentinos ahorramos comprando dólares. Entonces, en el mediano plazo necesitamos empezar a pensar en cómo ahorrar en pesos. Por eso veo con buenos ojos la estrategia de financiamiento del Gobierno: cuantos más productos y opciones en moneda local tengamos, mejor. Esto va a permitir que una persona comience a ahorrar dentro del sistema. Es cierto que los bancos deberemos competir con estos instrumentos pero es algo que pasa en cualquier país del mundo. Cuanta más especialización adquiera el mercado y haya más gente que pierda el miedo a invertir en moneda local, habrá más margen de crecimiento para los bancos.

En otro orden de cosas, creemos que la digitalización se va a seguir profundizando el año entrante y va a jugar un rol clave. Esto no es un evento aislado del mercado local, es un fenómeno que se da en todos los países en los que tenemos operaciones, y la idea es ir aplicando este tipo de soluciones en la medida en la que el país lo necesite. Creo que estamos en el camino correcto: hoy en día casi el 90% de nuestras operaciones se hacen por medio de canales alternativos.

Con respecto a esta transformación, ya estamos trabajando con nuevos productos. Por ejemplo, salimos con uno que se llama Fusión, que apunta a nuestros clientes profesionales. Antes, en el sistema financiero, un profesional o una empresa tenía que tener dos cuentas separadas: la del negocio y la personal. Ahora, las fusionamos y le damos una solución única. Lo que queremos hacer es que la persona que se contacte con nosotros se maneje de la forma más digital posible.

La digitalización de la banca plantea otros desafíos: en este momento nuestro banco, ya sea en el interior del país o en la Capital Federal, tiene exceso de metros cuadrados porque la gente ya no va tanto a las sucursales. En este punto creo que vamos a ver una gran transformación. Por lo tanto, una de las cosas que estamos haciendo es unificar sucursales. Además, empezamos a formar a nuestros cajeros con el objetivo de que se sumen a nuestro equipo de venta. Esto, además de dar una mejor retribución a nuestros empleados, sirve para hacer un uso más eficiente de los recursos y vemos que ya está dando resultados. Creo que la ecuación será: sucursales con menos metros cuadrados, una mayor sistematización de la banca y empleados que van a poder vender productos de planificación financiera, préstamos hipotecarios y seguros. Precisamente, un producto que estamos viendo que puede crecer en el mediano plazo es la venta de seguros de vida y retiro. Creemos que en la medida en la que haya ventajas impositivas todos los que hacemos manufactura y venta vamos a preparar equipos de vendedores para esta área. Esta transformación implica que en los próximos cinco años tendremos más o menos la misma cantidad de empleados pero con un sueldo más alto.

Share Button