Es fundamental tener una macroeconomía más normal – José Luis Machinea

José Luis Machinea, economista

El pronóstico para la economía argentina durante 2019 indica que se va a alcanzar el equilibrio fiscal sobre la base del cumplimiento del déficit primario igual a cero. También es de esperar que finalmente se equilibre el sector externo. El déficit en cuenta corriente va a ser menor al 2% o 2,5% del producto bruto interno. Ese resultado va a venir de la mano de la caída de las importaciones, que ya se viene registrando este año, y de un aumento muy fuerte de las exportaciones. El fenómeno se va a verificar especialmente si se toma en cuenta que durante este año hemos atravesado una fuerte sequía que, en principio, esperamos que no se repita el próximo año. La tasa de inflación va a bajar durante todo el año como continuidad de los dos últimos meses de este 2018. Es algo que ya está ocurriendo y va a seguir desde principios del año que viene.

Pero la cuestión más importante para garantizar esos resultados es saber qué va a pasar con las expectativas de la economía y, por lo tanto, su impacto sobre el riesgo país. Ese aspecto va a estar más asociado con la situación política y el proceso electoral que va a marcar, sobre todo, la segunda mitad del año. Las encuestas políticas de mitad de año van a jugar un papel muy importante en el mercado financiero.

Sin embargo, más allá de lo que se desprenda de ellas, difícilmente puedan condicionar la política del gobierno. Estoy convencido de que las metas fiscales no se van a alterar por el proceso electoral porque tienen que ver con un compromiso de otro orden. El mercado estará observando también qué dicen las o los opositores del otro lado con relación a lo que vaya a ser su política de gobierno.

De todas formas, si bien no alcanza con estabilizar el déficit fiscal y el sector externo, sin ese punto de partida es imposible pensar en el futuro. Definitivamente, hacen falta reformas, una visión de país y un gobierno que genere incentivos a la inversión, a la investigación y desarrollo y a las exportaciones. Pero tener una macroeconomía más normal, con una inflación más baja y alcanzando un equilibrio en las cuentas públicas, es la base donde se tienen que apoyar otras políticas que hacen al verdadero crecimiento.

Por otra parte, el Gobierno no tiene mayoría en el Congreso para avanzar con las reformas estructurales y hay que tener en cuenta que la oposición no le va a votar esas reformas en 2019, así que habrá que esperar a un nuevo mandato presidencial para que eso suceda.

El programa financiero acordado con el Fondo Monetario Internacional fue lanzado en una situación cercana a una crisis de proporciones y hay que destacar que ya está logrando su objetivo. Considero que también lo va a lograr el año que viene y eso va a generar una plataforma para que el gobierno que asuma a fines de 2019 tenga una situación inicial más cómoda desde el punto de vista de los equilibrios macroeconómicos que la que recibió el actual gobierno.

Share Button