El sistema financiero resistió con solidez los desfasajes cambiarios – Juan Trejo

Juan Trejo, CFO de Banco Patagonia

El año que viene el Gobierno de Mauricio Macri alcanzará probablemente la meta del déficit cero y una inflación estimada del 25%, como resultado de la política monetaria del Banco Central y la reducción del gasto impulsada por el Poder Ejecutivo. Estas variables estables más una menor dependencia de los mercados internacionales de crédito son fundamentales para generar mejores condiciones y una base sólida para el futuro.

Sin embargo, todavía quedan pendientes algunas reformas impositivas y laborales para generar un escenario que permita atraer mayores inversiones, reducir la pobreza y bajar el desempleo.

Asimismo, el año que viene la economía puede verse impactada por el rebote de las elecciones. Por eso, será importante generar una base sólida en estos meses, para que el país pueda recomponer la situación y retome la senda de crecimiento después del primer semestre.

Respecto al sistema financiero, en el 2019 los bancos contarán, entre sus desafíos, la implementación de desarrollos tecnológicos para mejorar la experiencia de los usuarios y, principalmente, llegar a los clientes más jóvenes que no están familiarizados con la interacción en sucursales. La tecnología cumple un rol importante para el crecimiento del mercado y los bancos están dedicando gran parte de sus inversiones al área de TI y al desarrollo de plataformas digitales y móviles.

Muchos de nuestros proyectos en esta área son ejecutados de la mano del Banco de Brasil y estamos trayendo las mejores herramientas que tienen para implementarlas adaptadas al mercado local. Pero también estamos avanzando en la apertura de sucursales porque entendemos que es importante la complementariedad. En los últimos dos meses inauguramos cuatro sucursales en Río Negro en poblaciones con 5.000 habitantes y estamos aumentando la capilaridad en la provincia, que es accionista de nuestro banco.

Otro de los desafíos que tiene por delante el sistema financiero es el aumento del mercado, que hoy representa el 15% del PBI. Y en el corto plazo hay que seguir de cerca el incremento de la morosidad y el control de gastos.

En otro orden de cosas, es de esperar que pueda revertirse la desaceleración en el crecimiento del crédito, que se vio afectado por una menor demanda y por una mayor selectividad por parte de los bancos. No obstante, el sistema financiero resistió con solidez los desfasajes cambiarios de abril y septiembre, que encontraron un sector fortalecido después de la crisis de 2001, con nueva regulación, altos niveles de capitalización y liquidez y bajos índices de mora que, si bien se incrementaron en los últimos meses, siguen siendo bajos en relación a los países vecinos.

Share Button