Es necesario alcanzar un déficit cero que sea sustentable – Daniel Arias

Daniel Arias, gerente general de SMG Seguros y SMG ART

El año que viene va a estar signado por una baja de la inflación que, según proyecciones, estará en el orden del 30%. No obstante, será un año difícil para la economía porque se suma la variable de las elecciones, que delinean un escenario de ajuste económico y campaña electoral. A ese contexto deberán sumarse las movilizaciones sociales y el Gobierno tendrá el desafío de mantener en baja la inflación, alcanzar la meta del déficit cero y controlar el dólar y la caída del PBI.

Otro de los temas que se sentirá fuerte es la retracción del consumo, que también impacta en el mercado asegurador. Las políticas monetarias restrictivas del Banco Central pueden ser eficaces para bajar la inflación pero traen aparejada la caída de la actividad económica, que tarde o temprano habrá que resolver. Más que la aplicación de medidas transitorias, como la restricción del efectivo, es importante pensar en otras de largo plazo para evitar la caída del consumo y permitir la reactivación de la economía.

En este sentido, el gobierno actual o el que venga después tendrá que trabajar seriamente para bajar el gasto. No estamos lejos de alcanzar el déficit cero pero la carga impositiva es la más alta de la historia de Argentina y una de las más altas del mundo; y a la larga esta variable de ajuste termina impactando en la economía real. Es necesario pensar en alcanzar un déficit cero que sea sustentable y la manera de hacerlo es a través de reformas estructurales que debieron haberse encarado hace tiempo en el ámbito laboral, impositivo y previsional.

En este escenario el mercado de seguros se ve fuertemente perjudicado. Por un lado, el ramo de Patrimoniales se ve afectado por la inflación, que pega en los gastos y en los siniestros antes que en las primas. Eso impacta en el resultado técnico de algunos segmentos como el Automotor. El resultado técnico en períodos inflacionarios empeora, aunque el resultado financiero pueda ser positivo, y la sustentabilidad del negocio se resiente.

Por otra parte, en el ramo de ART si bien la nueva ley generó una baja de la judicialidad, la inflación golpea las tasas de actualización del stock de juicios, que hoy rondan entre el 80 y el 130%, y producen un desfasaje entre la rentabilidad del ajuste de las inversiones y el ajuste de las reservas de juicios que tienen las compañías. Esto es algo que debería cambiar para poder garantizar la sustentabilidad del sistema.

La posibilidad de invertir en pymes y proyectos de emprendedores a cambio de beneficios fiscales es una medida estimulante para el mercado asegurador y una oportunidad para volcar las inversiones a la economía real. Asimismo, la normativa para aumentar capitales mínimos para empresas con resultados técnicos negativos es positiva en tanto el objetivo es darle mayor solvencia al mercado, pero será necesario implementarla a la medida de la economía argentina y contemplando este contexto inflacionario. Otro tema crucial para la industria en los años futuros será la capacidad de adaptarse a las demandas que impone la transformación digital y, en ese sentido, Argentina es un país innovador.

El 2019, entonces, será un año de poco crecimiento y encontrará a las compañías cuidando su market share y defendiendo su crecimiento en un mercado muy competitivo, con una baja de la demanda por la caída del consumo.

Share Button