Hay que pasar el próximo semestre – Gonzalo Córdoba

Gonzalo Córdoba, presidente de Crédito y Caución

Éste es un momento en el que está un poco retrasado, en términos generales, el mercado de caución porque está muy ligado a la situación económica. Creo que hay que pasar el próximo semestre. Las compañías en general tenemos pocas expectativas de crecimiento para este período. No esperamos que se modifique mucho el contexto de incertidumbre generado a partir de la inflación y la situación de tasas de interés extremadamente altas, por lo menos para el primer semestre del 2019.

En general los procesos electorales generan más obra pública, lo que favorece al sector de caución, pero lamentablemente con este nivel de tasas de interés no hay acceso al crédito y eso se ve. Ya en períodos preelectorales previos hubo mejores indicadores en este sentido. El efecto estacional, con el acuerdo con el FMI y los objetivos de déficit cero van a condicionar la inversión.

Es, por lo tanto, un buen momento para mirar adentro y ver qué reorganización encarar a nivel tecnológico que nos permita aggiornarnos más a la nueva era digital. El mercado de cauciones es pionero en lo digital, por el desarrollo de la póliza electrónica en comercio exterior, y se espera que en un corto plazo también tienda a ser digital el conjunto de las pólizas. Estamos trabajando para que eso sea posible.

También sería necesario rever los impactos de productos nuevos que se puedan desarrollar como oportunidad para este período. La Superintendencia de Seguros, por ejemplo, sacó en los últimos meses algunas pólizas de manera unilateral que no fueron acompañadas por el mercado, como la de propiedad horizontal. Habiendo una necesidad de este tipo de coberturas para la venta en pozo de las propiedades, no fue lo suficientemente clara como para lograr dinamizar el mercado. En esta línea, el tema digital es un tema importante desde lo operativo pero no tuvimos los avances que tanto se hablaron y se va dilatando un poco. Estamos interesados en que se avance realmente.

Por otra parte, son importantes las iniciativas para que las compañías tengan capitales eficientes para atender sus compromisos técnicos. Hace tiempo que la entidad reguladora tiene que ajustar esto, especialmente a partir de la devaluación que dejó desfasados los niveles mínimos necesarios. Pero también es importante entender los diferentes segmentos del mercado. Las compañías que nos dedicamos a caución solamente tenemos diferencias con las que brindan seguros generales, y en los borradores de la nueva normativa no hay diferencia por ramos. Eso nos preocupa. También hay que terminar de ajustar el tema del reaseguro local a partir del aumento paulatino de la cesión de reaseguradores locales que se viene dando. Cuando se exige mayor capital las compañías también deberían poder reasegurarse con quien les parezca conveniente y la obligatoriedad de reaseguro local es un problema en este sentido.

Como somos una compañía sólo de caución, los niveles de impacto de las normativas son diferentes. Cuando no se puede anular la cobertura por falta de pago, entonces ante tasas de interés altas se nos complica más la cobranza, debemos poner más recursos y agudizar los esfuerzos para poder cobrar. De la mano de ello, en nuestro negocio por ejemplo tenemos una nómina de 13 reaseguradoras que cubren las operaciones que emitimos, no todas tienen una nómina de reaseguradoras tan amplia. Por eso decimos que hay que considerar las diferencias en el rubro. La tranquilidad que da al negocio no debería analizarse sólo a partir de los capitales sino también a partir de cómo se redistribuye el riesgo.

Share Button