Argentina necesita cambios estructurales fuertes – Alejandro Muszak

Alejandro Muszak, CEO de Wenance

Tras la tormenta financiera que vimos este año, que no fue prevista por ninguna persona en el mercado, creo que en cuanto a recesión y estancamiento económico, lo peor ya pasó. A medida que el Banco Central se anime a ir bajando las tasas de interés hasta niveles del 40%, que es lo que el mercado aspira a tener en los próximos doce meses, vamos a ver una mejora a nivel general. Este nivel de tasas lo sufrimos todos: nosotros, en nuestro doble rol de empresarios y consumidores, y nuestros clientes, que inevitablemente ven más caro su crédito.

Con la mirada puesta en 2019, considero que es cierto que la fase electoral va a generar una nueva turbulencia, especialmente para compañías como la nuestra, que reciben mucho fondeo de capitales externos. Los fondeadores institucionales miran mucho el contexto político argentino. La pregunta que se hacen es si hay margen para una vuelta del kirchnerismo. La recuperación, entonces, puede estar condicionada por todo el proceso electoral. Como simple observador, y sin entrar en opiniones personales, considero que si se ve en las encuestas que Cristina Fernández de Kirchner tiene altas chances de gobernar esto será visto por el inversor institucional como que el país tiene más posibilidades de entrar en default. Todo esto va a redundar en nuestro mercado en que se agoten los instrumentos de inversión.

En la agenda del votante argentino están, en primer lugar, siempre los temas de inseguridad y el bolsillo. Por lo tanto, en la medida en la que haya actividad económica, claramente el Gobierno tiene altísimas chances de alcanzar un segundo mandato. Y eso, sin dudas, le va a dar aún más certidumbre a la economía. Para lograr esto, la administración tiene un muy buen programa del Fondo Monetario Internacional y su respaldo internacional, que además está siendo ejecutado de manera eficiente por el Banco Central de Guido Sandleris.

Lo que aprendimos este año es que Argentina necesita cambios estructurales fuertes, que llegan hasta lo cultural. Sin embargo, creo que el Gobierno ha encontrado un modo de salida de una crisis que impactó este año a todos los mercados emergentes.

Para el año que viene, vemos un contexto más favorable, con el nuevo gobierno en Brasil y el posible stop a la suba de la tasa de interés de la Reserva Federal que dejó entrever su presidente Jerome Powell en los últimos días. Ambas cosas le van a dar un aire a los emergentes y crean las condiciones externas para que el país acelere su recuperación.

Pese a todo, para nosotros, el 2018 fue un año de crecimiento: lo hicimos en un 170%. Pasamos de 40.000 clientes a 90.000, incrementamos nuestro capital de cartera desde unos 500 millones de pesos a más de 1.200 millones de pesos, crecimos en productos y lanzamos Welp y Mango. También iniciamos un proyecto de tarjeta de crédito que creemos que vamos a poder verlo consumado en el primer cuarto del año que viene.

Estamos contentos por lo que hicimos. Tenemos hoy una plataforma tecnológica que no es sólo mejor que la del año pasado sino que se ubica entre las más completas de la región. Hay valor agregado en todo sentido. Por los productos que tenemos, le podemos dar un valor agregado a nuestros clientes, con tasas bajas, aun en un contexto de suba de las tasas de la economía. Creamos un equipo con capacidad de escalar las potencialidades de la empresa. Así, pudimos consolidarnos en Uruguay, el mes pasado lanzamos operaciones en España y ya estamos ultimando detalles para salir en México.

La estrategia de la empresa es buscar diversificar nuestros mercados para no depender del contexto político y económico de nuestro país. Siempre es bueno tener las energías repartidas entre varios países.

Share Button