Replantearse el “megaestado” y generar un escenario impositivo más atractivo – Gustavo Krieger

Gustavo Krieger, presidente de Afianzadora

Las medidas que se están tomando son adecuadas en función del respeto social que hay que tener a una comunidad que viene con el cinturón apretado. Quizá las medidas podrían haber sido un poco más severas pero se trató de respetar al individuo. Creo que vamos a vivir seis meses difíciles de un ajuste doméstico y después vamos a empezar lentamente a consolidar un crecimiento. Estimo que la inflación se empezará a reducir y el dólar buscará su precio dentro de las variables del mercado.

No hay que perder de vista que no se puede arreglar en un período muy corto un despilfarro de años donde los desaciertos en la política económica fueron enormes. Hay que replantearse seriamente el “megaestado” y generar un escenario impositivo más atractivo, especialmente para los inversores extranjeros, de manera tal que el exceso que tiene el Estado pueda ir a la demanda que tenga el nuevo sector privado. También hay que trabajar rápida y seriamente en las leyes laborales. Si estas variables no se tocan, las cosas se harán más cuesta arriba.

Con esta carga impositiva y estas leyes laborales es muy difícil sostener una empresa y, lo que es peor, comenzar una nueva. Pero el punto que va a generar cambios en un mayor plazo es el replanteo de un proyecto educativo para que en unos años se consolide un país con un esquema social más preparado para poder solucionar las crisis.

Por el lado de nuestro mercado, el segmento de seguros de caución curiosamente muestra una balanza que mantiene el péndulo en equilibrio. Pueden subir o bajar el volumen de ventas, pero conservan una suscripción adecuada. Los índices tienden a mantenerse estables. Tuvimos, en particular, un muy buen año. El último trimestre fue de hecho el mejor trimestre histórico de la compañía, a pesar de la volatilidad que atravesó el país, y creo que el 2019 va a presentar un aumento de la siniestralidad pero muy manejable, dentro de parámetros normales.

Somos optimistas, considero que las fluctuaciones que puede haber en materia macroeconómica no van a afectar tanto al seguro de caución. Cuando crecen las exportaciones bajan las importaciones o viceversa y, como el seguro de caución da garantías a unas y a otras, entonces se compensan las subas y las caídas. Por lo tanto, la industria no tendrá ni picos ni valles muy pronunciados.

Por otro lado, el mercado de caución está más avanzado respecto al resto del sector asegurador en cuanto a su desarrollo tecnológico. Nosotros podríamos ya mismo emitir todas las pólizas de manera digital. El impedimento es que no todos los beneficiarios de las garantías las aceptan. Esto requiere un proceso de nuestra parte pero también se trata de un proceso cultural y de adaptación de procedimientos que lleva su tiempo.

Asimismo, considero que es la primera vez que tenemos una Superintendencia de Seguros tan activa y tan comprometida en la creación y en apoyar los desarrollos modernos que empujan las compañías para adelante. En este sentido, son muy favorables los incentivos para invertir en pymes y creo que la medida tendría más éxito si tuviéramos modificaciones impositivas y laborales más modernas. Todas estas medidas que facilitan la inversión de las compañías, que abren escenarios para poder invertir mejor, son pasos que se van dando en busca de una apertura mayor a la capacidad de la actividad aseguradora para formar capitales.

Share Button