Encaminados hacia la senda del crecimiento – Juan Martín Devoto

Juan Martín Devoto, gerente general de InSur

Es de esperar que para el 2019 el Gobierno alcance el objetivo de déficit cero y una inflación del orden del 28%, en sintonía con las metas impuestas por el FMI y la obligación de cumplir con ese plan. Aunque habría sido más saludable que el ajuste para alcanzar esas medidas se hubiese dado de manera gradual y no a fuerza de tensiones, todo hace pensar que el país se estaría encaminando hacia la senda del crecimiento. Si, además, el año que viene se genera una buena cosecha que traccione el ingreso de divisas genuinas, la movilidad de las economías regionales, se active el consumo y todas esas variables se reflejen en obras, es probable que el Gobierno pueda tener una oportunidad para continuar su proyecto en los próximos años. En esta línea, marzo y abril de 2019 serán meses decisivos para definir el comienzo de una reactivación de la economía.

Una vez sentadas las bases, será necesario pensar en una serie de cambios estructurales y de fondo, como una reforma tributaria y una laboral. En este momento las pymes están luchando para sobrevivir, con tasas de interés por encima del 50% y muchas dificultades para invertir. Por eso son medidas imprescindibles e impostergables.

Las aseguradoras, por su parte, vienen atravesando la crisis con dificultad. Las distorsiones de la economía generaron que el mercado se focalice en la renta financiera, cuando deberían enfocarse en los resultados técnicos y en que el negocio sea viable. Además, es necesario impulsar las exportaciones, que, pese a que el negocio tiene una ventaja por el tipo de cambio, debería seguir creciendo. Muchas empresas están ávidas de llevar sus productos al exterior pero, para potenciarlas, es necesario el diseño de políticas públicas proyectadas a largo plazo.

En esta línea, todas las normativas de la Superintendencia de Seguros para bajar las cargas tributarias de las empresas y promover la inversión local son bienvenidas. Las empresas quieren invertir pero las condiciones no están dadas, es necesario que se sigan implementando políticas para aliviar la carga tributaria. En cuanto a la posibilidad de aumentar el requisito de capitales mínimos a aquellas compañías que tienen resultados técnicos negativos, todas las medidas que contribuyan a mejorar la solvencia del mercado son saludables y lo hacen más competitivo. Pero en este punto es importante que se generen las condiciones de manera coherente, teniendo en cuenta que es inviable mantener una gran carga tributaria y exigir mayor solvencia al mismo tiempo.

Para el 2019 estimamos un año de crecimiento, tanto en crédito como en caución. En un contexto de incertidumbre y un quiebre en la cadena de pagos lo que ofrecemos es un servicio de primera necesidad tanto para el mercado domestico como de exportación. El desafío estará en lograr un equilibrio en los siniestros.

Share Button