Sancor Seguros pone primera en el sistema financiero

El Banco del Sol proyecta convertirse en uno de los diez primeros bancos del país en el mediano plazo.

En este 2019 el Grupo Sancor Seguros entrará de lleno en el sistema financiero, a través del Banco del Sol, la entidad que adquirió en septiembre de 2017. Con una fuerte apuesta por lo digital, en los próximos cinco años planean incorporar 250.000 clientes y entregar créditos por 30.000 millones de pesos.

Sebastián Pujato, CEO de la entidad bancaria, señaló a NBS Bancos y Seguros que desde hace seis meses trabajan en el desarrollo de la plataforma digital que les permitirá llegar, en una primera etapa, con productos y servicios a individuos. En una segunda fase, el banco se focalizará en el diseño de propuestas para pymes y microemprendedores.

El ejecutivo detalló que el plan de negocios definido para el banco contempla atender a un público objetivo integrado por individuos de renta media y renta alta en el interior y en el interior del interior del país: “Para ello, uno de los pilares del banco es complementar la oferta de productos y servicios que ya ofrece la red de Productores Asesores del Grupo empresario”.

El nuevo proyecto incluye la creación de una plataforma robusta, con foco en la movilidad, para facilitar el acceso a productores y a clientes pero también para llegar al segmento de millennials, más familiarizados con la tecnología. Además, tiene a su favor un universo de casi dos millones de clientes potenciales que forman parte de la empresa y una red de 7.000 productores y casi 70 oficinas propias de la aseguradora en todo el territorio, que se sumarán a las cuatro del banco en Ushuaia, Río Gallegos, La Plata y Buenos Aires para ofrecer servicios.

“La tecnología avanza a mucha velocidad y va facilitando el desarrollo de una banca distinta. Nosotros tenemos la oportunidad de pensar este proyecto libres de ataduras. Hay localidades donde no hay sucursales de ningún banco pero tenemos un productor con una marquesina de Sancor Seguros y esta es una oportunidad para que puedan hacer un negocio en una comunidad que está desabastecida en lo que a servicios financieros respecta. El objetivo es potenciar el afán del grupo de desarrollar comunidades en el interior del interior”, enfatizó Pujato.

Según su CEO, el Banco del Sol tiene todo para ser competitivo en Argentina y en el mediano plazo espera integrar la nómina de los diez principales bancos del país. “Para eso, será fundamental asegurar el desarrollo de una plataforma capaz de perdurar en el tiempo para ir incorporando nuevos servicios y funcionalidades. Tenemos la tranquilidad de saber que esto es un proyecto pensado en el largo plazo, al igual que el negocio de la compañía, y que si en el corto plazo hay algún desvío, tenemos un norte bien marcado”, indicó.

Más valor para los asegurados

Otro de los objetivos del banco es poner a disposición de los productores asesores una oferta de productos y servicios financieros que les permita ofrecer más valor a sus asegurados.

Según Pujato, la red de productores ve con buenos ojos esta posibilidad: “En conversaciones que hemos tenido muchos han manifestado haber perdido clientes a manos de los bancos. En este sentido, ven una ventaja en la posibilidad de poder ofrecer ellos mismos estos instrumentos y poder conservar su negocio”.

En este sentido, el Banco del Sol tiene una ventaja competitiva en relación a otros proyectos de bancos digitales que se están gestando en el país: el eventual acceso al fondeo y una base de clientes consolidada, según explicó el CEO. No obstante, aclaró: “Nosotros como banco tenemos que conseguir nuestro propio fondeo. Podemos pedir a la compañía que haga un plazo fijo dentro del banco pero siempre a precio de mercado y respetando las restricciones que marca la regulación. Si bien es cierto que el grupo cuenta con una gran liquidez, nuestro objetivo es salir a buscar depósitos del público y pensar en instrumentos del mercado de capitales como obligaciones negociables, fideicomisos financieros, etc.; es decir, todo el abanico de posibilidades que nos permita construir nuestra propia estructura”.

El ejecutivo indicó que en el corto plazo no hay planes de ampliar la red de sucursales del banco. El foco estará puesto en aprovechar la infraestructura de la red de sucursales de la aseguradora y, con ayuda de la tecnología y la capacitación a distancia, formar agentes que puedan ocupar un espacio dentro de esas sucursales y ofrecer asesoramiento específico en temas bancarios. “A fin de año pensamos incorporar 150 empleados en la oficina de Buenos Aires y otros 100 en las sucursales de la aseguradora. Esta será una manera de tener gente del banco físicamente en localidades del interior y servir de complemento a la gestión de los productores”, afirmó.

La oferta de atención presencial estará apuntalada por la plataforma digital y la exploración de otras alternativas que puedan surgir a partir de iniciativas del Banco Central, como la habilitación de operaciones bancarias a través de corresponsalías. “Cuando comencemos a hacer pruebas piloto vamos a tener mayor claridad sobre el comportamiento real de los clientes y sus necesidades”, explicó Pujato.

El ejecutivo resaltó que la idea es que el banco pueda satisfacer las necesidades del público al que se dirigen. En este sentido explicó que históricamente las instituciones financieras fueron creciendo de la mano del desarrollo de productos y con una fuerte impronta de sucursales. “Nosotros queremos pararnos al revés y hacer crecer el banco en función de las necesidades de las personas y, en el futuro, de las pymes”, explicó. Para eso, están hablando con potenciales clientes y productores para, en función de ese relevamiento, poder estructurar una propuesta que les permita dar respuesta a las necesidades.

“Desde el punto de vista de la oferta bancaria en Argentina, esta propuesta es novedosa y distinta. A esto debe sumarse la cobertura geográfica que tiene la empresa y la posibilidad de llegar a localidades donde la oferta es muy limitada o inexistente”, agregó Pujato. “Otra ventaja con la que el resto de los bancos no cuentan es el conocimiento que podemos tener de nuestros potenciales clientes. Todos ellos tienen una trayectoria dentro de la aseguradora y un vínculo con el productor, que es quien conoce a esa persona y cómo es su negocio o su actividad”.

Por lo pronto, para el directivo, la falta de desarrollo del sistema financiero nacional, en comparación con otros países de la región, brinda una gran oportunidad: “El sistema financiero argentino no tiene acceso fluido a fondeo de largo plazo. Es un mercado muy chico si nos comparamos con el resto de Latinoamérica, pero con muchas posibilidades de crecimiento. Lo que hace falta es estabilidad y crecimiento de la economía para poder desarrollarse”.

Share Button