Tecnología para la prevención de accidentes

Cada año los vehículos son más inteligentes e incluyen funciones que asisten al automovilista para reducir el número de siniestros e, incluso, de salvar vidas.

La principal causa de la siniestralidad vial en el mundo es el error humano y la Argentina no es la excepción: según un informe del Centro de Experimentación de Seguridad Vial (CESVI), el 89,5 % de los accidentes se produce por alguna actitud negligente o una distracción. Por eso, es de vital importancia el desarrollo de herramientas que, en determinadas situaciones, permiten que el vehículo empiece a tomar decisiones por el conductor:

– Sistemas de asistencia a la conducción avanzados: conectan toda la información, la procesan para que el auto tenga una mejor idea acerca de todo lo que ocurre a su alrededor y en su interior y, si se trata de una situación de riesgo, llevan adelante alguna acción, ya sea con una simple advertencia al chofer o, incluso, toman el control para aplicar un frenado automático o para cambiar la dirección.

– Mantenimiento de carril: esta función fue desarrollada para circunstancias donde el conductor se quedó dormido o perdió la conciencia. De esta manera, si el automóvil detecta que no se prendió la luz de giro, interpreta que algo no está bien y presenta cierta resistencia al doblar y/o genera vibraciones y movimientos en el volante y el asiento.

– Dispositivos de estacionamiento automático: sirven para estacionar el coche en paralelo al cordón o en perpendicular en una maniobra y de manera totalmente autónoma. Gracias a la recepción de imágenes captadas por cámaras y sensores de radar, el auto logra detectar el espacio disponible antes de introducir la marcha atrás y también la presencia de otros vehículos o peatones que puedan aproximarse al entrar o al salir del estacionamiento.

– Velocidad crucero adaptativa: no sólo posibilita mantener una aceleración programada sino que también detecta si hay vehículos adelante que circulan a menos velocidad, reduce la marcha en el caso que sea indispensable y la recupera cuando el obstáculo acelera o desaparece.