Blanqueo de capitales: un importante impulso para el sistema financiero

dolar

En los primeros tramos del blanqueo se sinceraron casi 100 mil millones
de dólares, una cifra que batió los récords hasta para los más
optimistas. Se espera que estos fondos se vayan volcando al sistema
financiero argentino y de ahí a la financiación de la expansión
del aparato productivo, aunque el proceso no será inmediato.

Impulsado por el ahora ex ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, el blanqueo de capitales terminó con un rotundo éxito su segundo tramo. Mientras en el Gobierno esperaban un piso de 50 mil millones de dólares, al 31 de diciembre ingresaron al sinceramiento fiscal casi 98 mil millones de dólares. Se espera que una parte de estos fondos que regresaron a la formalidad se vuelque al sistema financiero argentino y de ahí a la financiación de la expansión del aparato productivo. “El blanqueo fue un éxito. Superó todos los pronósticos y creo que, con total tranquilidad, va a finalizar cerca de los 120 mil millones de dólares”, afirmó, consultado por NBS Bancos y Seguros, César Litvin, socio del estudio Lisicki, Litvin & Asociados. “Todavía no se sabe a ciencia exacta cuánto de los casi 98 mil millones de dólares que se exteriorizaron ingresaron al sistema. A priori, se puede calcular que, al menos, el 70% permanece en el exterior”, agregó. Si se desmenuzan los datos difundidos por la AFIP, en las dos primeras etapas del blanqueo se sinceraron 97.842 millones de dólares. De ese total, el 14% estaba en el país (13.715 millones de dólares) y el 86% se refugiaba en el exterior (84.127 millones de dólares). El organismo que dirige Alberto Abad informó que, hasta el 31 de diciembre, se habían abierto 112 mil cuentas especiales no remuneradas para inmovilizar por 6 meses el dinero en efectivo, como medida contra el posible lavado de dinero. Del total declarado por bienes en el país, 7.275 millones de dólares (53,0%) correspondieron a depósitos en efectivo, otros 2.600 millones (19,0%) a créditos y otros bienes y 2.087 millones (15,2%) a la declaración de 25.005 inmuebles sincerados. En tanto que del 86% blanqueado en el exterior, el 31% fueron cuentas bancarias (26.131 millones de dólares), el 44,9% fueron inversiones (37.748 millones de dólares), el 17,5% fueron participaciones en sociedades (14.687 millones de dólares) y el 4,2% fueron 20.008 inmuebles (3.965 millones de dólares). Casi la mitad de las cuentas bancarias están radicadas en Estados Unidos, mientras que el 22% está en Uruguay y el 12% en Suiza. Abad reconoció que la cifra blanqueada es el 50% de lo que calcula el Indec como fondos de argentinos en el exterior, unos 220 mil millones de dólares y, por este motivo, envió un “mensaje a los remolones” para que ingresen antes de marzo, aunque el impuesto suba a 15%, porque luego la red de tratados internacionales hará más fácil su detección.

 

dolar2

Los efectos sobre el mercado local

En esta primera etapa los efectos del blanqueo se sintieron principalmente en el mercado cambiario. El dólar, que venía sufriendo presiones desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, terminó desinflándose en la city porteña tras el aluvión de billetes que ingresaban por el blanqueo. Distintos analistas consultados explicaron que este efecto se va a mantener durante los próximos meses. Al mismo tiempo, por el blanqueo se revivió un fenómeno que durante casi todo 2016, postsalida del cepo cambiario, había quedado en el olvido: el dólar blue. Es que mucho del capital que abastecía la plaza paralela fue a parar al sinceramiento, lo que hizo subir el precio del billete informal. Otro de los efectos que tuvo el blanqueo, ya específicamente en el sistema financiero, es que los bancos aumentaron su stock de depósitos en dólares. Como señaló Miguel Angel Arrigoni, CEO de First Corporate Finance Advisors, las entidades “están volcando esos recursos a financiamiento, sobre todo a empresas de agribusiness y demás, pero a plazos muy cortos”. Por el momento, es mínima la porción del dinero sincerado que se está colocando en el sistema financiero local. Los especialistas, por ejemplo, esperan que sólo el 5% del dinero que está en cuentas en el exterior se invierta en el terreno local este año. Pero se cree que, poco a poco, el dinero se irá destinando a inversiones en el país. Como dijo Fabián Kon, gerente general del Banco Galicia, “que los argentinos tengan capital declarado significa que lo pueden utilizar luego para inversiones. El éxito del blanqueo va a generar un nuevo capital para el país, que puede ser utilizado para el desarrollo económico”. Arrigoni coincidió en que “la plata que se exteriorizó, a la larga, va a terminar viniendo a la Argentina, aunque no será un proceso inmediato”. “En cuanto la gente comience a ver los famosos brotes verdes de la economía, ese dinero va a poder ser canalizado en inversiones”, agregó Litvin. Según Arrigoni, “hay varios factores que los blanqueadores van a analizar antes de traer la plata efectivamente a la Argentina: la estabilidad política e institucional, que se respete la seguridad jurídica. Desde el plan Bonex para acá, la gente tiene la sensación de que cada 10 años se le mete la mano en los bolsillos y eso no es bueno”. En este sentido, el debate en el Congreso por la reforma del impuesto a las ganancias y la propuesta de la oposición de gravar la renta financiera para compensar el costo fiscal de la suba del mínimo no imponible generó ruido entre los que exteriorizaron su patrimonio. “Fue una estupidez enorme. Necesitamos estabilidad y saber que no sólo en este Gobierno, sino en los que vendrán, no se van a tocar los ahorros de la gente”, enfatizó Arrigoni.

Para el analista, la recuperación económica esperada para 2017 es clave para que los capitales efectivamente ingresen en el país. Además, destacó que “se necesita que, tanto los bancos como los agentes del mercado, que no son solamente los bancos, sino los agentes de bolsa, las agencias de liquidación, las administradoras de fondos, ofrezcan productos interesantes para invertir en el mercado local. No tenés necesidad de tener la plata en un banco de Estados Unidos, que te cobra comisiones que no las ves, o en Suiza, donde son mucho más caras. Podes tener la plata acá, en los fondos de los bancos o los agentes de bolsa”. En consonancia con esto, Kon destacó que los fondos irán invirtiéndose en nuestro mercado “en la medida en que las condiciones se sigan dando: que se verifique una baja de la inflación, una reducción del déficit fiscal y una recuperación de la economía”. Los fondos comunes de inversión (FCI) cerrados apuntaban a ser la estrella del blanqueo, ya que permiten invertir en la economía real y quedar eximido de pagar la penalidad que hasta el 31 de diciembre era del 10%. Se presentaron más de una treintena ante la Comisión Nacional de Valores (CNV), con proyectos que iban desde inversiones inmobiliarias hasta energías no renovables. Sin embargo, hasta ahora sólo uno de los cuatro aprobados por el regulador cerró su suscripción. “Sin dudas, es uno de los temas más criticables de este proceso, ya que, por distintas demoras administrativas, no pudieron estar listos antes de la fecha del 31 de diciembre”, afirmó Litvin, quien señaló que, en la medida en que la CNV autorice a más instrumentos, pueden canalizar más dólares provenientes de la última fase del blanqueo, que vence a finales de marzo. La industria de los FCI cerrados, casi inexistente hasta la fecha en la Argentina, esperó durante todo el año pasado la reforma de la Ley de Mercado de Capitales para tomar impulso. Es que la reglamentación actual impone una doble tributación del impuesto a las ganancias, al fondo y al cuotapartista, lo que le quita atractivos. El Gobierno envió al Congreso un proyecto que, entre otras cosas, contemplaba este aspecto, pero lo hizo al filo de las sesiones extraordinarias y el debate terminó postergado para este año.

Los efectos sobre las cuentas públicas

Luego del segundo tramo del blanqueo, la AFIP anunció una recaudación récord en diciembre, de 275.542 millones de pesos, lo que implicó una suba del 90% respecto de igual mes de 2015. El incremento se debió principalmente a los ingresos adicionales que trajo el blanqueo. De los 106.760 millones de pesos que generó el sinceramiento fiscal, el 65,3% provino del exterior (69.720 millones de pesos) y el 34,7% provino del país (37.049 millones de pesos). Aunque el período abarcó de agosto a diciembre de 2016, el 85% ingresó en el último mes. Sobre la futura recaudación del impuesto sobre los bienes personales, Abad dijo que en 2016 hubo un millón de declarantes de ese gravamen y de ganancia mínima presunta, por un monto de 26.793 millones de dólares. Para este año, espera que el monto se incremente en 83.734 millones de dólares, de la mano de 254.788 declarantes, que muchas veces no son nuevos contribuyentes, sino individuos que ya mostraban una parte de sus bienes. En total, la nueva base imponible de bienes personales en el exterior es de 110.527 millones de dólares. A pesar del impacto positivo que tuvo el blanqueo sobre los resultados fiscales, el efecto no será permanente. Como indicó Gabriel Camaño, economista de Consultora Ledesma, los ingresos provenientes del sinceramiento son “recursos extraordinarios en todo sentido. No son ingresos tributarios normales y habituales y no deberían ser tratados como tales. En los 90 se hizo el mismo planteo y, con el tiempo, el Ministerio de Economía lo tomó en cuenta, publicando adicionalmente el resultado primario sin ingresos extraordinarios derivados de las privatizaciones. Y ese guarismo se convirtió en unos de los datos por excelencia para evaluar el desempeño de la política fiscal”. “Por otra parte, los recursos derivados del blanqueo ya están asignados a un gasto extraordinario, cuyo mayor impacto se va a producir durante este año y los subsiguientes”, añadió.

Share Button