Nuevas tecnologías para prevenir el delito

Dispositivos que permiten controlar los hogares a distancia, sistemas de videovigilancia para el transporte público y equipos para monitorear lo que sucede con las mercaderías en tránsito son algunas de las novedades sobre las que vienen trabajando las empresas de seguridad en nuestro país.

Las empresas de seguridad vienen aprovechando las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías para ampliar las soluciones que ofrecen a los hogares, las empresas y al sector público orientadas a prevenir el delito.

Es el caso, por ejemplo, de Ubicar Argentina. Como señaló Gustavo Novoa, su gerente comercial, hoy está ofreciendo nuevos dispositivos de seguridad para el hogar: “Abrimos una tienda en Martínez, un showroom donde la gente puede ir y tomar contacto con ellos. Por ejemplo, mostramos cámaras digitales de última generación, 4K, HD, domo y punteros visores. A través de estas tecnologías, el cliente puede ver en su celular quién está llamando a la puerta. También tenemos cerraduras digitales, control de acceso, iluminación LED e iluminación solar”.

La empresa también incorporó recientemente una unidad de alarmas domiciliarias “desde donde monitoreamos alarmas en domicilios y comercios”.

Para Novoa, se está abriendo un nuevo nicho de mercado para las empresas de este segmento, que tiene que ver con la seguridad de hogares y oficinas: “Hay una tendencia ascendente en la cantidad de delitos a la propiedad privada, tanto en casas como en oficinas, y nosotros ofrecemos productos de seguridad pero que son también de confort. Se emparentan con la domótica, que permite tener control a distancia de tu hogar y prender luces, encender la calefacción o bajar o subir las cortinas”.

“La tecnología evoluciona muy rápidamente y hace compatible, y económicamente posible, que las casas puedan equiparse un poco más. Los autos nuevos vienen equipados con una electrónica importante, con pantallas y computadoras a nivel del uso personal, y ocurre lo mismo con el uso de smartphones y otros dispositivos. Llama la atención que las casas, que son inversiones importantes, en general no cuenten con mucha electrónica. Es una tendencia que va a ir cambiando. Van a ser cada vez más inteligentes, incorporando electrónica para hacer que su funcionamiento sea más eficiente y seguro”, enfatizó el ejecutivo.

La empresa también está participando en un plan de seguridad que se encuentra implementando el Gobierno. Novoa indicó que esta iniciativa apunta a incorporar “el videomonitoreo en el transporte público en general y en los colectivos en particular. Es un plan ambicioso, en el cual estamos participando técnicamente, colaborando con los organismos del Estado. Las ciudades requieren más videovigilancia: los colectivos, las casas, las propiedades. Es un área en pleno crecimiento”.

Otra de las compañías que vienen apelando a las nuevas tecnologías en su lucha contra el delito es Pointer Argentina. Rodrigo Pita González, gerente comercial de la firma, puntualizó que “las tecnologías que venimos desarrollando tienen que ver con lograr el mejor resultado posible a la hora de prevenir la piratería del asfalto, que es nuestra especialidad. Con este fin, hemos implementado algunos servicios, como el corte automático de dirección o el corte automático por apertura indebida de puertas por sabotaje. Además, desarrollamos servicios complementarios al servicio básico de seguimiento satelital, con el objeto de lograr una forma más rápida de detección ante la posibilidad de un delito”.

El directivo agregó que “nuestra estrategia comercial apunta a desarrollar servicios con valor agregado, ofreciendo, alrededor del servicio principal, aplicaciones satélites de alto impacto a la hora de la disminución de costos. Por ejemplo, estamos trabajando con un dispositivo nuevo que está dando sus primeros pasos. Es un dispositivo portátil que tiene algunas características muy específicas: se llama CelloTrack Nano. No sólo tiene aplicaciones de seguridad sino también aplicaciones especiales para el transporte de mercadería en tránsito, como pueden ser sensores de temperatura o sensores de humedad para controlar cadenas de frío, que se agregan a las aplicaciones de seguridad como el botón de pánico y detecciones tempranas de aperturas, que pueden dar soluciones extras de seguridad”.

Pita González destacó que la entidad va respondiendo a las nuevas modalidades que va adoptando el delito: “Por ejemplo, hemos detectado el abordaje de vehículos en la vía pública, especialmente en el conurbano, lo que nos ha llevado a desarrollar algunos dispositivos nuevos, como las varillas presurizadas, que se colocan en las ventanas y van asociadas al corte de combustible. Esto tiene que ver con que, en algunas oportunidades, se ha sacado a los choferes de los vehículos por la ventana. Prevenimos hechos en función de las nuevas realidades”.

Avances en la lucha contra el delito

Los ejecutivos entrevistados coincidieron en señalar algunos avances que se vienen registrando en la lucha contra el delito.

Pita González destacó “un mejor funcionamiento y una ampliación de las fiscalía temática de la piratería del asfalto y un trabajo común con toda la cadena de valor para la prevención del robo. Se están investigando los hechos más a fondo que lo que se había visto hasta el momento. En el corto o mediano plazo va a haber un fruto positivo para la prevención del delito”.

Por su parte, Novoa señaló que “el Gobierno ya ha empezado a tomar medidas, como la de la seguridad en el transporte público. Son señales. Varias empresas del sector estamos colaborando en el desarrollo de la implementación de esa tecnología, que implica cámaras con monitoreo real, botón de pánico y GPS. Es toda una solución que se inspira en las principales ciudades del mundo que ya tienen ese modelo. Ahí, hay un avance muy concreto”.

De todas formas, el ejecutivo reconoció que todavía, “con relación a los países más desarrollados, estamos algunos pasos atrás. En los últimos diez o veinte años el delito creció exponencialmente y las medidas de seguridad vienen atrasadas. Tienen que ir de la mano con la investigación para poder entender por qué se produce un delito y qué lo fomenta. Comprender cuál es el circuito económico del delito. Esa parte investigativa también viene atrasada. La prevención está un paso atrás y la parte investigativa que sirve para comprender cómo suceden las cosas para evitar que sucedan, también. Debemos evolucionar en ambos escenarios”.

Share Button