Preparan el lanzamiento de seguros de inundación y sequía para el campo

Seguros Sura está en plena elaboración de una prueba piloto de coberturas basadas en índices, con las que se apunta a ajustar las pólizas al riesgo real y pasar de una lógica indemnizatoria a una compensatoria.

Seguros Sura viene trabajando en el lanzamiento de un nuevo producto orientado al mercado agrícola para cubrirlo frente a las crecientes inundaciones y sequías que vienen afectando al sector como consecuencia del cambio climático. La nueva cobertura estará basada en índices.

Oscar Papi, vicepresidente de Clientes e Innovación de la compañía, explicó que esta iniciativa es el resultado del “desarrollo de un equipo de geociencia por parte de la compañía, que tiene análisis y estudios del clima y los eventos de la naturaleza que puedan afectar los negocios de diferentes maneras. La aplicación de geociencia al agro es un foco muy importante para la Argentina. A partir de ahí, desarrollamos una plataforma tecnológica que se llama geoSura, que permite georeferenciar eventos e indicadores en una plataforma que muestra mapas y geografías con los indicadores. Eso sirve para completar con información histórica de portafolios y de comportamientos de la naturaleza en las diferentes ubicaciones, sobre la base de series visuales que nos permiten mayor precisión con relación a las evaluaciones de cada geografía”.

El ejecutivo indicó que, para avanzar con este proyecto, firmaron un acuerdo de cooperación con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, para intercambiar información de campo.

“Estos desarrollos tecnológicos son los que permiten generar las coberturas por índices. De lo que se trata es de aplicarlos a los casos de sequía o inundación, que son los que tenemos interés en desarrollar a través de una prueba piloto. Consiste en establecer una fuente de datos estable y objetiva y que esté disponible para los clientes. Eso permite desarrollar la capacidad de activar indemnizaciones fijadas en la contratación de esa cobertura: por ejemplo, si el índice de precipitaciones, determinado desde una fuente pública inobjetable, está por debajo de un determinado nivel en un punto geográfico, se dispararán este tipo de coberturas”, detalló Papi.

Jorge Valencia, gerente de Soluciones de la aseguradora, sostuvo que “la diferencia con un seguro tradicional es que no se trata de un seguro indemnizatorio sino compensatorio. Tiene que ver con garantizar la eficiencia. La industria agrícola hoy, desde el punto de vista de los seguros, es un poco deficitaria. Este tipo de seguro genera una eficiencia extrema porque prácticamente no habrá verificación del daño. Todo será satelital”.

“Estamos moviendo a la compañía en una dirección en la cual apostamos a que los clientes paguen un precio justo y un precio por uso. Es un concepto que estamos tratando de construir. En general, los seguros se mueven simplificando en grandes promedios pero estamos tratando de poner la tecnología a favor de determinar dónde y en qué medida ocurren los usos, la exposición al riesgo y los siniestros, para que sea un esquema cada vez menos expuesto a promedios y que cada uno pague en función de los riesgos que asumió”, destacó Papi.

Un riesgo sin cobertura en nuestro país

Los entrevistados señalaron que en la actualidad las inundaciones y sequías son riesgos que no están cubiertos por las compañías que operan en el mercado local.

Según Papi, “no hay una oferta de seguros que cubra estos riesgos y existe una cantidad de dificultades muy fuertes para desarrollarla. Tampoco hay tecnología disponible para la elaboración de estos índices. La tendencia es que la variabilidad climática hace que inundaciones y sequías tengan cierta frecuencia y sean una preocupación para nuestros clientes agropecuarios”.

Valenzuela agregó que “la clave de esto es tener índices objetivos y estables. Vamos a empezar eligiendo las zonas que tengan esos índices para hacer una prueba. Cuando avancen las disponibilidades tecnológicas y los indicadores meteorológicos se podrá hacer más masivo. Vamos a comenzar donde los índices sean inobjetables. La idea es ofrecer este producto como una complementación de la cobertura por granizo”.

“La diferencia es que, al ser un seguro no indemnizatorio, es una suma que establecés cuando cerrás la póliza, que puede ser superior o inferior al daño final. Para eso, es clave que los indicadores sean lo suficientemente confiables”, resaltó.

Como señaló Papi, “esa es una ventaja para que sea eficiente y se haga masivo. Permite quitarle muchos elementos que le suman costos a las coberturas, como son las verificaciones, las inspecciones y las determinaciones de daños. Una manera que estamos visualizando es determinar cuál sería la compensación en forma previa y dispararla directamente en función del comportamiento del índice. Es una modalidad que hace que sea fácil de liquidar”.

“Estamos trabajando para tener los índices y luego elaborar las pólizas y las coberturas. Estamos pensando en lanzarlo para la campaña del año que viene”, adelantó Valenzuela.

Una alternativa superadora

Los entrevistados coincidieron en que se trata de una alternativa superadora a los intentos previos por brindar algún tipo de cobertura frente a estos riesgos.

Valenzuela explicó que “hubo pólizas multirriesgo que terminaron siendo deficitarias para las aseguradoras y muy caras para los clientes. Penetraron apenas el 2% del mercado de agro. El mercado fue por un camino antiselectivo. En los últimos dos años el motor de crecimiento de la Argentina es el campo y, si miramos el cambio climático, en el último año y medio una parte de la geografía argentina estuvo bajo el agua afectando a la industria agrícola. Es un incentivo para nosotros para desarrollar una solución que creemos puede venir por el lado de los seguros basados en índices. Son eficientes a la hora de liquidar un siniestro y podrían ser masivos y no selectivos, como puede ser el seguro multirriesgo. Se pueden apalancar gracias a la nueva tecnología. Antes era por intuición y ahora será más preciso”.

“El horizonte de los seguros por índice es infinito. Estamos analizando el tema asociado a los daños en los cultivos, pero se puede relacionar un índice determinado con el pago o no de los insumos y los fertilizantes. Si se gatilla determinado índice se paga o no la cuota de un crédito a un determinado banco. Se puede desarrollar con muchas actividades”, añadió.

El ejecutivo puntualizó que “uno de los socios de la compañía es Munich Re, que es el primer reasegurador mundial y tiene una experiencia global sobre el tema agrícola. Nos basamos mucho en el know how que ellos adquirieron”. Y recordó que “en 2015 el gobierno tuvo alguna iniciativa de impulsar un tipo de seguro parecido pero no se hizo aún”.

Con relación a esa experiencia que nunca se terminó de desarrollar, Papi indicó que “el seguro paramétrico es un primo hermano de este tipo de seguros y la diferencia es que requiere un marco regulatorio más definido que todavía no está en la Argentina. Habrá que ver cómo avanzan en el Congreso los proyectos que se presentaron en 2015 y 2016. Mientras no esté ese marco regulatorio podemos avanzar con estas coberturas por índices. No nos vamos a quedar esperando que el Estado resuelva las cosas. Si vemos oportunidades porque hay condiciones y demanda en el mercado, vamos a explorar cómo dar una respuesta”.

Share Button