Crece la oferta de medios electrónicos de pago

Nuevas siglas se suman a la vida cotidiana de los consumidores, como es el caso de PIM y DEBIN, que ofrecen modalidades alternativas para realizar transacciones de compra y venta.

En el último año la aparición de nuevas alternativas de medios electrónicos de pago se ha convertido en moneda corriente. Uno de los actores principales de este cambio es el Banco Central de la República Argentina (BCRA), que se propuso como meta disminuir el uso y la circulación de dinero.

En esta línea, hace algunas semanas, el Banco Nación, a través de Nación Servicios, lanzó PIM, una herramienta que busca profundizar la inclusión financiera en el país. Este nuevo servicio ofrece una billetera en el celular que permite realizar envíos y cobros de dinero de una forma simple, segura y gratuita.

“La principal diferencia de este nuevo producto es la universalidad. Con PIM no hay ninguna barrera porque uno no necesita un smartphone, no necesita tener Internet o crédito en el teléfono, ni tampoco instalar ninguna aplicación. Uno se comunica al *456# y en 30 segundos se da de alta con facilidad”, explicó Leonardo Coca, Gerente General de Nación Servicios.

Para el ejecutivo, no es menor el hecho de no necesitar Internet y un teléfono inteligente, ya que en la actualidad hay mucha gente que no cuenta con un abono, no tiene dispositivos actualizados o posee poca memoria en los mismos.

“Nuestro principal objetivo es la inclusión financiera”, remarcó Coca, que indicó precisamente que el cliente buscado por este nuevo sistema es el no bancarizado, ya que no se necesita tener una cuenta en una entidad o una tarjeta de crédito. En este sentido, con sólo poner el DNI o el CUIT (en caso de querer cobrar dinero), ya se puede operar. Por otro lado, en un principio apuntan a un público joven, ya que es un segmento que acepta con mayor facilidad la tecnología y los cambios.

El 75% de las transacciones en la Argentina hoy se hacen en efectivo y lo que buscan es reducir ese porcentaje al romper el circuito del efectivo. Como dijo el ejecutivo, “hoy cuando una persona cobra un beneficio social, lo hace a través de un banco. En ese momento creemos que ese sector ya está bancarizado, pero realmente lo que esas personas hacen con su tarjeta es poco. Mayormente, el día del pago se acercan a un banco o cajero, hacen la cola y retiran el efectivo. Esto lo hacen porque al volver a su localidad necesitan los billetes para consumir en un almacén, que no ofrece otras vías de pago. PIM cambia todo eso”.

El directivo señaló que el nuevo instrumento también apunta a los comercios. “En la actualidad, un pequeño local que quiere aceptar medios electrónicos tiene que conseguir un postnet, pagar un abono y, a eso, se le suma que recibe descuentos en sus ingresos por comisiones. Con este sistema, se permite que los comercios tengan otra alternativa de pago y sin ningún costo”.

El ingreso de dinero en la cuenta de PIM se puede dar de varias formas. Por un lado, a través del depósito de dinero en Rapipago, Pago Fácil, cajeros Link o Banelco y PagoMisCuentas o Home Banking de Link. También, puede hacerse mediante la obtención de un beneficio social. En este caso, la persona se presenta en Anses, dice que quiere cobrar con este sistema y, a partir del próximo mes, recibe su dinero en su cuenta.

Sobre este punto, Coca resaltó que en la actualidad tienen convenio con Progresar para los jóvenes estudiantes y con el programa Hogar, que busca reducir los costos de la compra de la garrafa. “En estos dos grupos tenemos unas tres millones y medio de personas que podemos incorporar. También, en los próximos meses sumaremos a la Asignación Universal por Hijo”, comentó.

En Nación Servicios explicaron que los integrantes de este nuevo sistema son las tres principales telefónicas, las redes de efectivo, el sistema bancario, los comercios y los distribuidores, que quieren comenzar a recibir dinero a través de PIM. Por otro lado, desde la compañía comentan que también es fundamental la presencia del gobierno nacional y de diferentes ministerios, con la participación de los programas sociales.

Coca destacó que el trabajo de diseño de la plataforma se extendió por más de un año y que se realizó en un periodo récord para lo que son los tiempos de creación de este tipo de proyectos: “Tomamos lo mejor de cada país para hacer una solución muy completa y que va a ser un caso de éxito y un ejemplo para el resto”.

“La expectativa era lograr un millón de usuarios a fin de año pero ya vamos por 300.000. Por eso, creemos que vamos a superar esa meta. Por ejemplo, en comercios estamos operando en más de 24.000 locales en todos el país”, detalló el ejecutivo.

Otra de las modalidades que se sumó en los últimos meses a la gama de opciones que tienen los consumidores para realizar sus pagos es el Débito Inmediato (DEBIN). Este es un sistema en el que el cobrador o vendedor genera un pedido electrónico de dinero a través de home banking o mobile banking y, una vez aceptada la operación por el cliente pagador o comprador, los movimientos de débito y crédito se producen inmediatamente. El DEBIN comenzó a operar con algunos bancos a principios de agosto y para mediados de septiembre completó su activación en todas las entidades.

Uno de los primeros bancos en implementar este sistema fue el Banco Itaú. Lionel Baragaño, gerente de Cash Management y Asset Based Finance de la entidad, comentó que la operación con este nuevo sistema es totalmente online y está disponible para los clientes las 24 horas del día y los 365 días del año. “Es una transferencia inversa, porque acá la genera el que cobra el dinero y no el que paga”, explicó.

El ejecutivo indicó que el banco tiene esta herramienta a disposición de todos los clientes pero que creen que, en una primera etapa, va a ser adoptada por un público joven, por la cercanía y la permeabilidad que tiene al uso de nuevas tecnologías.

Para utilizarlo, la persona que realiza la venta debe entrar a home banking y generar un pedido en el menú de DEBIN. Allí se le pedirá el CBU del cliente a quien se le quiere cobrar, el importe, un detalle del servicio y el plazo en el que puede ser aceptado. Por su parte, la otra persona recibe el pedido, revisa los detalles de la solicitud y ahí decide su aprobación. De esta manera, el monto requerido se debita del saldo total del cliente y se acredita de forma inmediata al vendedor.

Baragaño señaló que esperan que la operatoria de esta herramienta electrónica se extienda en los próximos meses. Cree que el punto de partida lo darán las empresas cuando empiecen a sumarse al DEBIN, ya que de esta manera van a movilizar a las personas físicas u otras empresas a utilizar este instrumento transaccional.

Una alternativa adicional que se lanzó recientemente es la Billetera de Rapipago. Este nuevo sistema permite que la persona pueda ir a un local de la empresa, cargar su cuenta y usarla para enviar dinero, recargar el celular o pagar impuestos. Con la aplicación en el dispositivo móvil y el registro del DNI, el usuario puede realizar distintas operaciones sin necesidad de abrir una cuenta bancaria.

Todas estas opciones se suman a los mecanismos que se habían puesto en marcha el año pasado para reducir el uso de dinero físico y el costo de las transacciones, como fue el caso de VALEpei, de Red Link.

Jorge Larravide, gerente comercial de la empresa, explicó que esta herramienta permite tener una billetera multibanco, es decir, vincular todas las tarjetas de débito de cualquier entidad con el objetivo de enviar o solicitar dinero a los contactos que uno tenga. “Además de ser segura, gratuita y con acreditación online, el principal atributo tiene que ver con la usabilidad, porque fue desarrollada con las características de diseño y uso como si fuese WhatsApp. Es algo absolutamente simple: ingreso a la aplicación, selecciono el contacto en la agenda de mi teléfono, pongo el importe, enviar y la otra persona recibe el dinero”, detalló.

El ejecutivo destacó que las billeteras electrónicas están orientas a personas físicas que realizan pagos por bajo monto. Hasta el momento, los números en promedio indican que los usuarios realizan operaciones cercanas a los mil pesos. Por su parte, el segmento del mercado con mayor recepción fue el de los más jóvenes, por la interacción que tienen con la tecnología. “Hay casos en donde los padres utilizan esta aplicación para comprar el regalo a la maestra o para pagar las expensas en edificios con pocos departamentos”, ejemplificó Larravide.

Una nueva generación de medios de pago

El lanzamiento de estas nuevas alternativas viene configurando un nuevo escenario en materia de pagos electrónicos, brindando facilidades a los consumidores a la hora de realizar sus transacciones, independientemente de los dispositivos que cada uno posea.

“Argentina estaba muy atrasada y esto viene a cambiar el mercado. Por ejemplo, en Paraguay hay 2 millones de estas cuentas electrónicas en una población de 7 millones de habitantes. Creemos que la tendencia hacia la utilización de estos nuevos medios es irreversible y el impulso ya está dado”, aseguró Coca, quien es optimista respecto al desarrollo del sistema financiero y espera la aparición de más servicios que favorezcan la inclusión en toda la Argentina.

“El país venía de una baja bancarización y en los últimos años esto evolucionó. En parte, el pago de sueldos y de planes sociales a través de cuentas bancarias cambió eso. Pero ahora necesitamos que la gente deje de utilizar el efectivo como medio principal de pago y empiece a volcarse a estas nuevas tecnologías. En la medida en que los bancos tengamos herramientas ágiles, sencillas y simples de utilizar, la gente va a empezar a adoptar fácilmente estos sistemas”, destacó Baragaño.

Desde la empresa de soluciones tecnológicas y servicios Team Quality, comentaron que en Latinoamérica se viene avanzando con varias iniciativas en distintos países. “En Europa y Estados Unidos están muy avanzados y se encuentran en instancias de acordar y dictar normas a los mecanismos de pagos instantáneos. Particularmente en Argentina, el BCRA está llevando adelante una política de modernización en el sistema de pagos y reguló varios aspectos para poner en marcha estas ideas”, puntualizó Patricia Megide, CEO de la compañía.

En la compañía consideran que estas medidas no sólo pretenden llegar a una gran parte de la población que en la actualidad se encuentra fuera del sistema, sino que también son un aporte importante para combatir el narcotráfico, el lavado del dinero y para tender a una formalización de la economía.

En la empresa vienen encontrando una buena recepción al desarrollo de nuevas tecnologías de medios de pagos. “En el último año hemos sumado clientes que van desde grandes bancos corporativos, grandes cadenas de retail que entran al negocio de emisión de tarjetas de crédito o nuevas compañías de procesamiento de medios de pago, ante la apertura de las franquicias internacionales para conseguir un procesamiento más atomizado”, indicó Megide.

Un futuro promisorio

Los especialistas consultados creen que las nuevas modalidades de pagos electrónicos van a viabilizar un número creciente de transacciones y seguirán apareciendo nuevas opciones para los consumidores.

“El año que viene nos encontraremos con nuevas alternativas de pago. Queremos que cada persona o empresa tenga no sólo una opción o dos, sino que cuente con una cantidad de opciones diferentes y que pueda elegir operar en función de lo que le guste o le resulte más cómodo, rápido y seguro”, señaló Larravide.

El ejecutivo añadió que una cuestión clave sobre la cual están dialogando con el BCRA es la de creación y aplicación de una clase de incentivo fiscal para que las personas que no están bancarizadas se sumen a estos nuevos mecanismos. “En algunos países se está apuntando a que si pagás de forma electrónica un impuesto podés recibir un descuento o una bonificación”, comentó.

Baragaño destacó que el trabajo de la autoridad monetaria está apuntando a generar cambios para favorecer el desarrollo de las transacciones electrónicas y que de esta manera van a crecer las herramientas que hoy están presentes en el mercado y, al mismo tiempo, aparecerán nuevas tecnologías que permitirán más desarrollo.

El objetivo es ir dejando atrás el uso del efectivo. “El transporte del dinero es muy costoso, no es práctico para la empresa que cobra en efectivo y es inseguro para el individuo que lo tiene en la billetera. El uso de estas tecnologías aumentará porque garantizan mayor inclusión financiera, mayor bancarización, disminución del uso del efectivo y generan mejores experiencias en los usuarios al momento de realizar las operaciones”, enfatizó el ejecutivo.

Por su parte, Néstor Sassano, director de Desarrollo Comercial de Team Quality, cree que el ritmo de crecimiento de las nuevas tecnologías aplicadas a los medios de pago se continuará dando, en gran medida, por la evolución que el sector tecnológico tenga y por la masificación de estos dispositivos en la población. Por su parte, destacó que todo esto dependerá de la aceptación cultural de incorporar nuevas prácticas en la forma que se realizan los pagos. “Según el segmento generacional que se seleccione, el avance que se observa es dispar, ya que, en general, son las personas más jóvenes las que incorporan más fácilmente las nuevas propuestas”, enfatizó el ejecutivo.

En la firma tienen expectativas muy positivas sobre los próximos años y creen que el crecimiento que se viene registrando se potenciará en el futuro, en parte por los replanteos de reglas de negocio. Esto posibilitará el arribo de nuevos participantes y generará un marco de competencia y nuevas ideas para empresas que basan su potencial en provisiones de soluciones y servicios para el sector.

Share Button