“Abordamos temas estructurales que estaban pendientes” Juan Curutchet

El respaldo electoral recibido en las últimas elecciones permite lo que el presidente ha denominado como un reformismo permanente, abordando algunos temas estructurales que hace muchos años estaban pendientes, empezando por el tema del financiamiento de las provincias, donde se les está devolviendo autonomía. Para garantizar la sustentabilidad de todo esto hay que cumplir a rajatabla el cronograma de reducción de déficit fiscal y, en ese sentido, las reformas tributaria y previsional son importantes para que todo el sistema tenga equilibrio. La reforma laboral también es valiosa. Es un mundo donde competimos con países como Brasil, Tailandia o Zimbabue y, por lo tanto, tenemos que tener regímenes y costos más o menos comparables, porque donde nos diferenciamos mucho se paga un costo y la inversión se va a otro lado.

Son todas cosas muy importantes que pueden discutirse a partir de que la macroeconomía se va consolidando y podemos entrar en reformas de segunda generación o en discusiones micro, que también se están dando en todos los sectores para mejorar la competitividad de cada sector.

Las reformas que se vienen planteando son las que de buena fe el equipo del presidente cree que se necesitan y que, además, pueden encontrar un consenso en la sociedad y en el arco político para salir de la Argentina pendular donde una mayoría ocasional establece unas reglas de juego y viene otra después y las cambia. El tema de que todo esto se haga en el marco de los consensos es enormemente valioso.

En lo que hace al sistema financiero, hay que tener presente que este año crecimos un 45% y un 20% en moneda constante. Y esto sucedió, en gran parte, porque hubo una definición de política pública y un contexto incluso normativo que habilitó la recuperación del crédito, como por ejemplo el hipotecario. Se han buscado productos para que la gente pueda acceder al crédito en mayor proporción.

La expectativa es que continúe el crecimiento del sistema que ya se vio este año, que haya un mayor nivel de competencia, que tengamos que reemplazar por volumen la caída de los márgenes financieros y que todo eso redunde en préstamos más accesibles y más generalizados en beneficio de la gente. Ya este año se produjo una auténtica revolución del crédito hipotecario y un aumento importante del préstamo automotor. Esto es mucha más gente pudiendo proyectarse, algo que va a continuar y que si hacemos las cosas bien, Argentina va a duplicar su sistema bancario en cerca de 5 años.

El desafío del sector va a ser, entonces, crecer y mantener niveles que le permitan apalancar ese crecimiento. Asimismo, hay importantes desafíos de calidad de atención, a partir de las novedades tecnológicas de la era digital, con la aparición de las fintech, que exigen lograr una velocidad y capacidad de resolución remota que muchas otras industrias ya poseen y que pretendemos que los bancos también tengan.

Hemos tenido dos años donde el objetivo número uno fue evitar una crisis que hubiera tenido un impacto social muy negativo y sentar las bases para un crecimiento que ya se produjo este año, donde el país va a crecer en el orden del 3% y donde también hay un consenso en que vamos a tener un crecimiento económico en 2018 y 2019.

Se está convergiendo hacia un sinceramiento de un montón de variables y es muy importante, al mismo tiempo que se ha recuperado la senda del crecimiento, con lo cual se puede constatar cómo se puede mejorar la situación fiscal, bajar la inflación y crecer al mismo tiempo. Es un círculo que empieza a ser virtuoso. Antes teníamos déficit, cepo, destrucción de empleo y estancamiento, así que el cambio ya es muy importante.

Share Button