“Todas estas reformas le dan más racionalidad a la economía y un mejor marco al inversor” Nerio Peitiado

Las reformas que ha impulsado el Gobierno, como la tributaria, la fiscal y la de financiamiento productivo, están en el sentido correcto. Claramente, el país no está en condiciones de reducir los impuestos fuertemente, porque el gasto público es muy rígido en la Argentina. Entonces, todas estas reformas le dan más racionalidad a la economía y un mejor marco al inversor. La realidad es que ni el país ni la sociedad quieren reducir ninguno de sus presupuestos: ni el de la educación, ni el de la salud. Lo que queda es generar reglas de juego e ir bajando gradualmente la carga impositiva pero que cada vez sean más los que pagan impuestos, así los que estamos en el sector formal podemos competir mejor.

En lo que refiere al sistema financiero, cerramos un año de crecimiento muy importante, tanto en depósitos como en préstamos, por encima de la inflación. La sorpresa grande es que fue el año de las hipotecas. Esto es una alegría porque uno siente que este tipo de préstamos son los que de alguna manera hacen crecer al país y son los que terminan repercutiendo en algunos sectores de la economía. En ese sentido, también hemos trabajado fuerte, desde el punto de vista de los préstamos a empresas, para crear créditos para los desarrolladores inmobiliarios, donde el banco ha puesto un foco muy fuerte.

Esperamos que el año que viene haya todavía más despegue. En 2018 el sistema tiene la oportunidad de crecer fuertemente y el banco de crecer por encima del sistema, tanto en préstamos como en depósitos. Tenemos algunas aperturas de sucursales que también hacen que, de a poco, sigamos ganando participación de mercado.

La suba de las tasas de interés por parte del Banco Central obligó a algunos bancos a replicarla en las tasas que cobran por sus créditos. Pese a esto, no vemos que haya una caída en la demanda, especialmente en los préstamos relacionados con el acceso a la vivienda. Para el año que viene, esperamos que, entre el Gobierno y el sector privado, encontremos formas de fondear a largo plazo las hipotecas. En el banco tenemos el plan de triplicar lo que hemos colocado este año, pero para eso necesitamos que haya una definición sobre qué instrumentos de fondeo podemos usar para esa expansión. Si nosotros prestamos en UVA a largo plazo, necesitamos fondeo en UVA a largo plazo.

Para 2018, el desafío para el sistema financiero es crecer mucho y acompañar este crecimiento con la digitalización de todos sus procesos, tanto de cara al cliente como en forma interna. La pregunta es cómo afrontar este crecimiento y al mismo tiempo correr la carrera de la exigencia. Nosotros estamos esperando que más adelante se reduzcan las tasas, lo que nos obligará a ser más eficientes. El sistema tiene que prepararse para ser muy eficiente y ágil para hacer frente a un escenario de baja de tasas y aumento del volumen.

Respecto a la economía en general, esperamos un impacto de las inversiones más concreto. Estamos viendo algunos sectores (como el de energía) que van a comenzar a expandirse. Esto tiene un importante efecto derrame sobre otros sectores, como el de transporte y el de construcción. Esperamos que la construcción privada siga siendo fuerte y también que el consumo vuelva a crecer, que era un poco lo que nos preocupaba.

Somos muy optimistas respecto al futuro. Ojalá que nos toquen muchos años de crecimiento por delante, aunque sabemos que no será a tasas altas sino que se dará en forma gradual.

Share Button