Sistema de la Reserva Federal de USA II

En el informe que se completa en esta edición se analiza en detalle la estructura, historia y funcionamiento de este importante organismo regulador, cuyas decisiones tienen un impacto que se extiende a lo largo de todo el globo.

El Sistema de la Reserva Federal se encarga de las funciones y responsabilidades del banco central de los Estados Unidos. Se trata de una organización de grado superior, con sede en Washington D. C., que coordina a 12 bancos regionales que poseen, a su vez, una red de 24 sucursales que supervisan a los bancos nacionales que operan en sus respectivas áreas de influencia. Cada entidad es autónoma y posee su propia estructura funcional y su consejo de administración.

Un rol protagónico dentro del sistema es desempeñado por la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal (Federal Reserve Board), una agencia gubernamental independiente integrada por 7 funcionarios llamados gobernadores que cumplen mandatos de 14 años. De entre estos 7 gobernadores, surge el presidente del organismo, designado para un mandato de 4 años por el Presidente de los Estados Unidos. Todos sus miembros se encuentran sujetos a la aprobación del Senado aunque pueden ser destituidos por la máxima autoridad ejecutiva.

La función de la Fed es supervisar el sistema financiero y definir la política monetaria a través de la fijación del porcentaje de efectivo mínimo que, como reserva legal, deben mantener los agentes bancarios y la determinación de la tasa de interés.

Algunas de sus decisiones se materializan en el Federal Open Market Committee (FOMC). Este se compone con los mencionados 7 gobernadores más otros 6 miembros elegidos entre los 12 presidentes de los bancos regionales que integran el sistema. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York es miembro permanente del FOMC, por lo que las 5 posiciones restantes rotan entre los presidentes de los otros 11 bancos regionales.

Estatutariamente, este comité debe reunirse cuatro veces por año, aunque en la práctica se duplica esa periodicidad. Las reuniones son secretas, por lo que las posibles conclusiones son objeto de especulaciones por los analistas que, por ejemplo, tratan de discernir si se ampliará o restringirá la oferta monetaria, con la consiguiente repercusión en la tasa de interés. Esa incertidumbre suele agravarse con las declaraciones de los presidentes de la junta y de los bancos regionales –haciendo éstos gala de su autonomía–, ya que han discrepado entre sí en varias oportunidades. Lo cierto es que un posible movimiento de un cuarto de punto de la tasa de interés no sólo desvela a Wall Street sino también a todo el mundo, ya que tal decisión tiene un impacto planetario.

Los 12 bancos regionales que integran el sistema son identificados por un número y una letra. Así, por ejemplo, el 2B es el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y el 12L, el Banco de la Reserva Federal de San Francisco. Estas siglas son utilizadas como identificación de la entidad de origen en diversos documentos, valores y referencias.

Estos 12 bancos regionales se encuentran ubicados en Boston (1A), Nueva York (2B), Filadelfia (3C), Cleveland (4D), Richmond (5E), Atlanta (6F), Chicago (7G), San Luis (8H), Minneapolis (9I), Kansas City (10J), Dallas (11K) y San Francisco (12L). Cada una de estas ciudades es el centro de un distrito que abarca a todos los bancos que operan en el mismo. Estos son copropietarios del banco que los supervisa, ya que han aportado para integrar su capital. Así, por ejemplo, Hawái, Guam, Samoa e Islas Marianas se encuentran supeditadas a San Francisco y Puerto Rico y las Islas Vírgenes, a Nueva York. Por su parte, Richmond sirve al distrito de Columbia (Washington D. C.). Un caso particular es el estado de Misuri, en el que se encuentran bancos pertenecientes a los distritos de Kansas City y San Luis.

La Reserva Federal cumple su responsabilidad como regulador de base mediante la elaboración de normas (regulation) que son identificadas por una letra. Por caso, la A dispone el encuadre normativo para los adelantos que otorga a las entidades, ya sea a corto o largo plazo, y la B prohíbe la discriminación en el otorgamiento de préstamos personales y establece las guías a seguir en la evaluación crediticia.

La cantidad de reglas ha llegado a superar las posibilidades que ofrece el abecedario, por lo que hay tipos de regulación que llevan dos letras como identificación, como la regulation DD, que asegura la transparencia en la información que debe brindarse a los depositantes e inversores.

En su faz operativa, la Fed gestiona la Federal Reserve Wire Network. Se trata de un sistema de comunicaciones que enlaza la Junta de Gobernadores, los 12 bancos regionales y sus 24 sucursales, el Departamento del Tesoro y otras agencias federales. Este sistema cumple las funciones de una cámara compensadora de alto valor que asegura certidumbre y rapidez a las transferencias y transacciones interbancarias que requieren un tratamiento especial. Por ejemplo, el Departamento del Tesoro hace un uso intensivo de este sistema para registrar la recaudación impositiva que perciben los bancos comerciales y otros agentes de retención. Además, recurre a él para efectivizar los pagos que realiza el gobierno federal.

Asimismo, las transacciones interbancarias minoristas son cursadas a través de las cámaras compensadoras electrónicas de bajo valor (ACH – Automated Clearing House), que son operadas por los bancos regionales en su mayor parte, salvo algunas que lo son por empresas privadas, como la de Nueva York.

La Fed también está presente, a través de sus representantes, en diversas agencias que integran el complejo entramado del sistema financiero estadounidense. Así, un miembro de la Junta de Gobernadores forma parte del Federal Financial Institutions Examination Council, creado en 1979 para uniformar los estándares que las distintas agencias de control utilizan para examinar la actividad de los bancos y de otras entidades financieras que se encuentran bajo el imperio de la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC).

Por otra parte, el presidente de la Junta está obligado a presentarse ante el Congreso en audiencias semianuales para informar sobre la política monetaria, financiera y el desarrollo económico, exponiendo la propuesta y los planes programados para el futuro.

A su vez, la Junta de Gobernadores, al menos trimestralmente, recibe a los representantes de los 12 bancos que se integran en el llamado Federal Advisory Council. Las reuniones sirven para que estos presenten sus recomendaciones sobre temas relacionados con la banca. Más allá de la formalidad, tal representación carece del poder ejecutivo suficiente para lograr su aceptación.

Es evidente que las particularidades mencionadas y su influencia planetaria distinguen al Sistema de la Reserva Federal del resto de sus pares. Estos tratan de encontrar, con suerte diversa, un punto de equilibrio entre una dependencia a la orientación que impone el mercado y la sumisión a los intereses políticos de turno. Es que resulta extremadamente difícil competir con una estructura de análisis sustentada en exhaustivas estadísticas, observaciones y estudios profesionales que cuenta, además, con más de un siglo de historia durante el cual ha sabido sobrellevar airosamente crisis bancarias y financieras que han estremecido al mundo.

Este artículo fue elaborado por Consultores Bancarios Asociados.

Share Button