Aceleración de las criptomonedas durante la pandemia

Ante las dudas que generan las inversiones tradicionales en un contexto de incertidumbre, se afianza la comercialización de criptodivisas.

La crisis desatada por la pandemia de COVID-19 golpeó a la economía global: entre el 9 y el 12 de marzo, Wall Street reportó una caída de 500.000 millones de dólares. Como consecuencia, se aceleró la inversión en criptomonedas como una alternativa a las acciones, los bonos y los fondos de inversión.

Sin embargo, también las criptomonedas sufrieron una caída. Sucedió el 12 de marzo, día en el que el bitcoin (BTC), la principal cripto, perdió el 50% de su valor y tocó un piso de 3.800 dólares, luego de haber llegado a 10.200 dólares en febrero. Otras criptomonedas como ether (ETH) y ripple (XRP), la segunda y la tercera más importantes por su capitalización, también se vieron afectadas: ETH cedió un 29% y XRP perdió un 22%. Pero se recuperaron y a fin de mayo, por ejemplo, BTC cotizaba a 9.000 dólares.

¿Cómo se revalorizaron en poco tiempo?

Aunque las criptomonedas no están exentas de la volatilidad, su valor se conserva más estable y constituyen una opción atractiva en escenarios de incertidumbre como este.

Uno de los motivos de su rápida recuperación es que en mayo se produjo un nuevo halvingSe trata de un evento programado que sucede cada cuatro años, en el que la cantidad de bitcoins que se da como recompensa a los mineros se reduce a la mitad.

Matías Bari, CEO de Satoshi Tango, broker que tiene a disposición BTC, Bitcoin Cash, ETH y Litecoin, reflexionó: “En cada oleada de aumento del precio se produce un círculo vicioso. Pero cuando termina esa burbuja queda más gente en el circuito de la que se retira. Esto se debe al valor genuino de las cripto, independientemente de su cotización”.

Crecimiento inusitado en la cuarentena

En la cuarentena por el coronavirus, este tipo de finanzas cobraron protagonismo no sólo como alternativa de inversión, sino también en las transacciones diarias para evitar el uso de dinero físico.

De acuerdo a la ONG Bitcoin Argentina, las transacciones se triplicaron en marzo con respecto a enero de este año. Según la consultora McKinsey, las perspectivas de desarrollo del sector eran del 6% para 2020, pero ahora se prevé un 10% de crecimiento anual. Mientras tanto, un informe de la compañía proveedora de blockchain TokenInsight aseguró que en el primer trimestre de 2020 el volumen de negocios superó un 314% la media del mismo trimestre de 2019.

A nivel local, este ecosistema es uno de los más desarrollados en la región. Cuenta con 55 empresas y creció un 10% de 2018 a 2019, según los resultados de la Latin American Bitcoin & Blockchain Conference (LaBITconf). Y ya se estima que la comunidad nacional de usuarios de BTC supera los 400.000.

Por su parte, Manuel Beaudroit, emprendedor cripto y cofundador de Bitex, plataforma de compraventa de BTC, comentó sobre el volumen total: “Se calcula que a nivel mundial forman parte sólo 100 millones de personas. El impacto que puede llegar a tener la variación en la cotización de las cripto es todavía insignificante, pese a su potencial”, aseguró.

Cómo entrar y salir del mercado

La forma más sencilla de comprar cripto es a través de brokers. Además de Ripio, SatoshiTango y Bitex, en la Argentina existen otros como Bitso, BuenBit y Buda, por nombrar algunos. Todos funcionan como billeteras digitales.

Para acceder hay que registrarse y brindar ciertos datos personales. Una vez verificada la información se debe cargar dinero a la cuenta. Esto puede hacerse mediante transferencia bancaria o efectivo en locales de cobro de servicios como RapiPago o PagoFácil.

Si el objetivo es desprenderse de las criptomonedas y canjearlas por dinero convencional, es necesario venderlas. Los pasos para la venta son similares a los de la compra. Se hace una oferta, indicando la cantidad de unidades a vender o una suma equivalente en pesos. La transacción se concreta al aceptar su cotización.

En tanto, Juan José Méndez, director de Marca del exchange Ripio, que ofrece BTC y ETH, afirmó que vender cripto es más sencillo de lo que se imagina. “Toma unos minutos y se abona sólo el costo de la comisión por la transacción, no hay gastos de mantenimiento de cuenta”, manifestó.

A la hora de saber cuál es el momento ideal para retirarse, Bari alegó: “No hay una fórmula mágica en el trading. Hay que vender cuando el valor del activo le cierre al usuario”.

Share Button