Aceleración en medios de pago

Por Alejandro Tfeli

Managing director y socio de Boston Consulting Group (BCG)

La crisis de COVID-19 ha remodelado, en parte, la forma en la que los consumidores y las empresas realizan transacciones, fundamentalmente porque impulsó la tendencia de pagos sin contacto. Además, la creciente adopción de billeteras digitales y el uso más generalizado de la automatización de pagos entre empresas modificará las perspectivas de la industria a medio plazo.

La pandemia aceleró cambios en la industria de pagos que hubiesen tardado varios años en materializarse. Lo que supone una oportunidad para que las empresas del sector más talentosas superen a la competencia, ganen escala y generen impacto en el cliente.

Perspectivas del mercado global

Dada la incertidumbre que rodea a la pandemia que aún se desarrolla, nuestras estimaciones para la industria de pagos incluyen tres escenarios de crecimiento de ingresos basados en el desarrollo del PIB mundial.

En un escenario de recuperación rápida, estimamos que el grupo de ingresos de pagos globales se expandirá de 1,5 billones de dólares en 2019 a 1,8 billones de dólares en 2024, a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 4,4%. Aunque sólido, este CAGR es mucho más bajo que el crecimiento anual de ingresos del 7,3% que la industria disfrutó de 2014 a 2019.

En un escenario de recuperación lenta, el grupo de ingresos globales alcanzaría 1,7 billones de dólares para 2024, a un CAGR del 2,7%.

Y en un escenario de impacto más profundo, el grupo de ingresos crecería sólo a una tasa compuesta anual moderada de 1,1%.

Sin embargo, la segunda mitad de la década parece considerablemente más auspiciosa, impulsada por la expansión económica, los avances en las infraestructuras de pagos, el crecimiento del comercio electrónico y una mayor inclusión financiera.

De 2024 a 2029, los ingresos por pagos globales deberían aumentar entre un 4,4% y un 5,6% anual (según el escenario), aproximadamente 1,5 veces más rápido que el crecimiento de los ingresos bancarios en general. Para 2029, el pool de ingresos podría aumentar entre 1,9 billones de dólares y 2,4 billones de dólares, dependiendo del alcance de la recuperación económica.

Perspectivas para Latinoamérica

En el caso de América Latina, de 2019 a 2024 los ingresos por pagos podrían crecer hasta un 4,9% anual, una tasa que es sólo superada por la región de Asia-Pacífico. La innovación en el comercio electrónico y los esfuerzos para promover mayor inclusión financiera son los principales impulsores de este crecimiento.

Las billeteras digitales se están convirtiendo en una fuerza considerable en todo el continente. Asimismo empieza a emerger una tendencia de jugadores panregionales en Latinoamérica (por ejemplo, Mercado Pago y RappiPay). Mercado Pago con presencia relevante en ocho países sigue desarrollando planes de crecimiento agresivos por país, como por ejemplo la campaña comercial en Chile.

Hasta la fecha estos jugadores panregionales, se han centrado en un conjunto de funcionalidades verticales, como la entrega de alimentos y el comercio electrónico, pero iniciativas bancarias regionales como el sistema de pagos instantáneos PIX, desarrollado por el Banco Central de Brasil, o la nueva plataforma para pagos electrónicos Modo, de un consorcio de bancos argentinos, podrían abrir nuevas oportunidades y mayor competencia. En este entorno de innovación se destacan iniciativas, tanto por parte de entidades bancarias como por parte de gigantes tecnológicos (por ejemplo, WhatsApp Pay en Brasil).

Negocio de adquirencia

En cuanto al negocio de adquirencia, Sudamérica está transitando un cambio de modelo hacia adquirentes multimarca, fomentando competencia y generando ingreso de terceros. Esto comenzó en Brasil en 2010, se extendió a Argentina y Chile (donde hace poco se puso en marcha un modelo de cuatro partes competitivo) y se espera que continúe en Perú y Colombia. Hay varios ejemplos de ingreso de jugadores agregadores como Naranja X y Todo Pago en Argentina, Izipay y VendeMás en Perú, o CompreAqui en Chile. Un mercado más competitivo podría desafiar el dominio de algunos jugadores y conducir a una mayor actividad de fusiones y adquisiciones.

A corto plazo, los emisores y adquirientes en la mayoría de los mercados enfrentan probabilidad de morosidad y contracargos a medida que se ven las consecuencias financieras de la pandemia. En este contexto, para atraer a los clientes a las tiendas físicas será necesario experimentar y aprender a encontrar las mejores formas de llegar online y diseñar mejores promociones.

También es probable que la crisis de COVID-19 acelere la digitalización de transacciones de pago mayoristas, un conjunto de servicios que incluye pagos domésticos y cross-border, administración de efectivo, financiamiento comercial y soluciones de capital de trabajo. La naturaleza crítica de estas actividades para las corporaciones y la experiencia requerida para apoyarlas impulsarán el crecimiento de los ingresos en la mayoría de los mercados principales.

Al centrarse en algunas acciones a corto plazo, los bancos y los proveedores de pagos mayoristas tienen la oportunidad de fortalecer las relaciones, lo que puede generarles dividendos a largo plazo. Estas acciones incluyen convertirse en un socio proactivo en la gestión de crisis, colaborar para lograr velocidad y escala, proporcionar soluciones para transacciones mayoristas y mejorar las capacidades de gestión de riesgos.

Ganar el futuro

El panorama de pagos es un espacio vibrante poblado por diversas instituciones. Desde las grandes tecnológicas hasta las fintechs, desde los emisores hasta los procesadores, desde los proveedores de servicios completos hasta los jugadores de nicho, todos los competidores en este ecosistema en rápida evolución enfrentan sus propios desafíos. Sin embargo, cinco imperativos generales los unen:

• reequilibrar la cartera de productos y clientes;

• perseguir fusiones y adquisiciones estratégicas, asociaciones y oportunidades en ecosistemas;

• convertirse en una organización basada en datos;

• reforzar la gestión de riesgos;

• acelerar la transformación digital;

Las crisis obligan a menudo a las empresas a repensar cómo hacer negocios y la actual de la pandemia no es diferente. Los líderes en la industria de pagos deben estar atentos a las oportunidades que puedan surgir en el mercado, y realizar movimientos audaces que les sirvan para asegurar la continuidad y prosperidad de su negocio a largo plazo.