Aumento de las ciberestafas durante la cuarentena

La cuarentena hizo aumentar el pago de servicios y las operaciones financieras por canales digitales. Un ambiente propicio para las ciberestafas.

 

Según la empresa de ciberseguridad Kaspersky durante marzo los ataques a dispositivos móviles crecieron un 20% en Argentina. Eso va de la mano del aumento en el trabajo remoto y el acceso a operaciones bancarias por canales digitales.

Entre las amenazas frecuentes están los mensajes maliciosos que se envían por WhatsApp que impulsan a las víctimas a descargar aplicaciones ilegítimas.

También hay un troyano bancario que solicita dinero a cambio de información sobre personas cercanas infectadas por COVID-19. Pero en lugar de eso, los datos de la tarjeta de crédito son entregados a ciberdelincuentes.

Las estafas están a la orden del día y, como muchas personas no están habituadas a manejarse con la tecnología, se convirtieron en los objetivos más sensibles.

Falsas instituciones de caridad que piden donaciones, proveedores de servicios que solicitan la validación de pagos, o una entidad de gobierno que verifica datos personales son algunos de los engaños más extendidos.

 

Alertas informáticas

Una de las instituciones financieras que alertó sobre esta tendencia fue Santander. En un comunicado advirtieron que aumentó la cantidad de mensajes virales que ofrecen subsidios estatales para trabajadores desocupados o informales y solicitudes de datos bancarios.

“Se trata de mensajes diseñados para engañar a los usuarios, obtener sus datos, usurpar identidades e, incluso, hackear sus cuentas bancarias”, señala el comunicado.

Para Luciano Meléndez, business development manager security de Logicalis Argentina, explicó: “También aparecieron algunas aplicaciones que dicen evaluar los síntomas del coronavirus y en realidad buscan monitorear las acciones del celular”.

Salvador Calogero, country manager de 4Finance Argentina, afirmó que además del incremento de los casos de phishing o emails tratando de conseguir información de los usuarios, se detectaron fraudes vinculados a las billeteras digitales.

“Estamos viendo casos de personas que se hacen pasar por otras y gente que pide un préstamo y después desaparece”, explicó.

Por el contrario, Ronald Uthurralt, director de Prevención de Fraude de Mercado Pago comentó: “No vemos actualmente un problema concreto y real en el robo de datos o hackeo, pero sí hacemos fuerte hincapié en la comunicación hacia nuestros usuarios para que refuercen la seguridad de su cuenta a través de consejos y recomendaciones”.

Y enfatizó: “Nunca hay que proporcionar nuestras contraseñas, códigos de acceso ni claves de tarjetas a nadie. Desde Mercado Pago nunca los vamos a contactar para pedirles esos datos”.

 

Cómo protegerse

Para Luciano Meléndez el mejor mecanismo de defensa es el control. A la necesidad de implementar controles cruzados y complementarios, se suma la importancia de educar tanto a usuarios, como a empleados y clientes. Otra de las recomendaciones es tener siempre un respaldo de la información.

“El resguardo de información es clave porque muchos de los ataques tienen que ver con el cifrado de la información para pedir algún rescate. Si la empresa tiene los datos correctamente resguardados, y los puede tener disponibles inmediatamente, de alguna manera se está cubriendo de los ataques”, afirmó Meléndez.

En línea con su colega, Calogero agregó que no han cambiado sus sistemas por el coronavirus porque ya eran lo suficientemente seguros, pero implementaron una validación adicional de preguntas de seguridad.

A su turno, Uthurralt detalló que “la clave pasa avisar a los usuarios para que estén atentos a pedidos de información que son falsos. Los sistemas son lo suficientemente robustos para no tener problemas de seguridad. De todos modos tenemos que estar atentos para no caer en trampas de suplantación de identidad”.

Share Button