Banco Patagonia

Celina Lesta, responsable de RSE.

Este banco busca trabajar sobre las expectativas de los grupos de interés de la entidad y dar respuestas desde el negocio. Esa es, para ellos, la principal responsabilidad, tanto con los propios empleados como con los accionistas, proveedores, clientes y la sociedad. Se trata de un trabajo integral de todas las áreas en el que incluyen programas de inversión social, con líneas definidas de los ámbitos en los que buscan enfocarse: educación, cultura, emprendimientos y desarrollo local y medioambiente.

En cuanto a las líneas de acción, educación también se subdivide: educación financiera, en la que se trabaja con niños, empezando a introducir la temática entre los más jóvenes; planificación económica; y capacitación en banca electrónica, llamada Un click de Confianza, dedicada a adultos mayores. A través de esta última iniciativa, la entidad se acerca a los mayores de 60 años para promover el uso de herramientas digitales. Los participantes incluso pueden ganar tablets. También hay programas de apoyo, con un sistema de becas y el programa de universidades, con 16 casas de estudio en las que es agente financiero. En este ámbito, buscan brindar apoyo a los estudiantes, con acompañamiento a congresos y eventos deportivos y culturales, y contribuir al desarrollo del espíritu emprendedor y al mérito académico.

El eje de cultura está desarrollado a través del sistema de mecenazgo, sobre todo en coordinación con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Aquí cuentan con programas orientados a proteger el patrimonio cultural y proyectos más relacionados con el acceso a la cultura, acompañando espectáculos o ferias. En tanto, en lo que refiere a emprendimientos y desarrollo local, tiene proyectos rurales y apoyo a economías regionales, con capacitaciones o incentivos financieros.

Uno de los programas que, según Lesta, resume mucho el espíritu de estas acciones es un trabajo que se realiza para desarrollar el espíritu emprendedor con innovación tecnológica en finanzas. Con esta iniciativa, reciben proyectos de aplicaciones para una mayor accesibilidad al banco, para que la gente pueda hacer ciertos trámites y evitar ir a las sucursales: “El objetivo es ejercitar la cultura de innovar y de emprender. Para este programa, los interesados viajan tres días a Buenos Aires para tomar clases intensivas en las que aprenden cuál es la mejor forma para armar un emprendimiento y cómo presentarlo ante empresas e inversores”.

“La mayor parte de nuestros proyectos los llevamos adelante con organizaciones de la sociedad civil o con algún especialista, por ejemplo Foro 21, que es una consultora”, explicó Lesta. “También trabajamos mucho en la articulación con el Estado, sobre todo en la provincia de Río Negro”, agregó.

La ejecutiva destacó que en este ámbito la articulación es fundamental, aunque a veces genere obstáculos: “A veces es más fácil y expeditivo hacer algo por cuenta propia, ya que hay menos gente involucrada en la toma de decisiones, pero el impacto que uno logra cuando trabaja en articulación es mucho mayor”.

Lesta puntualizó que una dificultad que aparece cuando se trabaja con ONG es que hay mucha disparidad entre las entidades: “Hay algunas grandes que tienen camino andado en evaluación, medición y cosas a tener en cuenta y otras que no lo tienen tan desarrollado. Entonces, se requiere un involucramiento muy grande de nuestra parte para que el programa pueda salir lo mejor posible y podamos saber el impacto que estamos generando”.

“Lo importante es que el banco siempre busca no ser considerado un mero donante, sino ser un actor que está involucrado en los procesos. El objetivo es concentrar los esfuerzos para que den los mejores resultados posibles”, subrayó la ejecutiva.

“Para lograrlo, es importante mantener una continuidad. El impacto se genera cuando uno va trabajando en la misma dirección. En el momento en que nos desenfocamos es difícil cumplirlo”, añadió.

Share Button