Bancos ya validan on-line identidad y vigencia de DNI

¿Cómo funciona el nuevo sistema?

Lejos quedaron los tiempos en los que para abrir una cuenta bancaria había que ir a una sucursal, llevar el DNI, lapicera y mucha paciencia. Los cambios tecnológicos están revolucionando al sistema financiero, generando innovaciones a una velocidad sin precedentes. En los últimos meses son varias las entidades que salieron al mercado ofreciendo nuevas soluciones que permiten acceder a una cuenta bancaria de una manera tan sencilla como sacándose una selfie.

Esto es posible gracias a un convenio único de confrontación de datos personales emitido por el Registro Nacional de las Personas (RENAPER) en septiembre del año pasado al cual pueden suscribirse tanto entidades públicas como privadas y que permite verificar la autenticación y vigencia del DNI así como también validar la identidad mediante datos biométricos. Si bien el convenio no es exclusivo para entidades bancarias, la banca es el sector que ha mostrado mayor interés al respecto.

Según Flavio Brocca, director general de Tecnología de la Información del RENAPER: “Se trata de un convenio único que permite a aquellos organismos que los suscriban confrontar los datos contra nuestra base haciendo uso de la tecnología que venimos desarrollando. Dentro del convenio, proporcionamos tres servicios: por un lado, está la validación del DNI para saber si es auténtico. Este el que más se usa, con un promedio de entre 1 millón y 1,2 millones de transacciones por día, siendo en un 90% consultas de la administración pública. Después están la verificación de identidad por rostro y por huella digital”.

El especialista puntualizó que en el caso de la validación del DNI la API (application programming interface) recibe el número de DNI y el sexo y utiliza el número de trámite y fecha de emisión para comprobar su autenticidad. Por el lado de las huellas digitales utiliza adicionalmente dos imágenes dactilares y en el caso del reconocimiento facial hace uso de una foto de frente del titular para validar su identidad.

“De acuerdo a la foto proporcionada, se la compara con la del DNI y da un porcentaje de matching de entre 0 y 100%, a partir del cual queda validado el reconocimiento. Sin embargo algo que queda fuera del convenio y de los servicios que proporcionamos es la prueba de vida, que está en manos del cliente. Es decir, verificar que no se trate de una foto vieja mediante recolección de datos en el momento de la transacción” aclaró Brocca.

Según el funcionario, estos procesos de validación y verificación de identidad colocan a la Argentina a la par de otros países del mundo en la materia, y cumple a su vez con estándares internacionales de seguridad para garantizar la protección de los datos frente a posibles ataques de ciberdelincuentes.

Brocca agregó: “Otro aspecto muy importante del convenio es que la persona a la que se le van a validar sus datos personales tiene que prestar su consentimiento para que puedan utilizarse estos servicios. Esa es la forma de proteger los datos del ciudadano ya que se maneja información sensible a la que no se puede acceder sin que el ciudadano lo sepa y dé su permiso”.

De acuerdo al representante del RENAPER, a la fecha llevan formalizados convenios con 23 entidades y existen otras 100 más que están en etapa de prueba para poder utilizarlos. “Las entidades financieras son las más interesadas en adoptarlos. En su mayoría se trata de bancos pero estamos viendo cada vez más casos de compañías de tarjetas de crédito y también de valores”, añadió.

De esta manera, la colaboración entre el organismo público y el sector financiero contribuye a impulsar la utilización de tecnologías para avanzar hacia una mayor inclusión financiera mediante la eliminación de barreras de acceso para la población.

La experiencia de las entidades

Una de las entidades que más viene apostando a las nuevas tecnologías es el Banco Galicia. Pablo Gutiérrez Oyhanarte, gerente de Galicia Move, el banco digital de la entidad, señaló: “En 2016 empezamos a trabajar con el RENAPER y en el 2017 lanzamos Move. Desde entonces el proceso de alta es supersimple y rápido para el cliente pero por detrás tiene unos procesos robustos de validación de identidad con los cuales nosotros matcheamos la selfie que se saca la persona con la foto del documento, con la información que cargó y con la información que nos envía el RENAPER y, si todo coincide, procedemos con el alta del usuario”.

El proceso en total consta de cuatro etapas donde se cargan los datos personales, datos relativos a los estudios en curso (en caso de que el cliente sea estudiante), se saca una selfie y una foto al documento. “En los últimos años fuimos trabajado para facilitar el proceso de sacar la selfie mejorando los tutoriales y los mensajes del aplicativo. Por ejemplo, el aplicativo detecta cuales son los errores más comunes al momento de sacarse la selfie y le notifica automáticamente al usuario si lo está haciendo de forma incorrecta para que pueda hacerlo nuevamente y no tenga que llegar al final del proceso para darse cuenta. En total, darse de alta no tarda más de cinco minutos”, destacó el ejecutivo.

Actualmente, el alta digital permite acceder a una tarjeta de débito, una caja de ahorro en pesos y una en dólares. También da acceso a los canales digitales como el home banking y la aplicación de banca móvil, que a su vez cuenta con una serie de funcionalidades como opciones para invertir, calificar a un préstamo o llevar el control de las finanzas mediante una herramienta de análisis de gastos. Desde la entidad también informaron que esperan en los próximos meses ampliar la gama de productos que puedan adquirirse en forma 100% digital, añadiendo al momento del alta una tarjeta de crédito en caso de calificar.

“Por ahora venimos con una muy buena adopción, sobre todo en el público joven. El 85% de nuestros clientes tiene menos de 35 años, así que claramente hay una necesidad a cubrir en ese segmento etario que está acostumbrado a usar soluciones tecnológicas a diario en varios ámbitos de su vida y que prefiere evitar hacer el proceso formal del papeleo, llenar formularios y tener que esperar para usar los servicios. También tenemos en claro que estos servicios no se limitan solamente a este segmento, sino a cualquier cliente que valore este tipo de productos 100% digitales y tenga una veta un poquito más tecnológica”, explicó Gutiérrez Oyhanarte.

La seguridad es otros de los aspectos claves a tener en cuenta y al que los bancos prestan mucha atención: “Cualquier tipo de innovación abre una ventana de oportunidades para los ciberdelitos, con lo cual hay que ser supercuidadosos antes de salir al mercado. Se realizan un gran número de pruebas para poder reducir al máximo posible el riesgo y la vulnerabilidad. Nosotros estamos muy apalancados en la capacidad de los servicios que tiene el banco, que posee un departamento de seguridad informática que es cada vez más grande y que está constantemente actualizándose para poder proteger de estos ataques”.

Hacia la identidad digital

“Nuestra visión es ir hacia a la identidad digital. Ese es el camino a seguir. Que cada uno pueda tener una identidad digital y poder validar parte de la identidad con un dispositivo, ya sea DNI con chip o un dispositivo móvil. Existen varios países del mundo que están avanzando mucho en la materia y que nos sirven de ejemplo. En el aspecto de tecnología estamos mirando mucho el caso de Estonia. No es la idea replicarlo porque tiene muchos aspectos que lo diferencian de nuestro país, pero en otros, es un caso modelo. Desde el punto de vista de volumen tenemos a India también y otro país que ha avanzado mucho en cuanto a identidad digital es Singapur”, explicó Brocca.

El caso de Estonia es uno de los más comentados en materia tecnológica. En el pequeño país europeo el 98% de la población tiene su ID digital, y puede realizar a distancia una infinidad de trámites que van desde chequear registros médicos, crear una empresa en un día, votar por Internet y hasta verificar las notas de sus hijos en el colegio. En lo que hace al uso de servicios financieros, en su mayoría se realiza en forma online.

Gutiérrez Oyhanarte se mostró entusiasmado de cara al futuro: “A medida que la oferta va mejorando, no solamente en el mundo financiero sino también en otras industrias, se va levantando la vara de las expectativas de los clientes. Si una persona está acostumbrada a ver una película online, pedir un transporte desde el celular u ordenar comida desde una app, eso levanta las varas con las que miden el resto de los servicios. Yo creo que en 2019 y 2020 vamos a ver nuevos players, nuevas herramientas, nuevas soluciones en el mundo financiero, como los pagos con QR y las tarjetas contactless, que es algo en lo que estamos trabajando. Se vienen años muy movidos y muy divertidos y con un montón de oportunidades en términos de la digitalización por procesos”.

Share Button