Buen comienzo del año para la venta de vehículos 0 km

Un panorama inesperado tras la devaluación

autos

Contra todos los pronósticos, la cantidad de patentamientos registró en mayo el cuarto incremento interanual consecutivo. En los primeros 5 meses del 2016 aumentó un 8,7% con respecto al mismo período del año pasado. Protagonistas del mercado analizaron los motivos de este crecimiento y las perspectivas que vislumbran para lo que resta del año.

A pesar del encarecimiento de los vehículos, producto de la fuerte devaluación de finales del año pasado, el mercado automotor cerró mayo con un total acumulado de 281.908 automóviles patentados en lo que va del 2016, según datos suministrados por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). Esta cifra representa, contra todas las expectativas de finales del año anterior, un crecimiento del 8,7% con respecto al mismo período del 2015.

Entre los motivos que señalan los especialistas para explicar este incremento de las ventas, se encuentran las agresivas campañas de precios por parte de las terminales, el crecimiento en la participación de los planes de ahorro, la concreción de compras postergadas por parte de segmentos medios y altos de la población frente a la eliminación de impuestos internos y una mayor oferta de vehículos ante la apertura de las importaciones.

Respecto al primer punto, el gerente comercial del Grupo Dietrich, Martín Gamondés, destacó que las campañas comerciales por parte de las automotrices lograron compensar en buena medida la pérdida de poder adquisitivo producto de la devaluación: “Si bien los autos aumentaron sobre el precio sugerido al público, las campañas de incentivo táctico que ponen las terminales sobre los productos hacen que el efecto de bolsillo percibido por el cliente no sea tan grande como el efecto que provocó el tipo de cambio. Porcentualmente, el precio que el cliente paga no es tan mayor”.

Según el directivo, a la estrategia comercial por parte de las automotrices también se le sumó la reducción en los márgenes comerciales por parte de los concesionarios para sostener los niveles de venta.

Esta política se vio favorecida, entre otras cuestiones, por una amplia disponibilidad de vehículos de origen brasileño enviados a nuestro país a precios más baratos frente a la crisis del país vecino. Esto generó que en muchas ocasiones fuera más conveniente en términos económicos adquirir un 0 km que un usado.

Desde Peugeot Argentina, su gerente de Comunicación, Julián Tello, amplió este punto: “Si bien existió una devaluación importante a finales del año pasado y comienzos del actual, que en nuestra industria representa un impacto sobre los precios, también encontramos en este nuevo contexto mayor variedad en la oferta por parte de las terminales. Una prueba de ello, en nuestro caso, es el lanzamiento del Peugeot 2008, un vehículo que tenía originalmente planificada su salida durante el primer trimestre de 2015 y tuvo que ser pospuesto a 2016 para garantizar volúmenes acordes a la demanda del mercado, considerando su origen brasileño y las restricciones a la importación que existían el año pasado. Por otro lado, la caída del mercado brasileño genera una mayor disponibilidad de vehículos para la venta en la región, con la consecuente aparición de promociones”.

Otro de los factores que traccionó la demanda en los últimos meses fue la mayor participación de los planes de ahorro y la financiación en la compra de vehículos. “Todo lo que son el impulso y la comunicación de los planes de ahorro viene teniendo un impacto considerable sobre el nivel de suscripción y, como consecuencia, la adjudicación. Hay que tener en cuenta que hoy la indexación de los autos es más baja que la inflación. En términos financieros, un plan de ahorro conviene. Y después están los subsidios en las tasas de financiación. Hay terminales que subsidian con algunos quebrantos las tasas de interés de los créditos para la compra de un automotor”, puntualizó Gamondés.

Tello coincidió en la importancia que poseen los planes de ahorro y el acceso al financiamiento en su entidad, representando un tercio del total de ventas: “Actualmente, nos encontramos invirtiendo en la comunicación de nuestros lanzamientos y en campañas tácticas, donde ofrecemos planes de financiación muy atractivos, con alternativas que parten de tasas de interés desde el 0% hasta un dígito, dependiendo del producto”.

El tercer aspecto que influyó positivamente en el número de patentamientos fue la participación de segmentos medios y altos de la población que pudieron concretar compras postergadas debido a las restricciones a las importaciones y la fuerte carga impositiva sobre algunos vehículos. “La disminución, o eliminación en la gran mayoría de los casos, del impuesto interno y la apertura de lo que eran las restricciones a las importaciones hizo que un segmento de público muy grande que venía con compras postergadas se lance al mercado a renovar sus productos. Hay que considerar que en algunos casos había unidades que tenían hasta 500 mil pesos de impuestos internos y que ahora no los tienen”, explicó Gamondés.

Esto último explica una creciente participación de mercado de marcas como BMW, Honda y Jeep, que registraron fuertes incrementos interanuales. Sin embargo, la marca que registró mayor crecimiento en su market share fue Toyota.

“Nuestro crecimiento viene siendo paulatino en los últimos años. En 2015 tuvimos un récord de ventas, de 65 mil unidades, y este año pensamos superarlo. Esto se da a partir de la incorporación de nuevos modelos y de poder adaptar los productos a las necesidades de los clientes”, señaló Daniel Afione, gerente general de Asuntos Corporativos de la compañía japonesa.

Según datos suministrados por ACARA, el ranking de participación de mercado lo encabeza Volkswagen, seguido por Chevrolet, Ford, Toyota y Renault.

Apoyo estatal

Si bien las ventas de 0 km se vienen incrementando, la producción local de vehículos ha caído en esta primera parte del año. En marzo, por ejemplo, mermó en un 8,4% en relación con el mismo mes del año pasado. Para revertir esta tendencia, que tiene un impacto en un tema altamente sensible como el nivel de empleo, en las últimas semanas los dos principales bancos oficiales vienen poniendo en marcha planes de financiamiento a tasas preferenciales destinados a la compra de automotores de origen nacional. Esto brindará un impulso adicional a la evolución de las ventas.

En el caso del Banco Provincia, se pueden tomar créditos de hasta 300 mil pesos con una tasa fija del 25% anual y a un plazo máximo de 3 años para la compra de vehículos de Volkswagen, Ford y Fiat. Al cierre de esta edición, se estaba por sumar el Banco Nación, con préstamos de hasta 450 mil pesos a una tasa fija del 25% anual y a un plazo máximo de 4 años para la compra de vehículos de esas tres terminales, a las que se sumaría Toyota.

“Todo tipo de iniciativa promovida desde el Estado y medidas de estas características son absolutamente alentadoras. Siempre que el gobierno ha generado algún tipo de acción para incentivar la compra de autos, el mercado ha reaccionado. Esa es la buena noticia”, enfatizó Gamondés.

Un desempeño difícil de mantener

Si bien los datos hasta mayo son alentadores, los distintos entrevistados se mostraron prudentes a la hora de vaticinar un crecimiento comparativo en el total anual de patentamientos respecto al 2015.

Gamondés, de Dietrich, indicó que “este aumento en el volumen de ventas no creo que se mantenga durante el 2016. Posiblemente, el volumen total sea similar al del 2015. A fines del año anterior presupuestamos, para 2016, una industria de entre 580 mil y 620 mil patentamientos y va a estar más cerca de 620 mil, teniendo en cuenta que en 2015 fue de 644 mil”.

Desde Toyota proyectan un volumen de ventas similar o levemente superior a lo que fue el año pasado, aunque poseen perspectivas favorables en cuanto a su posicionamiento en el mercado.

Tello, de Peugeot, coincidió con el resto de los especialistas: “Probablemente este año sea mejor que el que esperábamos a fines del año pasado. Sabíamos que habría ajustes en la economía luego de las elecciones, pero habíamos estimado un mayor impacto a corto plazo. Más allá de los vaivenes, tenemos expectativas positivas. Creemos que el sector automotor no mostrará en 2016 grandes cambios con respecto a su comportamiento del año pasado y que las ventas estarán alrededor de las 600 mil unidades”.

Entre los puntos claves tendientes a favorecer al mercado en este 2016, los entrevistados coincidieron en la necesidad de asegurar cierta estabilidad en las variables económicas y generar condiciones que reactiven el consumo.

“El volumen de las ventas se produce en marcas generalistas, las cuales concentran su porfolio de productos en los segmentos medio-bajos, y el comprador de este segmento es hoy la porción más afectada de la realidad económica. La demanda se viene sosteniendo por el nivel brutal de ofertas que hay; pero que se generen en el mercado condiciones que reactiven el consumo y alienten la confianza de los consumidores va a ser un aspecto determinante para que esto se mantenga. También será importante el acceso a líneas de crédito automotor con tasas más razonables que las que se están viendo en la actualidad”, sostuvo Gamondés.

En cuanto al panorama para 2017, las expectativas entre los entrevistados son mayormente positivas, confiando en que los volúmenes de ventas se acercarán a lo estimado para 2016 e irán creciendo año tras año hasta llegar a un volumen de patentamientos “razonable” que se ubicaría en un promedio de 1 millón de vehículos.

“Tuvimos una fluctuación muy grande del mercado en los últimos años. De 100 mil unidades hemos llegado a casi 1 millón en 2013, para bajar fuertemente luego. Hay que intentar tener un crecimiento paulatino pero sostenido. Más allá de tener un mercado que sea muy grande, lo importante es tener un mercado que sea sustentable”, destacó Afione.

Venta de 0 km: un 2016 a buena marcha

cuadro

Share Button