La economía después de las elecciones

Con el espaldarazo político que obtuvo el Gobierno, los analistas esperan que encare las reformas estructurales que se necesitan: las reformas impositiva, laboral y previsional. Esperan gradualismo pero no inacción.

El resultado de las PASO generó alivio entre los inversores y entre los empresarios y un fortalecimiento de la confianza en el oficialismo, que ahora cuenta con un aval social más fuerte para conseguir el respaldo político necesario para llevar adelante las reformas que requiere la economía argentina para ganar competitividad, sustentabilidad fiscal y un marco jurídico confiable. Entre estas reformas, se encuentran nuevas leyes impositivas y laborales y modificaciones en el régimen previsional.


Alarma por el crecimiento de la deuda externa

Importantes economistas consultados por NBS Bancos y Seguros coinciden en poner el foco en el déficit fiscal, que es la raíz del creciente endeudamiento. Creen que las elecciones pueden complicar los planes, pero que el Gobierno debe cumplir sus metas a cualquier costo.

El último informe de deuda externa elaborado por el INDEC relativo al primer trimestre del 2017 da muestras de un sostenido incremento de la deuda externa bruta, que alcanzó los 204.509 millones de dólares. Esto implicó un incremento del 16% en relación al mismo período del año anterior. Este aumento fue explicado, en su totalidad, por los servicios requeridos por el sector público en sus diversos niveles y, por lo tanto, es la contracara del déficit fiscal que ha venido a financiar.


Las propuestas de los candidatos para mejorar la marcha de la economía

El oficialismo busca más apoyo en el Congreso para impulsar las leyes que consoliden el crecimiento económico, mientras que el kirchnerismo busca cambiar el modelo. En 1País, el frente electoral liderado por Sergio Massa y Margarita Stolbizer, se focalizan en la recuperación del poder adquisitivo de los salarios.

El proceso electoral que se inicia el pasado 13 de agosto con las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) puede ser decisivo para el rumbo que tomará la economía en los próximos 2 años, en los que cada vez hay menos margen de error, dados los importantes problemas que se arrastran.


El déficit fiscal plantea serias dudas sobre el futuro de la economía

El Gobierno eligió el camino del gradualismo para reducir el elevado desequilibrio que existe, apuntando a un déficit primario del 2,2% en el 2019. Prioriza la viabilidad política sobre las certezas económicas. Importantes economistas consultados por NBS Bancos y Seguros apoyan la estrategia elegida por la administración.

El déficit fiscal, que incluye provincias y municipios, este año va a cerrar por encima del 7% del PBI, planteando una seria amenaza para la economía. Puede sostenerse algunos años, gracias al bajo endeudamiento relativo de la economía argentina y el favorable contexto internacional, pero si no se corrige, tarde o temprano va a terminar provocando una nueva crisis económica de magnitud como las que hemos atravesado en el pasado.


Inversiones en tendencia positiva

Viene siendo impulsada por el sector energético, el agrícola y la construcción a partir de la obra pública. Especialistas consultados por NBS Bancos y Seguros advirtieron que hay que resolver el déficit fiscal y bajar la presión tributaria para consolidar un ciclo virtuoso de inversión y crecimiento en los próximos años.
Durante 2016 se produjo un retroceso en la inversión en la Argentina. Según datos oficiales, el año cerró con una inversión equivalente al 19% del PBI. Se trata de uno de los valores más bajos registrados en la región y el más bajo a nivel nacional desde 2009 cuando, en el contexto de la crisis financiera global, había caído a un 17,9%.