Ciberseguridad y coronavirus: seguridad informática en la pandemia

Con conexiones remotas y teletrabajo por el coronavirus aumentaron los riesgos de ataques informáticos. La prevención y el rol de las aseguradoras.

 

El teletrabajo (o home-office) representa una oportunidad para los hackers. Esta modalidad de trabajo, debido a la cuarentena por la pandemia de COVID-19, obligó a las empresas a reforzar las medidas de ciberseguridad ante posibles robos de datos corporativos. 

“El trabajo remoto implica riesgos de seguridad. Los cibercriminales están al acecho y este escenario resulta atractivo”, indicó Andrés Buendía, responsable de Ventas de WatchGuard Technologies, empresa especializada en seguridad informática.

Se estima que este año el 25% de las violaciones de datos involucrarán a teletrabajadores. 

Desde Deloitte, destacan que se prevén más ciberataques, ya que las redes para trabajar a la distancia son domésticas y no profesionales.

Según un estudio de la consultora Ipsos, previo al aislamiento, el 29% de las empresas en la Argentina reconoció haber sido víctima de ciberataques. Y el 49% afirmó que no cuenta con políticas de prevención, de acuerdo a una investigación de la compañía Kaspersky y la consultora Corpa. 

Fortinet y ESET Latinoamérica, empresas de soluciones de ciberseguridad, aconsejan a las compañías y a sus colaboradores usar una red privada (VPN) que protege la información con encriptación, implementar la doble autenticación mediante un token que genera una contraseña y no abrir ni almacenar archivos de emails o sitios web desconocidos. 

Por otra parte, la cobertura de riesgos informáticos es una de las pólizas de mayor crecimiento de la industria aseguradora. Reembolsa a los clientes que sufren un ataque cibernético, pero también suele incluir una ayuda a quienes fueron hackeados. 

Se espera que el mercado mundial de coberturas cibernéticas mueva alrededor de 15.000 millones de dólares en 2022, según cálculos de RBC Capital Markets. Sin embargo, desde el sector aseguran que estos seguros todavía en la Argentina no gozan de popularidad y que, por eso, no se observó un aumento de la demanda frente a la pandemia.

Share Button