Ciencia de datos: herramienta para mitigar el impacto de la COVID-19

El parate económico implica una crisis para la industria aseguradora. De la mano de la tecnología, las empresas adaptan sus productos a las necesidades del contexto.

 

La inteligencia artificial (IA), cada vez más empleada en la industria, se puede aplicar a todas las partes de la cadena de valor del seguro. La IA redefinirá el trabajo de las aseguradoras, eliminando tareas repetitivas y abriendo paso a otras más analíticas, relacionadas con la gestión de datos y los servicios personalizados para los clientes. 

 

Así lo explica Luciano Ordóñez, socio de 7Puentes, una consultora de IT que brinda soporte a compañías que quieren llevar adelante un proceso de transformación digital. 

“La Ciencia de datos y la IA llegaron para quedarse. La industria del seguro no está ajena a esta tendencia, que genera un cambio en la forma de hacer negocios. Si las aseguradoras no quieren perder clientes frente al avance de las insurtechs, y sobre todo en este contexto de pandemia, deberán implementar estas herramientas, que les permiten ofrecer servicios útiles y ágiles acorde a las necesidades reales de los consumidores”, aclara Ordóñez.

 

Luego especifica: “Machine learning tiene aplicaciones clave: el desarrollo de nuevos productos, la venta comercial, la gestión de reclamos para resolver los problemas a los clientes de forma más eficiente y a nivel operativo”.

 

Usos a futuro de la tecnología

 

Desde el Grupo GLM, que brinda soluciones de software y consultoría para distintos mercados, prevén: “Las aseguradoras deben estar preparadas para brindar los servicios que requerirán los negocios que surjirán tras la pandemia. Las compañías tienen que pensar en ofrecer nuevas coberturas. Para eso, deben contar con un infraestructura que dé una rápida respuesta”.

 

En la previa al aislamiento, San Cristóbal Seguros es una de las compañías que comenzó a realizar distintas aplicaciones de tecnología en áreas clave del negocio. Combinando la operación con tecnología mediante algoritmos de aprendizaje, la empresa reinventó los procesos de prevención del fraude. 

 

No obstante, este camino recién comienza a transitarse. Aunque cada vez hay una mayor predisposición a incorporar tecnologías disruptivas, aún falta una adopción masiva por parte de las empresas, a quienes también les cuesta encontrar talentos con habilidades en analítica avanzada

“La adopción es paulatina. En la medida en que las aseguradoras se dan cuenta del crecimiento que pueden alcanzar sus negocios con estas herramientas, las eligen cada vez más, ya que además se recuperan fácilmente las inversiones destinadas a estos recursos”, comenta Ordóñez. Finalmente aconseja centrar los esfuerzos en mantener la base de clientes durante la cuarentena, en lugar de buscar ampliarla.

Share Button