¿Cómo se distribuiría y cuánto pesaría la nueva ayuda del gobierno nacional a provincias?

Ante la importante caída de ingresos propios y coparticipados que están sufriendo las provincias en medio de los efectos de la pandemia sobre la economía, que pondría en riesgo el pago completo de salarios de abril, se anunció que el gobierno nacional dispondría una ayuda de $120 mil millones para los gobiernos provinciales, la mitad como aportes (probablemente desde el fondo ATN de la coparticipación, que cuenta con un saldo a favor de provincias por $75 mil millones) y la otra mitad como préstamos a provincias.

No se conoce exactamente con qué índices se distribuirán esos recursos a provincias, y tampoco si el monto total se asignará por índices objetivos, o si una porción será asignada en forma discrecional. Se especula que el monto que asigne como préstamos sería por la vía discrecional, que de confirmase sería una decisión negativa, que podría llevar a que las provincias relegadas en la asignación decidan emitir cuasimonedas. Tampoco se conoce si CABA participará o no en el reparto de estos recursos.

Si CABA es incluida en el reparto, en la tabla que sigue pueden verse los resultados si la distribución se realiza según:

1) Índices de coparticipación federal de impuestos (CFI)
2) Índices efectivos de reparto de transferencias automáticas observados en 2019 (incluye la compensación a provincia de Buenos Aires decidida en el Consenso Federal)
3) Índices con los que se decidió repartir $6.000 millones en dos cuotas a provincias en los últimos días, que consta de un 80% según índices CFI y 20%según población.
4) Índices que surgirían si el reparto se realizara según el gasto salarial de cada provincia observado en 2019 (constituiría un criterio poco razonable, pues premiaría a las provincias que más gastan en personal).

En el caso (1), con la distribución de $120 mil millones adicionales a provincias, BA recibiría $24,5 mil millones, Córdoba y Santa Fe $9,9 mil millones, Mendoza $4,6 mil millones, entre otros casos. Tales montos serían equivalentes a un 29% de la masa salarial mensual de Neuquén, 36% en Chubut, 43% en CABA, 55% en BA, 66% en Mendoza, 86% en Santa Fe, 90% en Córdoba, 113 en Catamarca, 130% en San Juan, 140% en Formosa y 168% en Santiago. Para el conjunto de provincias, significarían un 74% de la masa salarial mensual.

Si en lugar del índice CFI, para distribuir se usan los coeficientes efectivos de reparto observados en 2019 (ley de coparticipación más leyes especiales de distribución, incluido el Consenso Federal), ganaría participación BA (verde) y perdería CABA (rojo), y el resto tendría ganancias o pérdidas inferiores al 5%, es decir, permanecerían prácticamente igual que con el reparto con índices CFI.

En cambio, si para distribuir entre provincias se usa la combinación 80% CFI y 20% población (como se usó para repartir la reciente ayuda de $6.000 millones), resultaría ganadora BA y perderían en mayor medida Catamarca, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Río Negro, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santiago y Tierra del Fuego.

Finalmente, si para distribuir entre provincias se privilegiara la masa salarial de cada provincia, ganarían Buenos Aires, Chubut, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y CABA. Se trataría de la mayoría de las jurisdicciones patagónicas, que tienen alto gasto en personal, y otras provincias como CABA, BA y Mendoza, cuyos índices CFI son relativamente bajos.

A continuación, se exhiben los resultados de cómo quedaría el reparto de los $120 mil millones entre provincias, en el caso que se excluya a CABA de la distribución.

Share Button