criptomonedas

Comportamiento y uso de las criptomonedas

La criptomoneda más conocida, el bitcoin, continúa mostrando alta volatilidad, siguen las dudas sobre si llegará a afianzarse como reserva de valor.

Dos millones de argentinos tienen cuentas abiertas para operar con criptomonedas. Sin embargo, su volatilidad plantea la incógnita de si, además de su uso especulativo, podrán en algún momento asumir las funciones de las monedas tradicionales. Para oficiar como medida de valor, pieza de intercambio y recurso para el atesoramiento sería necesario que ofrezcan estabilidad. Pero significaría que dejen de ser un recurso especulativo para inversores de riesgo, como ahora.

Altas y bajas

El bitcoin, la criptomoneda más extendida, tuvo una caída abrupta en su cotización. Había llegado a su techo histórico de 63.504 dólares y, al cierre de esta edición se encontraba en el orden de los 54.000 dólares.

A la hora de explicar este derrumbe las miradas se depositaron en Elon Musk, cofundador y director de la empresa de vehículos eléctricos Tesla que, así como había influido en su escalada, con una adquisición en febrero de más de 1.500 millones dólares en bitcoins, también fue señalado como el responsable de su caída cuando se desprendió intempestivamente de bitcoins por un valor de 272 millones de dólares.

Sobre estos movimientos, el analista financiero Christian Buteler explicó: “El bitcoin siempre ha tenido esa volatilidad. Hay que tener cuidado porque se ha puesto muy de moda y muchos entran sin tener en cuenta los riesgos que ese activo conlleva. Así como sube un 100% en tres meses puede bajar un 70% en 15 días”.

Del mismo modo, Lisandro López, socio del Departamento de Tax & Legal de PwC, aclaró: “No hay elementos distintivos para hablar de pérdida de credibilidad. Presuponemos que un inversor que se mete en esto asume que está entrando en una inversión de alta volatilidad que tiene movimientos abruptos y correcciones. Es parte del juego”.

Por su parte, Buteler aclaró que no le recomienda bitcoins ni criptomonedas a nadie que no sea un inversor avezado y conozca los riesgos a los que se está enfrentando. “A estos precios no se recomienda. Podría entrar en algún momento para aprovechar un rebote pero no tomaría posición en estos precios. Es un activo que está muy caro y en algún momento va a pegar una fuerte corrección que va a dejar dañado a más de uno”, sostuvo.

Uso como refugio en Argentina

Con una mayor exposición en los medios, las criptomonedas se hicieron más conocidas. En la Argentina y en el mundo ya no son novedad las operaciones comerciales en criptomonedas.

Sin embargo, para Lisandro López, socio del Departamento de Tax & Legal de PwC, en Argentina sucede algo particular: “Las restricciones económicas hicieron que hoy se haya empezado a utilizar como refugio de valor en el público minorista y, eventualmente, para algunos como un pase intermedio para, finalmente, dolarizarse”.

Y a eso sumó: “Hace unas semanas hubo un trascendido que planteaba que el Banco Central haría un pedido informal de información sobre quienes estaban destinando plata a las criptomonedas. Una señal de alerta a nivel local de que empieza a haber una regulación. Obviamente no va a influir en el precio internacional pero puede desalentar su utilización”.

Juan Diehl Moreno, socio del Estudio Marval, O’Farrell & Mairal, explicó que hay otras criptomonedas que establecen una colateral y una garantía con otros activos. Activos digitales que estén atados al dólar tendrán la estabilidad propia del dólar, como aquellos que lo están con bonos del Tesoro norteamericano.

El mayor uso e investigación, como sucede con varios bancos centrales en el mundo, permitirán aclarar si este tipo de dinero electrónico con registros descentralizados puede convertirse, finalmente, en pieza de intercambio confiable.

Leer nota completa aquí.