Con foco en la educación y la equidad de género

La crisis económica les dio impulso para sumar a nuevos grupos de interés y articular acciones con otras empresas y entes gubernamentales. 

En épocas de crisis económica los esfuerzos para acercar ayuda a los sectores vulnerables deben ser aún mayores. Así lo entienden los bancos y compañías de seguros que vienen volcando un importante volumen de fondos a sus programas de responsabilidad social empresaria (RSE). La oferta de estos programas es rica y alcanza a todos los sectores, con propuestas para alumnos de todos los ciclos educativos, hasta para los adultos mayores, organizaciones de la sociedad civil y mujeres en situación de vulnerabilidad.

En muchos casos, las compañías continúan apostando a programas que ya tenían vigentes para alcanzar metas fijadas a largo plazo, como los programas de educación vial, que aspiran a crear conciencia y cultura aseguradora. En otros casos, desarrollan programas nuevos para incluir a otros grupos de interés. En este sentido, cada vez son más las empresas preocupadas por garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, tanto dentro como fuera de sus empresas, capacitar a organizaciones de la sociedad civil en el uso de herramientas digitales, para que sus proyectos sean más sustentables, o brindar talleres para que los emprendedores hagan escalables sus proyectos.

La sustentabilidad de una buena estrategia de RSE tiene más que ver con la posibilidad de generar sinergias que con los recursos económicos. En esta línea, tanto bancos como aseguradoras despliegan sus programas con apoyo de entidades de gobierno, organizaciones de la sociedad civil y otras compañías del sector.

Por otra parte, las compañías vienen poniendo especial énfasis en la importancia de que sus empleados sean socialmente responsables y en el rol de los voluntarios para llevar adelante las diferentes acciones.

Fundación Itaú

José Pagés, presidente

Con el foco puesto en la educación, la entidad está lanzando en estos días una nueva convocatoria para la octava edición del Premio Itaú de Cuento Digital, que cuenta con dos categorías: una dedicada a escritores emergentes y otra, a estudiantes secundarios. El concurso tiene alcance nacional, con una convocatoria abierta a todas las provincias, y otra regional en países donde el banco tiene presencia.

Pagés explicó: “Es muy importante que los estudiantes del secundario completen su formación habiendo pasado por la experiencia de escribir un cuento, sobre todo porque la mitad de los chicos de la secundaria tiene dificultades para expresarse de manera oral y escrita y también de comprensión lectora”.

En el marco de este concurso, la institución anunció el lanzamiento de su taller Cómo introducir la literatura digital en el aula, dirigido a docentes con el objetivo de que puedan trabajar contenidos vinculados con la literatura con sus alumnos en el aula. Esta propuesta también tiene alcance federal y ya participaron de los talleres docentes de Salta, Mendoza, Córdoba y Tucumán, entre otros.

El ejecutivo agregó que, dentro de esta misma temática, tienen un programa regional de lectura para niños. Consiste en la instalación de un rincón de lectura en la institución y un encuentro mensual en el que voluntarios de la fundación de la compañía comparten momentos de lectura de obras infantiles con los alumnos. “Leemos en todas las salitas de la escuela y es una actividad muy bienvenida, tanto por los chicos como por los docentes. Este es un programa que se lleva adelante en todos los países de la región donde el banco tiene presencia”.

Otro programa que viene desarrollando la entidad, mediante un acuerdo con el Instituto Nacional de Juventud (INJUVE), tiene el objetivo de alcanzar a jóvenes de barrios vulnerables (como el Rodrigo Bueno o La Carbonilla) de entre 15 y 24 años que necesiten orientación. El programa está en fase piloto desde hace un año y cuenta con la participan tanto de ejecutivos como de voluntarios del banco. Cada 15 días un tutor se reúne con un chico, en un encuentro uno a uno, para ofrecerle orientación sobre posibles salidas laborales o temas relacionados con el estudio. Actualmente, 48 voluntarios están participando de este programa que se desarrolla en el marco del horario laboral.

Pagés destacó que “el compromiso de los voluntarios es un tema central y muchos de los programas que desarrolla la institución canalizan los intereses de los empleados del banco. Si bien los contextos de crisis pueden agravar la situación, la pobreza siempre estuvo ahí y todos tenemos que contribuir de la forma en que podamos. En nuestro caso, lo hacemos a través de la educación y programas de voluntariado. Es importante que los empleados estén socialmente comprometidos”.

Durante este año la entidad también está analizando la implementación de nuevos programas con impacto social en otras comunidades y la posibilidad de sumar apoyo de organismos internacionales. “Vemos que hay proyectos culturales muy interesantes que dependen demasiado del apoyo gubernamental o tienen dificultades para encontrar un modelo de negocio. Por eso, vamos a desarrollar talleres de capacitación para apoyar proyectos de emprendimientos culturales vinculados al turismo o entretenimiento y ayudarlos a encontrar una forma de subsistencia”, puntualizó el directivo.

Por otra parte, dentro del pilar de movilidad urbana sustentable, desde febrero el banco es uno de los principales sponsors del nuevo sistema de EcoBici de la Ciudad de Buenos Aires, que garantizará el funcionamiento gratuito de 400 estaciones y 4.000 bicicletas en toda la ciudad.

Asimismo, incorporando uno de los ejes que más está resonando en el ámbito de la RSE, la institución adelantó que comenzará a exigir como requisito desde 2021 la presencia de mujeres como disertantes en los congresos de educación a los que brindan apoyo.

Como señaló Pagés: “Hemos encontrado muchos congresos de educación de muy buen nivel de contenido donde el 90% de los conferencistas son hombres. Hay que rever el tema de la equidad de género y tenemos previsto ver si hay un sesgo inconciente para privilegiar a los hombres”.

Río Uruguay Seguros

Silvina Vazón, responsable de Gestión RSE

La educación vial es uno de los ejes centrales de la estrategia de RSE de la compañía. En este sentido, cuenta con diferentes programas. Uno de ellos es El Super TC2000 va a la escuela, un programa que ya lleva 15 años y se sigue renovando. Vazón indicó: “Esta iniciativa tiene alcance nacional y el objetivo es poder articular temas de vialidad, como el uso de casco y cinturón de seguridad, con las asignaturas que los chicos cursan en las escuelas para crear conciencia”.

Otro de los programas que tiene la aseguradora en este ámbito es el Plan de saneamiento vial, que tiene como objetivo, entre otros, concientizar a los jóvenes sobre la importancia del uso del casco para prevenir accidentes. Esta acción lleva más de siete años pero fue tomando un cariz más educativo para suplir la falta de educación vial en las escuelas. “Creemos que a través de la educación se logran los cambios culturales. Por eso, junto a CESVI, estamos capacitando a adolescentes, docentes, policías y medios”, destacó la responsable de RSE.

Además de la educación vial, otro de los ejes sobre los que se viene orientando la estrategia de la aseguradora es el cooperativismo. Como destacó Vazón, “este año decidimos priorizar el eje de formación cooperativa y hacerlo transversal al resto de los ejes que forman parte de nuestra estrategia. Además de charlas y talleres para enseñarles a las instituciones sobre cooperativismo, estamos acompañando a todos los colectivos que quieren conformarse como cooperativas en Entre Ríos, en sinergia con el Instituto de Promoción de Cooperativas y Mutualidades (IPCYMER). Cuando un grupo quiere conformar una cooperativa debe tener una capacitación obligatoria, que ofrece nuestra compañía avalada por IPCYMER”.

La compañía despliega su estrategia de RSE a través de ocho equipos internos de trabajo que proponen las acciones que se ejecutarán durante el año. Cada una de ellas puede desarrollarse institucionalmente o a través de acuerdos con otras empresa u organizaciones gubernamentales. En este sentido, la empresa tiene acuerdos con Temaikén, la Fundación Julio Boca y entidades de gobierno.

En consonancia con sus colegas, Vazón opinó que la crisis económica refuerza la necesidad de acompañar más a las comunidades que lo requieren, en lugar de achicar los esfuerzos: “Somos concientes de que tenemos que devolverle a la sociedad todo lo que nos da y hay mucho compromiso humano en nuestra organización. A veces no se trata tanto del dinero sino de hacer alianzas, tejer redes y fortalecer vínculos”.

En lo que hace a la articulación de acciones con organizaciones de la sociedad civil, la entidad está ofreciendo talleres gratuitos sobre liderazgo, comunicación interna y externa, gestión de proyectos, presupuestos, cooperativismo  y uso de herramientas tecnológicas, para ayudar a estos organismos a fortalecerse institucionalmente.

Por otra parte, atendiendo a una de las tendencias más importantes que se está viendo este año que es la preocupación por equilibrar la participación de las mujeres en todos los ámbitos, la compañía se está alineando a los principios propuestos por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible propuesta por la Organización para la Naciones Unidas (ONU). “Hoy tenemos que estar todos trabajando para alcanzar un trato equitativo de hombres y mujeres e incorporarlo a nuestra prácticas de desarrollo empresarial”, enfatizó Vazón y agregó que el uso de la tecnología será otro tema importante en los años futuros.

MetLife

Federico Bravo, director de Legales y Compliance 

La estrategia de RSE de la entidad se canaliza a través del programa solidario MetHelps, que funciona activamente desde 2001 y cuenta con la colaboración de 600 voluntarios.

Bravo explicó que, dentro del arco de acciones de RSE, la educación es uno de los pilares fundamentales. En este sentido, junto a la Fundación Caminando Juntos, colaboran con la refacción y acondicionamiento de la infraestructura de escuelas públicas en CABA y Gran Buenos Aires. El programa se desarrolla desde hace seis años y ya ha impactado en más de 5.000 chicos.

En esta área la empresa también ofrece talleres para que los alumnos de 4º y 5º año del secundario incorporen herramientas para insertarse en el mercado laboral. Allí reciben mentoría y capacitación sobre cuestiones tales como aprender a desenvolverse en una entrevista laboral, finanzas personales y liderazgo, entre otras.

Otro de los programas de la compañía está orientado a combatir el déficit habitacional. En alianza con Fundación Habitat, ya ayudaron a una familia a fabricar su casa y este año construirán la segunda. La idea es que las familias, además de recibir financiamiento y la colaboración de los voluntarios, puedan llevar adelante la edificación de su propia vivienda.

Bravo agregó que también desarrollan una acción pro bono, mediante la cual ofrecen ayuda legal gratuita a personas o fundaciones que no tienen recursos. En el marco de este programa patrocinaron el proceso legal de una mujer de 30 años para obtener su primer DNI.

La aseguradora también pone el foco en el cuidado del medio ambiente. En este ámbito está cambiando las luminarias de todas sus oficinas, también construirá jardines verticales. Además, realizó un relevamiento de todo el papel que tenía en sus oficinas y donó al programa de reciclado de la Fundación Garraham 1.299 kilos de papel, lo que equivale a la preservación de 40 árboles.

Pese a que trabajan de manera activa, Bravo reconoce que todavía hay mucho potencial de desarrollo para seguir trabajando en cada una de estas áreas. “Esto no es una moda, es una realidad imparable que llegó para quedarse y transformar a las organizaciones por completo. Ya hay conciencia de que los estados solos no pueden resolver problemas de educación o de déficit habitacional y el sector privado tiene un rol para alcanzar un cambio cultural”, enfatizó.

El ejecutivo detalló que, a través del trabajo de la Fundación MetLife, desde 1976 la compañía ha otorgado a nivel global más de 744 millones de dólares en subsidios y 70 millones de dólares en inversiones. Y el compromiso en inclusión financiera global alcanza a más de 6 millones de personas de bajos ingresos. “En 2016 se transformó en la primera compañía aseguradora con base en los Estados Unidos en lograr la neutralidad de carbono y alcanzó una inversión de más 50.000 millones de dólares en campos eólicos y granjas solares”.

Precisamente, en relación al tema de la inclusión financiera Bravo señaló que en Argentina realizaron un estudio para reducir la informalidad e incrementar los servicios financieros en los sectores más vulnerados. “Hicimos un mapa y detectamos que, más allá de que se está avanzando en ese sentido, en el 60% del territorio nacional los puntos de acceso financiero son escasos”, destacó.

Sancor Seguros

Betina Azugna, gerente de RSE

En línea con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible propuesta por la Organización para la Naciones Unidas (ONU), la compañía lanzó un programa al que denomina Hacia un ciudadano sustentable, que se irá fortaleciendo con diferentes acciones a lo largo de los años.

Azugna detalló que el programa tiene cinco ejes y todas las acciones que ya se venían realizando convergen en la consecución de los objetivos de ese programa. Uno de los ejes es el de conciencia aseguradora. En esta línea, un ciudadano sustentable es previsor y asegura su vida, su familia, sus bienes y sus emprendimientos. El segundo eje tiene que ver con la prevención de accidentes, en el hogar, la vía pública, la empresa. En el tercero de los ejes se nuclean una serie de acciones enfocadas al cuidado de la salud, la nutrición, la actividad física y el combate de las adicciones. La ética y la integridad constituyen el cuarto eje y comprenden aquellos valores fundamentales para la formación de ciudadanos sustentables, como por ejemplo que no cometan ni propicien el fraude, compartan valores solidarios y de cooperativismo, respeten las normas, sean inclusivos y fomenten la diversidad. Por último, el cuidado del medio ambiente es el corolario de los temas que hacen a la formación de un ciudadano sustentable. 

“Hicimos una campaña comunicacional en medios masivos para mostrar a los ciudadanos que la sustentabilidad es un concepto que trasciende el cuidado del medio ambiente. Además, todos nuestros programas están relacionados con alguno de los ejes del Ciudadano Sustentable, a su vez contribuyen con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y metas propuestas por la ONU”, explicó Azugna.

La directiva agregó que todas las acciones que desarrollan en la compañía se mueven y evolucionan con el contexto y, además de la situación económica, responden a otras variables como los avances tecnológicos o cambios en la población. “Asimismo, la lucha contra la corrupción y el compliance son aspectos que también integran nuestra política de RSE. Se está hablando mucho de debida diligencia, de la transparencia en los procesos de la empresa, y todos estos aspectos se van incorporando a nuestra estrategia, la van ampliando y profundizando”.

La inclusión es otro de los ejes centrales para la aseguradora. El tema es abordado desde distintas acciones que van desde la concientización sobre la generación de empleo inclusivo hasta la auditoría de sus edificios para certificar su accesibilidad. Esta tarea se realiza en conjunto con la Asociación Civil ALPI y, en función de su evaluación, se realizan las refacciones necesarias para garantizar la movilidad de personas con dificultades motrices. 

“Hay mucho trabajo con la comunidad pero también están llegando otras tendencias desde otras partes del mundo que tienen que ver con la economía circular y el cuidado de los recursos naturales”, dijo Azugna. En este sentido, muchas compañías están revisando sus procesos para garantizar que todo lo que salga como deshecho pueda ser reutilizado en la producción. En el caso de la entidad, tienen un procedimiento para recuperar y dar un destino a los componentes de autos siniestrados que son recuperados.

“Cada una de las tendencias que atraviesan el negocio se traducen en procesos para la gestión de sustentabilidad de nuestra compañía”, remarcó la ejecutiva.

Banco Patagonia

Heather Feehan, jefa de RSE

En su rol de agente financiero de la provincia de Río Negro, el banco desarrolla una serie de programas a medida de las necesidades de la provincia. Una de estas iniciativas es el Programa desafío Banco Patagonia, según el cual la entidad, junto a Socialab, convocan a estudiantes secundarios de 3er año para identificar problemáticas de su comunidad y diseñar soluciones innovadoras para ayudar a resolverlas. Las propuestas participan de un hackaton y las tres ganadoras reciben el asesoramiento y mentoreo del banco para su concreción.

“La idea es que los chicos sean protagonistas de lo que sucede en su entorno e identifiquen con qué cosas no se sienten cómodos y puedan contribuir para cambiarlas”, explicó Feehan.

Otro de los ejes de la política de RSE de la institución es el impulso a los emprendedores de base. En este caso, junto a la Fundación Nobleza Obliga, el banco ayuda a emprendedores en la formalización de sus proyectos.

“El año pasado la mayoría de las ciudades de la provincia fueron parte del programa y los acompañamos ofreciendo talleres presenciales a medida de la comunidad emprendedora de cada ciudad. También ofrecemos una instancia de formación virtual, con foco en comunicación, finanzas y sostenibilidad, y un concurso por capital semilla para que vayan consolidando su proyectos”, detalló la ejecutiva.

A nivel educativo, la institución es agente financiero de más de 16 universidades nacionales y realiza convocatorias abiertas para estudiantes y emprendedores digitales de todo el país para la presentación de soluciones financieras de base digital para la industria. Los seleccionados viajan a Buenos Aires una semana para asistir al proceso de aceleración y armado de sus proyectos y participan de un concurso por capital semilla.

Feehan señaló que desarrollan acciones para abarcar todo un espectro de personas y realidades. Para adultos mayores, por ejemplo, desarrollan Un click de confianza, destinado a personas desde 60 años y con el objetivo de reducir la brecha tecnológica y ofrecer herramientas para acercarse a la banca electrónica.

“El avance tecnológico pone en evidencia el analfabetismo digital y la idea es que los adultos mayores puedan tener autonomía en la gestión de sus operaciones”, resaltó.

La ejecutiva destacó que el hito del 2019 será seguir avanzando en la concreción de una memoria anual integrada. Se trata de un documento que nuclea y da cuenta de la gestión financiera, contable, social y ambiental del banco en un reporte integrado.

“Trabajamos año a año en la profundización de proyectos para la educación formal y no formal, para emprendedores de base y tecnológicos, y también en propuestas para que nuestros empleados sean concientes sobre temas de diversidad y cuidado del medio ambiente”, agregó.

Prudential Seguros

Paula Payá, gerente de Recursos Humanos y RSE 

El programa de RSE de la compañía tiene objetivos de largo plazo que se apalancan con la estrategia de negocios de la compañía. Desde esta perspectiva, se enfocan principalmente en difundir la importancia de la conciencia aseguradora.

En esta línea tienen dos programas orientados a las nuevas generaciones para reforzar estos temas. Uno de ellos es Cuidando lo mejor de vos, que se dirige a chicos de 4º, 5º y 6º grado de escuelas públicas y privadas. A través de una actividad lúdica similar al Juego de la Vida, plantean la importancia de cuidar la vida, el cuerpo y cómo protegerse en Internet y redes sociales. Como complemento, y en alianza con una editorial infantil, generaron contenidos adaptados a la currícula escolar que sirven a los docentes para darle continuidad al tema durante el año en el aula. Esta acción, que tuvo su experiencia piloto en 2018, alcanzó a 1.000 chicos de escuelas en Buenos Aires y este año se hará extensivo a alumnos de escuelas públicas y privadas en Mendoza, San Juan y Córdoba. Durante el verano llevaron el programa a las playas de Pinamar y Cariló, con el objetivo de crear conciencia aseguradora en toda la familia.

Prudential va a la universidad es el otro programa que tiene como público objetivo a los alumnos de universidades. El año pasado fueron a cinco universidades privadas en Buenos Aires con un juego online para trabajar los conceptos de conciencia aseguradora y economía personal. Este año la meta será llegar a la UBA y a otras universidades en Mendoza, Córdoba y San Juan.

“Estamos convencidos de que es un proyecto a largo plazo que lleva tiempo y trabajo pero nos importa trabajar este eje porque es la esencia de nuestro negocio”, enfatizó Payá.

Por otra parte, a través de alianzas con Fundación Reciduca y la ONG Forges, la entidad desarrolla programas para la diversidad y la inserción laboral. Así ayudan a chicos que terminan el secundario a insertarse laboralmente, a través de un aporte económico y con el asesoramiento para el armado del currículum y para el desempeño en entrevistas laborales. Gracias a ello, algunos de los estudiantes que participaron de esta acción pudieron acceder a posiciones dentro de la aseguradora.

“La diversidad y la inclusión son las grandes tendencias de RSE del mercado. En otros países del mundo esto es algo que está muy desarrollado pero en Argentina es un tema relegado. Por eso, le estamos dando mucha relevancia al tema”, puntualizó Payá. Agregó que durante este año se enfocarán en la búsqueda de nuevas maneras de incluir personas que tienen pocas oportunidades laborales y lo harán en alianza con organizaciones de la sociedad civil.

Por último, la ejecutiva agregó que a la aseguradora también le interesa ayudar a sus empleados en la búsqueda del equilibrio entre su vida personal y laboral. “Estamos explorando alternativas que contemplan la posibilidad de trabajar 100% desde casa, pensando en cómo será el trabajo del futuro y qué necesitamos para estar preparados y adaptarnos a los cambios. Ya tenemos escritorios móviles para que cualquiera pueda sentarse a trabajar en cualquier espacio”.

Banco Ciudad

Alejo Espora, economista jefe

La estrategia de RSE de la institución está enfocada en el cuidado del medio ambiente. En esta línea, en diciembre de 2018, cerró una alianza con BID Invest, brazo privado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el financiamiento verde y, junto a la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), establecieron un acuerdo de cooperación técnica para la creación e implementación de un sistema de gestión de riesgos ambientales y sociales (SARAS).

El banco ha comenzado a desarrollar su propio SARAS con la asesoría de la consultora internacional MACSSO Consulting. El sistema reúne un conjunto de prácticas que integran los aspectos socioambientales en la gestión y en el análisis de los créditos, además de captar y mitigar el impacto y riesgo que estos pudieran generar.

“La pata principal del acuerdo es el financiamiento a largo plazo para proyectos de energía renovable, con plazos largos de repago. Como complemento a esta línea de financiamiento, estamos sumando otra pata institucional de robustecimiento y análisis crediticio para medir el impacto social y ambiental de los proyectos que financiamos. Esto es algo que estamos haciendo extensivo a toda la cartera del banco”, explicó Espora.

La línea de financiamiento de BID Invest es de un total de 50 millones de dólares por hasta siete años de plazo y con un período de gracia de hasta tres años. Esta iniciativa se suma a la cartera verde de la entidad, que ya ha otorgado préstamos por más de 40 millones de dólares y otros 27 millones de dólares en análisis para proyectos de energía solar, biogás, biomasa y aprovechamientos hidroeléctricos.

“Estamos marcando un diferencial importante con los préstamos a los municipios para el recambio a luminaria LED; préstamos amortizables para proyectos de eficiencia energética; para capital de trabajo para empresas generadoras de energía limpia; para la incorporación de paneles solares y terrazas verdes; generadores eléctricos para consorcios y particulares; y el plan de 50 cuotas para compra de bicicletas”, destacó Espora.

Según el ejecutivo, el acuerdo con BID Invest robustece y profundiza la vertiente vinculada a energía renovable y préstamos verdes que ya venían desarrollando. “Este es un tema que no está vinculado a una cuestión coyuntural sino que responde a una mirada estructural que tenemos como institución”, añadió.

Además, esta decisión responde a la necesidad de que el país se ponga a tono con una tendencia que se trabaja en la región desde hace tiempo. “El tema de la diversificación de la matriz energética es algo que está en la agenda regional desde el año 2000 y Argentina estaba afuera, además de no ofrecer financiamiento a largo plazo”, indicó Espora.

En ese sentido, desde 2015 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cambió su agenda para acompañar al Gobierno Nacional en el impulso del desarrollo de proyectos con impacto socioambiental, energía renovable y eficiente.

“La tendencia de medir el impacto en las comunidades de los proyectos que se financian es habitual de la banca internacional y de desarrollo, y ahora nosotros la estamos incorporándola convencidos de que es un aporte importante y un diferencial como banco”, agregó el ejecutivo.

Grupo Petersen

María Cecilia Hancevic, coordinadora de Fundaciones

El grupo canaliza sus acciones de inversión social a través de las fundaciones de Banco Santa Fe, Banco Entre Ríos, Banco San Juan y Banco Santa Cruz. Líderes para el aprendizaje es uno de los programas, dirigido a directores y responsables de gestión, que desarrolla el grupo en el área de educación con el objetivo de impactar en las escuelas secundarias. En sinergia con los ministerios y consejos provinciales, ORT y la Universidad de San Andrés, ofrece capacitación, práctica y teórica, para la implementación de planes de mejora en el ámbito escolar.

Asimismo, en alianza con Fundación Sadosky, desarrolla otro proyecto dirigido a escuelas técnicas. Allí capacitan a docentes y directivos en áreas de programación, robótica y pensamiento computacional para que puedan incluir esos contenidos en la currícula y trabajarlos en el aula. “Desde el año pasado hemos sumado a los alumnos de escuelas técnicas y durante meses trabajamos en un proyecto concreto en la escuela, que recibe mentoría de ORT”, indicó Hancevic.

La ejecutiva explicó que el apoyo a las escuelas técnicas es uno de los ejes más fuertes de su programa de RSE. En esa línea, junto al Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y los cuatro bancos, tienen un proyecto de financiación y equipamiento de centros educativos en Santa Fe, San Juan, Entre Ríos y Santa Cruz.

“Desde que tomamos la decisión de llevar adelante acciones de inversión social en las provincias, nuestro norte estuvo fijo en el objetivo de promover una mejora de la calidad educativa y fomentar valores culturales”, destacó la ejecutiva.

La coordinadora de las fundaciones del grupo también hizo hincapié en la importancia del voluntariado: “El voluntariado para nuestra organización es transversal. Todos nuestros programas se ejecutan con la colaboración de voluntarios, tanto internos como externos. Para eso, también invitamos a ONG y organizaciones de la sociedad civil a sumar a sus voluntarios para que puedan obtener financiación para proyectos a través de un concurso”.

“Las empresas valoran el trabajo de sus empleados en acciones de voluntariado porque promueve un mejor clima hacia adentro de la organización. Y el concepto de que todos somos corresponsables de la educación y el desarrollo de las comunidades se contagia entre las empresas”, añadió.

Hancevic señaló que este año continuarán trabajando bajo el paraguas de los objetivos de desarrollo sostenibles fijados por la ONU y a través de alianzas públicas privadas y con gobiernos provinciales para que sus programas no concluyan en acciones aisladas y puedan convertirse en políticas públicas. “Para el desarrollo local, nos interesa dejar capacidad instalada dentro de las comunidades y que las ONG no sólo se beneficien con el financiamiento de programas sino que alcancen un desarrollo como organizaciones”, comentó.

Uno de los proyectos que se concretará durante 2019 es El banco va a tu escuela, que, en alianza con el Banco Central de la República Argentina (BCRA), ofrecerá capacitaciones sobre educación financiera a alumnos de escuelas secundarias. Asimismo, junto a Fundación TyPA, seguirán desarrollando acciones para la apertura de los museos a la comunidad.

Fundación Banco Provincia

Florencia Montes de Oca, presidenta

“El trabajo que hacemos desde aquí tiene que ver con una mirada de banco público, con capilaridad en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires y una presencia muy fuerte en cada uno de los pueblos y barrios”, destacó Montes de Oca.

A partir de este concepto, la entidad tiene un plan de acción para el desarrollo económico y social de la provincia, puntualmente en villas y asentamientos. Refugios visibles es uno de los programas más poderosos que desarrolla y apunta a fortalecer el trabajo que las organizaciones comunitarias llevan adelante en cada uno de esos lugares. El programa está dirigido a niños y jóvenes y se materializa en la inversión para el desarrollo de infraestructura. “Es el lugar donde niños y jóvenes cimentan valores, aprenden un oficio, practican un deporte pero, sobre todo, desarrollan los valores que tienen que ver con la construcción de una sociedad”, remarcó la ejecutiva.

Además de garantizar la construcción de un espacio con todo lo necesario, la fundación busca que esa transferencia de recursos sea sustentable en el tiempo. “En este programa trabajamos con una línea para promover la autonomía energética. Cuando pensamos la infraestructura del lugar disponemos todo para que el acceso a la luz, al agua y al calor se produzca mediante energía fotovoltaica. Para eso, incorporamos paneles y termotanques solares. Para nosotros, es una forma de aportar al futuro de las organizaciones porque es un costo que dejan de pagar para siempre y ese recurso pueden destinarlo a otra cosa”.

Otra de las acciones de la institución se articula en colaboración con la organización Digital House. Con quien el año pasado hicieron la prueba piloto del programa Acercar futuro, donde capacitaron a jóvenes de entre 18 y 25 años en programación digital. Este año planean extenderlo a cinco barrios más.

“La tecnología iguala oportunidades pero, para lograr esto, es necesario primero contar con los recursos tangibles. Por eso, además de ofrecer capacitación, proveemos conectividad, computadoras y el espacio físico para desarrollar los talleres”, detalló Montes de Oca.

La ejecutiva destacó que desde sus inicios “la fundación gesta todas sus acciones para las poblaciones más vulnerables y especialmente para la población infantil. A partir de un diagnóstico de la pobreza estructural de la provincia, pensamos programas para ayudar a resolverla y, además, transformar la experiencia de las organizaciones comunitarias”.

“Estamos al día con la realidad y en permanente actualización de ese diagnóstico para definir hacia dónde vamos y dónde invertimos. Nuestro programa tiene una lógica transversal ya definida que surge del tratamiento de la pobreza, y que se va actualizando de manera permanente”, enfatizó.

Share Button