Congelamiento de tarifas: significativo deterioro del segundo trimestre para empresas de gas y electricidad

• Según los balances del segundo trimestre del año, la facturación de las firmas
distribuidoras de gas y electricidad aumentó en términos nominales apenas 12,3% a/a
y 11,8% a/a, respectivamente
• Hubo un recorte significativo de márgenes, ya que los costos de venta se expandieron
16,7% a/a en el caso del gas y 14,4% a/a en el de la energía eléctrica
• Para las empresas vinculadas al sector gasífero, el resultado operativo se ubicó en
17% del total facturado; mientras que en el sector de energía eléctrica ese ratio fue
de apenas 0,2%, siempre referido al segundo trimestre
En las últimas semanas, se presentaron a la Bolsa los balances del segundo trimestre del
año de empresas distribuidoras de servicios de gas y electricidad. Naturalmente, el nuevo
ciclo de congelamiento tarifario ha afectado significativamente la facturación agregada de
ambos sectores. En este contexto, el incremento de los costos de venta esta provocando
un deterioro en los márgenes y el resultado de caja de las empresas. Deterioro que ha
sido más notorio en el caso del sector de energía eléctrica.
El presente trabajo se realizó en base a los libros contables que remiten a la Bolsa de
Comercio de Buenos Aires un panel fijo de 11 empresas cuya actividad principal es el
transporte y la distribución, tanto de servicio de gas, como de energía eléctrica. Por
disposición de datos, el análisis se realiza en el periodo que va de 2013 al segundo
trimestre de 2020 en el sector del gas y, de 2012 al segundo trimestre de 2020 en el
sector eléctrico. Para tener una idea del volumen de operación de estas firmas, cabe tener
en cuenta que en los últimos doce meses su facturación agregada fue de casi $385 mil
millones.

Sector distribución de gas
En el caso de la distribución de gas, la facturación acumulada al segundo trimestre del
año aumentó en términos nominales sólo 12,3% a/a, dato que compara con el 30,1% a/a
observado durante el primer trimestre y el 72,6% a/a verificado en idéntico trimestre del
año pasado. Esta desaceleración hacia niveles muy por debajo del ritmo de la inflación se conjuga con un incremento de los costos de venta en un andarivel por encima de la
facturación, erosionando los márgenes. Los costos de venta aumentaron 16,7% a/a, luego
de subir 23,1% a/a en el primer trimestre.
Como muestra el gráfico, tomando el acumulado al segundo trimestre de cada año, se
tiene que durante el primer periodo de congelamiento de tarifas los costos de venta
pasaron de representar el 62,7% del total facturado (2013) a un pico de 79,6% (2015).
Esto generó que las firmas del sector fueran cada vez más dependientes de la asistencia
estatal; afectando su capacidad de inversión y la calidad en la prestación del servicio.
Asimismo, se observa una clara tendencia a la baja desde 2016, llegando a un piso de
61,3% durante 2018. Sin embargo, la curva de incidencia de costos volvió a tomar sentido
ascendente, posicionándose en 68,2% del total facturado en el segundo trimestre de este
año. Esta dinámica, enciende una luz de alerta teniendo en cuenta que no está claro
como evolucionara la política tarifaria de aquí en adelante; en un contexto de tensión
inflacionaria creciente.Como era razonable esperar, la mayor incidencia de costos dio lugar a un deterioro en los
márgenes de caja de estas empresas. Como muestra el grafico de más abajo, el ratio de
resultado operativo sobre la facturación -proxy de la “caja” de las empresas
transportadoras y distribuidoras de gas- había recuperado sustancialmente terreno a partir
de 2016; pasando de 6% del total facturado a un pico de 25,4% en 2018, siempre
tomando el segundo trimestre de cada año. Sin embargo, en 2019 esta dinámica cambio;
el índice se ubicó en 21,2% el año pasado y el último dato disponible refleja un recorte
mayor: 17%.

En el caso de la rentabilidad neta, medida en términos de la facturación, el
comportamiento es similar. Pasa a terreno positivo a partir de 2016 y este año refleja un
recorte respecto de 2019; pasando de 16% a 8,4% de la facturación en doce meses.

Sector distribución de energía eléctrica
En el sector distribuidor de energía eléctrica el panorama de mejora fue más paulatino
luego del descongelamiento tarifario en 2016. Esto obedece a que existió una condición
inicial importante a destacar: la infraestructura eléctrica se encontraba más deteriorada en
este sector que en el caso del gas. Asimismo, la dinámica de incidencia de costos viene
siendo más significativa en las firmas distribuidoras de energía eléctrica que en las
vinculadas al gas.
Para las firmas distribuidoras de energía eléctrica, la facturación aumentó 11,8% a/a en el
segundo trimestre; luego de subir 22,8% a/a en el primer trimestre del corriente año y
61,8% a/a el segundo trimestre de 2019. Por su parte, los costos de venta variaron
14,4% a/a en el segundo trimestre, dato que compara con 21,8% a/a en el primer
periodo del año.
En este sentido, el indicador de costos de venta sobre facturación -tomando el acumulado
al segundo trimestre de cada año- paso de 62,4% promedio entre 2017 y 2018 a 83% en
2019 y 85% este año.

En este contexto, la aceleración en la incidencia de costos ha afectado significativamente
los márgenes; que habían logrado una mejora sustancial y creciente a partir de 2016,
recomposición tarifaria mediante.
Por un lado, el cociente entre resultado operativo (“caja” de las empresas del sector) y
facturación paso de 2,3% en 2016 a un pico de 20,1% en 2019, siempre tomando el
segundo trimestre de cada año. Sin embargo, este año el guarismo se desplomo a 0,2%
del total facturado. En relación al margen o ganancia neta, el comportamiento es similar:
pasa de terreno negativo en 2016 a un pico de 30,1% en 2019; pero este año vuelve a
terreno negativo -2,2%.

 

Share Button