Coronavirus y el fin del dinero físico: las fintech ganan terreno

Ante el aislamiento social por el coronavirus, las fintech ofrecen sus billeteras virtuales para reemplazar el dinero físico. Cada vez más opciones.

 

Las apps de finanzas personales experimentan un crecimiento junto con el desarrollo de la telefonía celular y la mayor penetración de Internet. 

 

En 2019, 4 millones de argentinos utilizaron billeteras virtuales como una alternativa para abonar impuestos, pagar con códigos QR o cargar la SUBE. 

En la cuarentena por el coronavirus, su uso se acelera dada la posibilidad de operar con tecnología contactless. A su vez, es posible realizar inversiones, ya que ofrecen bonos, acciones y fondos comunes de inversión, adonde se puede movilizar el dinero de forma inmediata e ingresar con montos bajos. 

Además de las más conocidas, como MercadoPago (de MercadoLibre), Ualá (vinculada a una tarjeta prepaga Mastercard), Naranja X (de Naranja) VALEpei (de Red Link), Rapipago y Todopago (del Grupo Prisma), existen otros gestores de pagos electrónicos innovadores. 

Por ejemplo MONI, que acerca sus servicios financieros a segmentos subbancarizados, informó que se triplicó el pago de facturas en la plataforma durante el aislamiento social.

Otra de las opciones es Pim, la billetera virtual del Banco Nación. Sirve para hacer pagos en más de 60.000 comercios, abonar el peaje y cobrar beneficios sociales, así como enviar y recibir dinero. A diferencia de las otras, no hace falta descargarse ninguna app: funciona por medio de SMS y no consume datos

Asimismo, la empresa argentina Evolution Invest lanzó Orwell V4, una solución para que las entidades financieras y bancarias procesen pagos online en tiempo real.

El avance de estas alternativas obliga al sector a actualizarse. Mientras que las entidades tradicionales reclaman protección ante la aparición de sus competidores, las fintechs todavía no cuentan con regulaciones claras para ganar una mayor participación de mercado y darle batalla al dinero físico. 

“Los argentinos siguen manejándose mayoritariamente con dinero en efectivo. La cuarentena será un catalizador de la adopción de herramientas financieras digitales”, anticipa Juan Pablo Bruzzo, CEO de MONI.

Share Button