la pandemis y mayor conciencia sobre coberturas de vida

Coronavirus y mayor conciencia sobre coberturas de vida

La crisis del COVID-19 acentuó el modelo consumer centric y el uso de herramientas digitales que traen más cercanía y accesibilidad.

La industria aseguradora sintió el impacto del coronavirus en sus operaciones, pero pudo adaptarse. Un escenario de incertidumbre obligó a implementar de forma masiva el trabajo remoto y el menor movimiento económico hizo que muchos clientes buscasen alternativas más económicas a sus pólizas. Sin embargo, al mismo tiempo surgió una mayor conciencia sobre el cuidado de la salud y el rubro de coberturas de vida representó una oportunidad. Lo mismo que los seguros para equipos electrónicos en el hogar.

De este modo, el concepto de consumer centric, tan utilizado en otros negocios, pasó al primer plano de las compañías de seguros.

Propuestas centradas en el cliente

Al principio del aislamiento las compañías ofrecieron fuertes promociones para mantener la cartera, pero pronto se reinventaron con nuevos productos.

La telemedicina, el seguro de auto por uso, las coberturas de movilidad –ya sea en auto, monopatín o bicicleta– y las pólizas armadas según la necesidad de cada cliente ganaron participación. Además, se le comenzó a prestar atención al seguro de vida, una rama poco desarrollada en el país.

Según un estudio realizado por Chubb para América Latina, el 60,5% de los consultados programó una consulta médica virtual o presencial en los meses de aislamiento.

En tanto, en el hogar, el auge del home office implicó una mayor preocupación por la cobertura de objetos utilizados para el trabajo diario. Una muestra de ello es que, de acuerdo con los datos de Chubb, el 94% de los encuestados aseguró artículos como la laptop, el celular y el televisor durante el año pasado.

Las compañías supieron estar atentas a las necesidades del mercado para acompañar con propuestas menos genéricas y más personalizadas.


Mayor conciencia en seguros de vida

Consultado sobre el comportamiento de las coberturas de vida, Santiago Bonfiglio, director de Producto y Desarrollo de Negocio de Metlife, destacó: “Con la llegada de la pandemia las personas tuvieron una mayor sensación de vulnerabilidad, lo que naturalmente trae mayor interés en los seguros de vida, que no siempre están tan presentes en la mente de los consumidores”.

El ejecutivo agregó que hay interés entre los segmentos más jóvenes. “Entre los 25 y 35 años, el aumento de contactos fue de un 16% en métricas pospandemia, y entre los 36 a 45 años, del 11%. Uno mira otras industrias que tienen dificultades, pero en nuestro caso tuvimos la suerte que este producto ha capitalizado su significado a partir de una mayor importancia social”, señaló.

Alfredo Turno, gerente Comercial de Vida y Retiro de SMG Seguros, coincidió: “La pandemia vino a mostrar que todos somos vulnerables, que aún sano y joven se puede estar expuesto a este tipo de cosas. Entonces, desde ese lado se activó mucho al mercado”.

También Gabriela Bordato, gerente de Desarrollo Comercial, Vida Individual de Prudential, se mostró de acuerdo: “La pandemia hizo que la gente estuviera más receptiva y atenta a estas cuestiones. Reforzamos el objetivo de crear conciencia aseguradora en el país. Vimos un aumento del interés que intentamos capitalizar con procesos más ágiles de suscripción”.

Leer nota completa aquí