Coronavirus y su impacto en las regiones argentinas

Por: Jorge Day

 

• Para analizar el impacto de la pandemia se consideran tres puntos clave, empezando por las exportaciones. Al respecto, hay que tener en cuenta que la Argentina es un país relativamente cerrado, aun cuando hay provincias más exportadoras, caso de las pampeanas (Santa Fe, La Pampa y Córdoba, principalmente derivados del campo), algunas patagónicas (Chubut y Santa Cruz, petróleo) y San Juan (oro)
• La región más afectada sería la Patagonia, más dependiente del petróleo. Desde fines del año pasado había una merma de actividad en la zona más dinámica, Vaca Muerta que, con estos bajos precios, agravará su situación. El problema de esta región es su fuerte dependencia en el oro negro, lo cual la hace más vulnerable, efecto que se refuerza por el hecho que en la Patagonia se encuentran las provincias que mayor fluyo de turistas extranjeros reciben habitualmente. Aunque en este caso también hay que incluir a Misiones, Mendoza, Salta y CABA
• Hay que tener en cuenta que la recesión y las últimas elecciones deterioraron las finanzas provinciales y la epidemia las agravará. Además, no sólo es casi nula la probabilidad de acceder a financiamiento vía deuda, sino que las provincias tampoco cuentan con el impuesto inflacionario (aunque en algunas de ellas piensen en la vuelta de las cuasi-monedas). Al tercer trimestre del año pasado, la mayoría de las provincias estaba en rojo. Entre las más complicadas, hay varias norteñas (Jujuy, Tucumán y La Rioja) y varias patagónicas

Si la epidemia llega a durar varios meses, el coronavirus hará estragos a todas las economías, entre las cuales están las regionales. ¿Cuáles se verán más afectadas?

Las economías provinciales en general siguen la dinámica nacional, pero presentan diferencias, en parte, debido a sus diversas estructuras productivas. Un mismo shock puede afectar en forma distinta a una y a otra región. Un shock externo afecta más a la Región Pampeana, mientras que un impacto negativo sobre las cuentas públicas nacionales perjudica más al Norte Argentino.

En este sentido, el coronavirus es un shock integral, porque impacta sobre el mercado interno, el externo y las finanzas gubernamentales. Siendo así, a primera vista es difícil determinar qué región se verá más afectada.

A continuación, analizaremos brevemente los efectos de esta epidemia sobre la economía nacional, y luego intentaremos determinar el impacto sobre la economía de las regiones argentinas.

País

Desde una perspectiva macroeconómica, el coronavirus impacta negativamente de dos maneras: disminuye la capacidad productiva del país (menos personas trabajan, y posiblemente la productividad se resienta, al no trabajar en su lugar habitual), y por pánico, los consumidores reducen su gasto en ciertos productos, especialmente aquellos cuyo consumo se puede postergar (autos, línea blanca, ropa). No es claro qué precios aumentarán más (o menos) que la inflación global, pero seguro que habrá una importante caída en ventas y producción.

Dentro del mercado interno, se verán muy perjudicados los que venden y cobran día a día (comercio, salvo supermercados, con familias que se aprovisionan por las dudas). En cambio, otros que cobran por mes o periodos más largos, como colegios, estarían inicialmente menos afectados.

Usualmente, ante una crisis interna, el mercado externo brinda una mano. No es el caso actual, porque el impacto de la epidemia es mundial, siendo peor en otros países. De esta manera, es probable que se reduzca el comercio internacional, no sólo en cantidad sino también en menores precios. Mayor será el perjuicio en el turismo, puesto que es una manera directa de contagiarse.

Y si fuese poco, tampoco podrá contarse con el auxilio estatal. El coronavirus perjudica a las finanzas gubernamentales por dos vías: eleva el gasto público en salud y por asistencia a sectores vulnerables, y reduce la recaudación impositiva, por menor actividad y por mayor morosidad.

Además, viniendo de una importante recesión (que reduce la recaudación) y de un periodo electoral relevante (eligiendo presidente y gobernadores), con mayor gasto público, la epidemia llega en un muy mal momento de las finanzas públicas. Y a eso, se agrega la amenaza del default, que implica una casi nula probabilidad de acceder a financiamiento vía deuda.

Si la epidemia se extiende más de lo esperado, ¿habrá alguna solución, salvo padecer una crisis de gran magnitud? Quizá los ahorros en dólares. Los realizados en otros activos, posiblemente se hayan licuado en parte (bonos, acciones, autos, inmuebles).

Regiones

Si al país le irá mal, posiblemente la mayoría de las provincias seguirá una tendencia similar. Lo relevante es detectar es si hay diferencias que aliviarán o por el contrario, complicarán la situación en las distintas regiones. Tomaremos tres puntos clave.

• Exportaciones: Argentina es un país relativamente cerrado, y dentro del mismo, las provincias más exportadoras son varias pampeanas (Santa Fe, La Pampa y Córdoba, principalmente derivados del campo), algunas patagónica (Chubut y Santa Cruz, petróleo) y San Juan (oro).

El coronavirus afectará al comercio mundial, cuya consecuencia serán menores precios y cantidades a exportar. En precios, la información menciona una fuerte caída en petróleo (más del 50%). En cantidades hay rumores de disminución, pero no se conoce la magnitud.

Para tener una referencia, se puede comparar con otro periodo de crisis (inicio de 2009). En ese periodo, hubo reducción en exportaciones argentinas, y se puede caracterizar de la siguiente manera. Fuerte reducción de precios en combustibles (petróleo) y también en productos primarios (commodities), que también cayeron fuerte en cantidad. Los precios disminuyeron menos en productos manufacturados.

Si así fuese, la región más afectada será la Patagonia, más dependiente del petróleo. Desde fines del año pasado había una merma de actividad en la zona más dinámica, Vaca Muerta, en Neuquén, y con estos bajos precios, más se agravará la situación. El problema de esta región es su fuerte dependencia en el oro negro, lo cual la hace más vulnerable.

• Turismo: El perjuicio será más notorio en provincias que reciben más visitantes, en especial, extranjero. Las más afectadas son varias patagónicas (que también tienen problemas por el petróleo).

En otro periodo de crisis (2009), la caída en el turismo receptivo fue del 20%, durante un semestre. Actualmente, será mayor, faltando saber cuánto durará.

• Finanzas gubernamentales: constituyen el margen de maniobra de las provincias. ¿Tienen suficiente? Están bastante limitados.

Similar a la visión nacional, la recesión y las últimas elecciones deterioraron las finanzas provinciales (ver gráfico), y la epidemia las agravará. Además, no sólo es casi nula la probabilidad de acceder a financiamiento vía deuda, sino que tampoco cuenta con el impuesto inflacionario (aunque en algunas provincias piensen en la vuelta de las cuasi-monedas).

Al tercer trimestre del año pasado, la mayoría de las provincias estaba en rojo. Entre las más complicadas, hay varias norteñas (Jujuy, Tucumán y La Rioja) y varias patagónicas. Sorprende Santa Cruz, pero viene de un importante ajuste durante los dos últimos años.

Comentarios finales

El shock del coronavirus es integral, ataca a todos los frentes a la vez (mercado interno y externo y fiscal). Por eso, es difícil determinar a primera vista a qué región afectará más.
Acorde a los números y experiencias anteriores, se verán perjudicadas más las regiones que son más dependientes de un solo producto, como el petróleo, cuyo precio se viene desplomando. La Patagonia estaría entre las afectadas y además, es donde el turismo tiene mayor peso.
En este contexto difícil, los distintos gobiernos tienen un margen muy pequeño para asistir al sector privado y sociales. Pon ende, es clave como se reorganizan objetivos e instrumentos de la política económica nacional, en coordinación con las provincias.

Share Button