Crecimiento potenciado por la cuarentena

Por Martín Bellocq, gerente de Marketing de Ualá.

La irrupción de la COVID-19 generó cambios de hábitos que, de no haber sido por la pandemia, podrían haber tardado años en darse. La población se volcó a medios de pago digitales para adaptarse al contexto. Observamos un creciente interés en Ualá por parte de quienes buscan acceder a una cuenta virtual que les permita conectarse con el sistema financiero de forma gratuita y sencilla, sin ataduras a horarios ni sucursales.

En este período, continuamos con nuestro plan de crecimiento. Pese a la menor actividad económica, desde que se inició la cuarentena emitimos 170.000 tarjetas nuevas y llegamos a los dos millones de usuarios.

Además, subió un 175% el número de usuarios que pagaron sus facturas desde nuestra app para evitar hacerlo de forma presencial en redes de cobranza. También aumentaron un 40% las transferencias y un 25% los saldos invertidos en el Assets Under Management (UAM), el fondo común de inversión disponible en nuestra billetera.

 

Estrategias y planes en cuarentena

En este contexto desafiante, creamos alianzas con marcas estratégicas para generar fidelización. Hicimos acuerdos con PedidosYa, Rappi, Falabella, Cabify, Dafiti, Frizata, Iúnigo y CoderHouse, entre otras, para ofrecerle descuentos al cliente y acompañarlo en la transición al consumo digital. El foco está en potenciar estas alianzas y conseguir más.

Tenemos planes ambiciosos relacionados con nuevos productos y mejoras en las funcionalidades ya existentes previstos para este año. Los proyectos se mantienen y, para eso, durante el aislamiento, sumamos más de 50 personas al equipo.

 

Proyecciones del mercado para el mediano plazo

Aunque aún no hay cifras oficiales sobre el desarrollo de la industria fintech en la cuarentena y perspectivas de cara al futuro teniendo en cuenta la coyuntura, los medios de pago digitales crecen de forma sostenida desde hace años no sólo en volumen de usuarios, sino también en cuanto a la oferta. A nivel mundial se desacelera el uso de dinero en efectivo, que tiende a ser reemplazado por medios electrónicos, y la Argentina no está exenta.

Las fintech cumplimos un rol crucial en la digitalización de las finanzas personales gracias a que no hay barreras de entrada, más que un celular y acceso a Internet. La pandemia puso en evidencia lo atrasados que estamos como país en términos de inclusión financiera. El avance dependerá del trabajo coordinado entre el sector público y el privado.

Share Button