Economia digital

Crisis, tierra fértil para la economía digital

El desarrollo de la banca digital se aceleró con la pandemia. Pero la economía en negro y la recesión siguen siendo desafíos.

 

Antes de la pandemia de COVID-19 la transformación digital de la economía crecía al ritmo de la adopción de las nuevas tecnologías, pero el coronavirus fue como tierra fértil para su desarrollo.

Según la opinión de Ignacio Carballo, director del Ecosistema de Programas Fintech de la Universidad Católica Argentina: “Lo que genera la política de confinamiento social y preventivo es la necesidad obligada de que los consumos se hagan de manera digital. En este sentido, algunos de los modelos que tenían un plan de implementación de dos o tres años se tuvieron que poner en marcha en tres meses”.

 

Nuevos bancos digitales

En la Argentina se están lanzando los bancos digitales Openbank y Banco del Sol, que competirán con los ya presentes Wilobank, Rebanking y Brubank. “Esta digitalización que trajo la COVID-19 deja algo que no se va a ir: las fintechs y los usuarios (consumidores y mipymes) de servicios digitales. Si la banca se transformó es porque invirtió en tecnología”, dijo Carballo.

Por su parte, Ron Suber, experto en la industria fintech, consideró: “El tiempo dirá si la generación más joven se queda con los bancos digitales emergentes o si regresan a los tradicionales. Algunos bancos comprarán o se asociarán con challenger banks y fintechs para satisfacer las necesidades de los posibles clientes. Ahora está sucediendo con JP Morgan y Taulia”.

 

Alianzas estratégicas

La última semana de julio se dio el puntapié inicial para que comience la operación del Banco del Sol, la entidad 100% digital de Sancor Seguros.

Su gerente general, Sebastián Pujato, afirmó: “El objetivo final es ser un banco integral para individuos y pymes. Nos autodefinimos como el banco digital más humano. Queremos aprovechar el vínculo que tienen los clientes con los productores de seguros, más profundo que el de un oficial de una sucursal bancaria”.

También la entidad planea sacar provecho de la figura de corresponsalías bancarias a través de la red de 800 sucursales de la aseguradora distribuidas por el país.

 

Crisis económica e informalidad

El uso del efectivo es un competidor más para los bancos digitales por más fácil que sea el uso de su plataforma tecnológica. En la banca se insiste en la falta de incentivos fiscales y en la necesidad de bajar impuestos para impulsar la bancarización y desincentivar la evasión fiscal.

“La informalidad es el talón de Aquiles. El uso de tarjetas prepagas en el primer semestre en la Argentina explotó, pasó de 0,59% a 4,39% del total de las transacciones (respecto de 2019). Creció un montón, pero todavía en América Latina y la Argentina el efectivo es el rey”, dijo Carballo.

Y finalizó: “Si al comerciante después de la COVID-19 le genera menos ingresos aceptar pagos digitales por los impuestos y por las comisiones de los bancos, entonces volverá a la informalidad. Necesitamos que la experiencia digital sea fácil de usar para las pymes, pero también que le sea rentable”.

Share Button