Desafíos en integrales de comercio

Las aseguradoras ofrecen facilidades de pago y productos adecuados a las necesidades durante la pandemia.

El cierre de locales por las medidas de aislamiento y la situación económica presentaron un verdadero desafío para las coberturas de integrales para comercio. Las aseguradoras deben acompañar a los clientes en los momentos difíciles, pero al mismo tiempo tienen que establecer una relación riesgo-prima que se adecúe a parámetros técnicos. Entre las medidas tomadas figuran la readecuación de productos, nuevas modalidades en la prestación del servicio y un vínculo más personalizado con el asegurado.

Sostenimiento de la cadena de pago

Adrian Serfaty, gerente comercial de Federación Patronal, comentó a NBS Bancos y Seguros que ante el cierre de locales y la detención de actividades debieron ofrecer alternativas a sus clientes. Una de ellas fue la posibilidad de suspender la póliza y la facilidad de reactivarla en un futuro.
Otra fue el acceso a facilidades de bonificaciones de cuotas con acciones de la mano del productor.
Julián Alí, gerente técnico San Cristóbal Seguros, señaló que su compañía tomó medidas similares. Explicó: “En muchos casos ante los pedidos de cancelación de póliza se propusieron descuentos de primas o suspensiones temporarias con la posibilidad de reactivarlas en la reapertura. Se hizo desde el canal de productores tomando cada caso en particular”.
También Intégrity Seguros ofreció descuentos y cambios en la forma de pago. Marcelo Perona, gerente técnico de la aseguradora sostuvo: “Acompañamos con descuentos, sobre todo en actividades que no estaban operativas”.

Propuestas más accesibles

Ante la necesidad de ofrecer productos adaptados a las nuevas necesidades, Perona comentó: “Creamos un producto integral de comercio básico para una larga serie de actividades permitidas pero con una vigencia cuatrimestral, con montos más chicos”.
Como respuesta al auge del delivery, ofrecieron una promoción para adecuar la cobertura a las nuevas formas de distribución de alimentos.
Por su parte, Alí señaló el énfasis en pequeños y medianos comercios con coberturas de primer riesgo: “Ofrecemos un prearmado de coberturas que consideramos acordes para determinadas actividades, lo que permite dar un producto más a medida”.

Junto al productor

La necesidad de evaluar de manera más cercana la nueva realidad del cliente, el cumplimiento de las condiciones de la póliza y, en muchos casos, nuevas formas de prestación de la actividad a través de los comercios, fortaleció el vínculo del asegurado con el productor.
En este sentido, Perona comentó: “Hoy el productor tiene la posibilidad de adecuar un producto a las necesidades del cliente”.
En la misma línea, Serfaty explicó que aquellos locales que readaptaron sus actividades debieron desarrollar una mayor relación personal con los productores para evaluar las modificaciones pertinentes que pudiesen existir: “El productor tiene a disposición todas las herramientas comerciales para resolver estas cuestiones, aplicándolas de acuerdo a su criterio profesional en los procesos de cotización y emisión”.

Share Button