El 74% de los aglomerados urbanos exhibe mayor incidencia de la pobreza que hace un año

Laura Caullo

 

  • En el primer semestre de 2021, la tasa de pobreza alcanzó al 40,6% de la población. Lo cual significa 18,5 millones de personas en esta condición. Por su parte, la tasa de indigencia, fue del 10,7%, implicando que casi 5 millones de argentinos no pudo cubrir sus necesidades alimentarias. Ambos indicadores se encuentran en ascenso constante desde el segundo semestre 2017
  • En relación al mismo semestre del año anterior, se percibe un deterioro generalizado, la pobreza subió en 23 de los 31 aglomerados. Los distritos donde más creció fueron: Bahía Blanca (+14,4), Catamarca (+10,8) y La Rioja (+8). Le siguieron, Santa Fe (+7,6), San Nicolás (+7,3), Santiago del Estero (+7,3). En tercer orden de magnitud, Río Gallegos (+6) y Gran Córdoba (+5,9). Sólo en casos especiales se observan mejoras significativas en las tasas de pobreza, como ser CABA (-19,8), Comodoro Rivadavia (-11), y Viedma (-8,7). En términos de indigencia, resalta Formosa donde la indigencia trepo en un año del 8,8% de la población al 15,8% en 2021
  • Para erradicar la pobreza habría que otorgar $25.186 en promedio a cada hogar pobre, tomando como referencia a una familia tipo de 4 integrantes. En igual sentido, para acabar con la indigencia se requiere $10.134, por hogar inmerso en tal condición

 

 

La pobreza monetaria en la Argentina alcanzó en el primer semestre del año al 40,6% de las personas que habitan en los 31 principales aglomerados urbanos, la cifra expandida representa casi 18,5 millones de individuos en el total de la población. Por su parte, la tasa de indigencia que ascendió a 10,7% en los primeros seis meses de un año electoral, lo cual indica que la situación de casi 5 millones de personas pobres es aún más álgida, pasan hambre.

La medición interanual, es prácticamente equivalente al nivel registrado en el primer semestre 2020 cuando irrumpió la pandemia (40,6%). Aunque a diferencia de 2020, el comienzo de este año, estuvo caracterizado por dos eventos, uno de carácter sanitario y otro económico. Por un lado, la mayor flexibilización de las medidas sanitarias y, por consiguiente, una menor ayuda estatal a nivel nacional: el IFE y el ATP, los dos programas sociales protagonistas del 2020 fueron retirados o transformados en nuevos beneficios de menor cobertura para asistir a la población más vulnerable. En cuanto a la arista económica, la recuperación de la actividad y el asistencialismo social remanente no fueron suficientes para mitigar el efecto de una caída de los salarios reales, producto de una aceleración de la inflación (25,3% acumulado entre enero- junio).

En efecto, la pobreza está 13,5 p.p. por encima primer semestre 2018, lo cual implica que más de 6,4 millones de personas cayeron por debajo de la línea de pobreza en los últimos tres años.

 

Tasa de pobreza

Primeros semestres de 2010 a 2020

 

La tasa de indigencia se mantuvo constante en relación a la del primer semestre 2020, no logrando descender a niveles de un dígito. Así, la pandemia por COVID-19 y los avatares económicos dejaron a más de 1 de cada 10 argentinos en la indigencia, resultando un total de 4,9 millones de personas que no cubren sus necesidades alimentarias.

Al igual que la pobreza, la tasa de indigencia se encuentra indeclinable hace tres años. Trepó más del doble, de 4,9% en la primera mitad de 2018 a 10,7% en el primer semestre 2021, implicando que 2,7 millones de personas sufrieron un deterioro tal en sus ingresos que ya no logran adquirir la canasta básica alimentaria.

Tasa de Indigencia

 

Primeros semestres de 2010 a 2020

 

A continuación, se presentan gráficos que describen comparativamente los niveles de indigencia y pobreza en los primeros semestres de 2020 y 2021 por aglomerado urbano. Cabe destacar, que parte de la discrepancia observada a nivel de aglomerado urbano se encuentra asociada a problemas metodológicos en la encuesta permanente de hogares del país (tales como la alta proporción de casos con ingresos no declarados). Estas problemáticas inciden, especialmente, sobre la calidad y robustez del dato de indigencia informado por INDEC a nivel de centro urbano. En esta ocasión, la información correspondiente a las tasas de indigencia publicadas por INDEC aclara que en 25 de 31 aglomerados la cifra presentada tiene un coeficiente de variación mayor al 16%, en el caso de la tasa de pobreza, solo 2 jurisdicciones presentan este inconveniente, el cual sugiere una dificultad para acercarse al verdadero valor del parámetro poblacional.

En relación al mismo semestre del año anterior, se percibe un deterioro generalizado, la pobreza subió en 23 de los 31 aglomerados. Los distritos donde más creció fueron: Bahía Blanca (+14,4), Catamarca (+10,8) y La Rioja (+8). Le siguieron, Santa Fe (+7,6), San Nicolás (+7,3), Santiago del Estero (+7,3). En tercer orden de magnitud, Río Gallegos (+6) y Gran Córdoba (+5,9). Sólo en casos especiales se observan mejoras significativas en las tasas de pobreza, como ser CABA (-19,8), Comodoro Rivadavia (-11), y Viedma (-8,7). En términos de indigencia, resalta Formosa donde la indigencia trepo en un año del 8,8% de la población al 15,8% en 2021.

 

Variación en las tasas de pobreza por aglomerado

Tasas por aglomerado (en % de la población total)

 

I Semestre 2021 vs II Semestre 2020

El análisis regional, deja en evidencia las brechas de desarrollo, teniendo la región del NEA la mayor tasa de pobreza (45,4%) e indigencia (11,7%) del país. En tanto, la región que experimentó una mayor reducción en sus niveles de bienestar social, fue la Pampeana. Ésta, incrementó su tasa de pobreza en 2,3 p.p. y su indigencia en un 3,9 p.p.

Es importante destacar qué estos estos indicadores, relevan carencias monetarias, mientras existen políticas públicas provinciales no monetarias que atienden la vulnerabilidad social, por ejemplo: programas de alimentos en especies o boletos de trasporte. Si a estas asistencias se las monetiza es posible que las brechas regionales reflejen aún mayor disparidad.

Por último, se evidenció una caída de la pobreza en la región del Patagónica (-2,6) y una baja en Gran Buenos Aires (-2,4).

 

Tasa de pobreza por región (en porcentaje)

 

I Semestre 2021 vs I Semestre 2020

Tasa de indigencia por región (en porcentaje)

 

I Semestre 2021 vs I Semestre 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, la frágil situación social que atraviesa el país, también es reflejada en los valores alcanzados por la brecha monetaria de indigencia y pobreza. Al respecto, para erradicar la pobreza habría que otorgar $25.186 en promedio a cada hogar pobre, tomando como referencia a una familia tipo de 4 integrantes. En igual sentido, para acabar con la indigencia se requiere $10.134, por hogar inmerso en tal condición.