El año de los pagos móviles

Se afianzó en la región la tendencia de los pagos móviles en el año de la pandemia.

 

El año que termina fue, sin lugar a dudas, el de los pagos móviles. La tendencia, que ya estaba cobrando fuerza en toda la región, se aceleró con la pandemia gracias a la posibilidad de cobro sin contacto. Muchas empresas vieron acelerados sus planes de digitalización. Por un lado se incrementaron las transacciones no presenciales impulsadas por el crecimiento del e-commerce y, por otro lado, creció la demanda de más y variados métodos de pago en los comercios de cercanía, como tarjetas de débito, crédito y pagos a través de QR. 

Según un estudio realizado por Mastercard en Latinoamérica, la penetración de e-commerce antes de la pandemia estaba en 45% y hoy ya llega a 83%. Otro estudio que realizó la empresa en la Argentina arrojó que el 40% de los encuestados usó un medio de pago nuevo este año. 

“Hoy se da la misma cantidad de transacciones con tarjeta en el mundo físico que en el online. En enero de este año eran tan sólo tres de cada diez las transacciones online. Nuestras mejores estimaciones daban esto para fin de 2021 y pasó ya a mitad de este año” explicó Juan Fantoni, director de Business Development para la Argentina y Uruguay para Mastercard.

Valeria Rodriguez, directora de Lyra Argentina, sostuvo que ya existía un colectivo de empresas que estaban predispuestas a lo digital y tenían una proyección en los próximos años de ir creciendo: “Determinados nichos se tuvieron que volcar más aceleradamente a este mundo online y armar una estrategia completa de digitalización. Esta es una tendencia que se terminará de consolidar durante el primer semestre del 2021 donde la digitalización de los pagos será transversal a todas las industrias”. 

 

Espacio para crecer

 

Aún hay mucho por crecer, hoy en América Latina el 80% de las transacciones están lideradas por pagos en efectivo. Por ello hay mucho espacio para que más jugadores le den valor al ecosistema. Bajo el panorama actual apuntaron a que hay que mejorar opciones y la interoperabilidad, para construir países donde haya mucha más digitalización en los pagos.

En Lyra explican que el futuro de los pagos móviles sigue estando en tecnologías como NFC, QR y billeteras virtuales. Además, se sumarán servicios como el Tap on Phone, que permite habilitar el teléfono no sólo para pagar sino para aceptar pagos. Así, cualquier teléfono se convertirá en una terminal para aceptación de pagos. 

Posibilitar la realización de compras seguras en Internet que permitan autentificar al comprador como legítimo titular de la tarjeta que está utilizando es uno de los grandes retos que tiene la industria por delante. Poder replicar en América Latina los protocolos de seguridad que se usan internacionalmente es otro punto fuente a continuar solucionando. 

“Uno de los mayores desafíos de la industria es que siga creciendo la digitalización, pero que sea de forma segura, que se acompañe de forma orgánica y para que esto suceda hay que ir mejorando estándares de seguridad”, concluyó Valeria Rodriguez.

Share Button