El Banco Central busca aumentar el uso de las cuentas bancarias

Mediante la campaña en redes sociales #SaberEsCentral, la autoridad monetaria busca revertir la subutilización de cuentas bancarias.

 

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) impulsa programas de educación financiera para aumentar el uso de cuentas bancarias.

En Argentina hay, en promedio, 1,4 cajas de ahorro por adulto y un elevado nivel de acceso al sistema financiero, ya que alrededor del 80% de la población adulta posee, al menos, una cuenta en un banco. Esto ubica al país entre los mejores de la región en cuanto al alcance de la bancarización. Sin embargo, al comparar cómo y cuánto se utilizan las cuentas, Argentina cae a los puestos más bajos. 

La subutilización se hace mucho más evidente cuando se suman países más desarrollados a la comparación. Mientras las operaciones con tarjetas de débito en nuestro país rondaron las 26 por año por adulto en el 2018, en países como Estados Unidos, Australia, Inglaterra y Suecia superan las 250. En Brasil y Chile, vecinos de la región, este indicador alcanza entre 50 y 60 operaciones, respectivamente.

 

#SaberEsCentral

Para revertir este bajo uso de las herramientas bancarias disponibles, el BCRA impulsa anualmente programas de educación financiera. 

Este año sumó #SaberEsCentral. Se trata de la primera campaña masiva de comunicación digital de la entidad. Su objetivo es poner al alcance de la mano (por el intensivo énfasis en los teléfonos) conocimientos y herramientas, en un lenguaje informal y didáctico, para que todas las personas puedan tomar mejores decisiones económicas.

Como ejes de la campaña difunde todos los servicios gratuitos que brinda una cuenta bancaria, tales como los pagos con tarjetas de débito, las transferencias inmediatas de fondos, el uso de banca por Internet, banca móvil, recarga de servicios prepagos (como telefonía o transporte público) y la constitución de ahorros, entre otros.

La plataforma se actualiza periódicamente a partir de las normativas emitidas por el organismo para fomentar la inclusión financiera. Por ejemplo, las transferencias inmediatas y gratuitas, las cuentas gratuitas de la seguridad social, la apertura de cuentas para el personal de casas particulares, la apertura de cuentas sueldo y las cajas de ahorros para adolescentes. 

 

Datos prometedores

El panorama de cómo el volumen de transferencias electrónicas aumenta es un buen indicador de que la inclusión financiera va por buen camino.

Según el Informe de Pagos Minoristas del BCRA, las transferencias de acreditación en línea crecieron un 49% en la primera mitad de 2019, en comparación con el mismo semestre del año anterior. En cifras, ese incremento representa casi 145 millones de transacciones. Y de esas operaciones, el 15% corresponde a pagos y compras en comercios.  

Dentro del universo de las tarjetas (que representan el 80% del uso de los instrumentos de pago electrónico) se destaca el segmento prepago, que creció 74%. No obstante, su contribución de más de 20 millones de operaciones es todavía marginal. 

También las billeteras digitales crecen como iniciadoras de pagos y como esquema de pago propio. Durante el primer semestre del año iniciaron 77 millones de operaciones con tarjetas, un 146% más que en igual período de 2018. Además, hubo casi 20 millones de operaciones entre sus propias cuentas de pago, lo que significó un aumento de 279% respecto del primer semestre del año previo. 

 

Manos a la obra

Aunque el panorama es auspicioso, el margen de crecimiento todavía es muy grande. 

Según la Encuesta de Capacidades Financieras realizada en 2017 en conjunto con la CAF y el Banco de Desarrollo de América Latina, el puntaje de conocimiento financiero nacional está por debajo del nivel de referencia de la región y sólo la tercera parte de la población alcanza un nivel alto. Este puntaje es relativamente bajo a nivel internacional, donde Argentina ocupa el puesto 31 entre 39 países relevados.

Pablo Abiad, gerente principal de Comunicación y Relaciones con la Comunidad del BCRA, explicó: “Creamos esta campaña para acompañar a las personas desde el inicio de su bancarización pero entendemos, además, que el acceso a Internet y la conectividad influyen. Pensar en #SaberEsCentral como la primera campaña de comunicación digital del BCRA fue posible porque el 70% de los argentinos hoy ya accede a Internet y la Argentina es el tercer mercado móvil más grande de América Latina, con 62 millones de conexiones móviles”.

 

Las redes sociales, en el centro

Para lograr que el programa brinde información relevante y oportuna se identificaron a tres tipos de público: los adolescentes y jóvenes subbancarizados (denominados en conjunto como “Abriles”); bancarizados y subbancarizados que adoptaron la tecnología y la utilizan para facilitar su vida cotidiana (denominados “Lauras”); y aquellos que sólo usan los servicios financieros más básicos, como trabajadores o jubilados (denominados “Martas”).

El primer grupo fue alcanzado a través de Instagram Stories, con un modo de enunciación directo y un lenguaje claro y sintético a través de los personajes digitales. 

Al segundo grupo se llegó desde las noticias de Facebook e Instagram, ya que estos formatos ofrecen más espacio para describir los beneficios de incorporar nuevas herramientas financieras.

Y para el tercer grupo se usó exclusivamente Facebook y priorizó al contenido escrito y audiovisual.

Con estas tecnologías, el programa busca ser el punto de encuentro de las normativas del BCRA  para garantizar un mejor acceso al sistema financiero.

 

Este artículo fue elaborado por el Banco Central de la República Argentina

Share Button