El central autoriza más sucursales

Un 2016 con un importante incremento en las aperturas de sucursales

Sucursales

En lo que va del año el Banco Central autorizó a los bancos a abrir 87 sucursales, casi 3 veces el total del año pasado. La autoridad monetaria busca darle un mayor impulso a este proceso con una flexibilización de los requisitos para la apertura de nuevos puntos de atención que anunció a principios de junio.

En este 2016 se viene registrando un importante incremento en el interés de los bancos por llegar a nuevos puntos del país. Según datos del último Informe sobre Bancos presentado por el Banco Central (BCRA) a principios de septiembre, en los primeros seis meses del año se abrieron 44 nuevas sucursales bancarias. Asimismo, al cierre de esta edición, ya sumaban 87 las sucursales aprobadas por el Central, solicitadas por 17 bancos públicos y privados. Este dato contrasta fuertemente con lo que sucedió durante 2015, cuando Alejandro Vanoli, por ese entonces al frente de la autoridad monetaria, autorizó la apertura de casi la tercera parte: 31 nuevas sucursales, a partir de la solicitud de 9 bancos.

El Banco Ciudad es uno de los que está picando en punta en su proceso de expansión edilicia, a fin de extender su red de sucursales por todo el territorio nacional. Consultada por NBS Bancos y Seguros, Patricia García de Luca, gerente de sucursales de la entidad, detalló que “en tan sólo 7 meses hemos podido avanzar en un ambicioso plan que lleva inauguradas 8 sucursales, sobre un total de 9 previstas para este año, hecho que implicará ampliar en casi 20% nuestros espacios de atención”.

Según confirmó la ejecutiva, más de la mitad de las nuevas sucursales están ubicadas en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, “zonas en las que naturalmente el banco cuenta con mayor presencia y concentra la mayor parte de sus actividades. Pero también llegamos por primera vez en 138 años al interior del país, inaugurando las sucursales de Córdoba capital, Río Cuarto y Mendoza”.

“Al inicio de esta gestión, contábamos con 58 y hoy ya estamos en 67”, agregó la ejecutiva, que anticipó que la institución tiene por delante un plan de expansión con el que apunta a llegar a las 100 sucursales en los próximos cinco años.

El Banco Macro, que actualmente posee una estructura de 498 puntos de atención, es otra de las entidades que viene trabajando para potenciar su presencia a lo largo del país. En lo que va de 2016, la institución abrió 7 nuevas sucursales y esperan inaugurar otras 5 antes de diciembre.

Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de la entidad, indicó que “actualmente somos el banco privado con la mayor red de sucursales a lo largo del país. En el último tiempo hemos desarrollado políticas expansivas tendientes a potenciar nuestra red de sucursales, con el objetivo de optimizar la calidad de atención a los clientes que necesiten realizar operaciones presenciales y, paralelamente, seguimos trabajando para mejorar los canales de comunicación alternativos para facilitar las operaciones bancarias de forma virtual y segura y, de esta manera, producir un acercamiento entre la sucursal física y los canales telefónicos y digitales”.

El Banco Galicia también viene teniendo una intensa actividad en lo que se refiere a apertura de sucursales. Como puntualizó Diego Baccini, su gerente de Sucursales, “empezamos el camino de las aperturas en la zona de Cañuelas, un punto estratégico que cuenta con 60 mil habitantes y en donde confluyen varias rutas nacionales. En abril, inauguramos dos sucursales en la provincia de Neuquén, en las localidades de Cutral Có y Añelo, acompañando el desarrollo de sectores claves como petróleo, gas, turismo, fruta, pesca y agro, entre otros. Promediando el año, abrimos en el partido de Tigre nuestra sucursal Laguna del Sol, acercando los servicios a una zona con alto crecimiento poblacional. Durante agosto y septiembre, abrimos sucursales en la zona sur del Gran Buenos Aires: en Burzaco, empujando el desarrollo del Parque Industrial, y en Ensenada. También abrimos una sucursal en Córdoba capital, con formatos 100% automatizados, y 2 más en la provincia de Santa Fe: Villa Gobernador Gálvez y Rosario Peatonal. Y, a estas aperturas, hay que adicionarle un centro de Cobros y Pagos, que se encuentra ya operativo en la ciudad de Córdoba”.

“Y seguimos a ritmo acelerado, para coronar el año con más aperturas en las localidades de Moreno, San Miguel, El Talar, Tucumán, Parque Patricios, Salta, Nordelta, Rio Grande, La Plata, 2 sucursales en Mendoza con formatos distintos y Chacarita”, agregó el directivo.

Con una actividad menos febril pero con el claro objetivo de llegar a nuevos puntos del país, el Banco Supervielle y el Banco Hipotecario también vienen abriendo sucursales en este 2016.

La primera de estas entidades, que este año comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York, realizó recientemente la apertura de su sucursal en Villa María, Córdoba. Al mismo tiempo, tiene previsto hacer lo mismo con otras dos nuevas sucursales entre fines de 2016 y principios de 2017. Nerio Peitiado, gerente general de la institución, señaló que, “adicionalmente, tenemos planes de extender en los próximos años nuestra red de sucursales de manera selectiva en función de la estrategia de clientes, dentro de la cual priorizaremos los segmentos Renta Alta, Emprendedores & Pymes y empresas. Esta expansión forma parte del desarrollo de nuestro modelo de atención”.

En tanto, el Hipotecario ya inauguró una nueva sucursal en Ramos Mejía, al oeste del Gran Buenos Aires, y en los próximos días hará lo propio en las localidades de Moreno y Pilar, de manera que llegará a fin de año con un total de 64 sucursales repartidas en todas las provincias del país.

No se puede dejar de mencionar al Banco Santander Río que, de acuerdo a la información oficial, fue la entidad que más sucursales abrió entre marzo de 2015 y marzo de 2016, con 39 aperturas. La institución prefirió no participar de esta nota, seguramente porque, al cierre de esta edición, se encontraba en el proceso de adquisición de la operación minorista del Citi en nuestro país, lo que, de concretarse, va a implicar una revisión de toda su red de sucursales y el plan de aperturas previsto.

El impulso del BCRA

A principios de junio, el Banco Central anunció una serie de medidas para flexibilizar la apertura de sucursales bancarias, algo que era demandado por las entidades, ya que el mecanismo anterior de autorización previa generaba demoras de hasta un año.

De acuerdo a la nueva normativa, la autoridad monetaria comenzó a observar factores objetivos de las entidades financieras, tales como solvencia, liquidez e integración de capitales mínimos para que puedan abrir nuevas sucursales. También redujo las exigencias edilicias requeridas para la apertura de filiales en zonas con menor densidad poblacional, con el fin de “favorecer la expansión del sistema financiero con un criterio federal”.

Estas medidas, dirigidas a darle un impulso adicional a las aperturas que se vienen registrando, fueron bien recibidas por las entidades.

“Los recientes cambios regulatorios para apertura de sucursales nos dan más libertad para la expansión a plazas en las que nuestro banco quiere estar presente”, señaló Peitiado.

En esta misma línea, Baccini destacó que “la flexibilización de los requisitos para crear nuevas sucursales y puntos de atención ha permitido dibujar nuevos horizontes de expansión para las entidades”.

A su vez, en el Banco Hipotecario revelaron que a partir de las nuevas normativas del BCRA han comenzado a rediseñar su plan de expansión y que próximamente darán a conocer estos nuevos objetivos, alineados con lo que plantea la autoridad monetaria.

Otra de las medidas que tomó la autoridad monetaria es la expansión del uso de sucursales móviles, tales como las utilizadas en los centros turísticos durante la temporada de verano. “Hasta el presente, esa posibilidad estaba restringida a los bancos públicos o a los bancos privados que funcionan como agentes financieros provinciales. A partir de esta norma, todos los bancos podrán poner en funcionamiento sucursales móviles y ofrecer servicios bancarios y acceso a un cajero automático de manera transitoria en lugares alejados de los centros urbanos.”, informó el Central.

Además, la institución incorporó la figura de la dependencia automatizada, que consiste en un local bancario que dispone de cajeros automáticos y otras vías de acceso a los canales electrónicos, junto con personal bancario para asesorar a los clientes.

Aprovechando esta nueva posibilidad, en el Galicia se utilizaron oficinas transitorias en el complejo invernal de Las Leñas, en Mendoza, y el banco estuvo presente en distintos eventos a través de unidades móviles que cuentan con ATM (automated teller machine o cajero automático) y servicios de atesoramiento. “Aún es muy incipiente el desarrollo de este modelo de expansión”, reconoció Baccini, quien añadió que “hay costos muy pronunciados, como los de comunicaciones, seguridad y traslado de efectivo, que es necesario rever para dar un servicio de calidad a las personas”.

“Las sucursales móviles aparecen como una alternativa más a evaluar dentro de los planes de extensión de la red”, indicó, por su parte, Peitiado.

¿Dónde abrir una sucursal?

A la hora de elegir el lugar para abrir una nueva sucursal, en las entidades bancarias analizan un abanico de factores que van desde la posible rentabilidad de la plaza elegida hasta la presencia de marca en un lugar puntual del territorio.

Al respecto, Medrano sostuvo que “evaluamos la posibilidad de crecimiento presencial, tanto en las localidades donde actualmente operamos como en nuevas localidades potencialmente relevantes, para acercarnos a las necesidades financieras del mercado”.

“La metodología y el plan de acción deriva de un exhaustivo y minucioso estudio de las necesidades de las diferentes localidades, teniendo en cuenta una premisa fundamental de nuestra cultura que es una eficaz atención al cliente, además del deseo de llegar a donde otros bancos no llegan”, destacó.

El 79% de la red de sucursales de la entidad presidida por Jorge Brito se encuentra en el interior del país. En la institución se jactan de ser la única con presencia bancaria en 186 localidades argentinas, ya sea por sucursales propias o por cajeros automáticos.

García de Luca indicó, por su parte, que “como banco público, queremos integrar las regiones económicas del país para activar los polos productivos y ser motor del desarrollo económico”.

“Técnicamente, los criterios que empleamos para determinar dónde nos vamos a emplazar son a través de modelos que toman en cuenta la densidad poblacional, el nivel de depósitos y préstamos al sector privado y el emplazamiento de la competencia”, puntualizó.

A su vez, Baccini señaló que “buscamos potenciar nuevas plazas, acompañando la bancarización de las zonas”.

Hacia una mayor bancarización

Las nuevas normativas para impulsar la apertura de sucursales se inscriben dentro del objetivo más amplio al que apunta el Banco Central de aumentar el acceso de la población a los servicios financieros, un aspecto en el que nuestro país muestra un atraso relativo, encontrándose por debajo de países como Jamaica, Venezuela y la República Dominicana.

El objetivo planteado por la autoridad monetaria es celebrado por los bancos locales, tanto públicos o privados. Por ejemplo, García de Luca resaltó que “el BCRA tiene un firme compromiso con la promoción de la inclusión financiera y nosotros apoyamos todas las iniciativas que en este sentido se vienen dando, tendientes a igualar las oportunidades de toda la población en materia financiera”.

Por su parte, en el Hipotecario señalaron que “la posibilidad de seguir ampliando la bancarización es, sin duda, una gran oportunidad para el sistema financiero argentino de cara al futuro”.

Mientras tanto, Peitiado dijo que “el BCRA está trabajando sobre distintos puntos relevantes para apoyar el desarrollo del sistema financiero. Por ejemplo, los pagos móviles, la apertura y cierre de cuentas de manera digital y la portabilidad bancaria son acciones que intentan aumentar la competencia entre bancos y los servicios que se prestan a los clientes. El objetivo es que los productos bancarios sean cada vez más accesibles para la población”.

Medrano también mostró un gran entusiasmo: “la bancarización no puede entenderse como una simple oferta de un servicio. Implica generar oportunidades de crecimiento y de desarrollo personal. Estar cerca de la gente para que acceda al sistema financiero formal mejora la calidad de vida de las personas. ¿De qué forma? Incrementando su seguridad y comodidad, evitando operaciones de usura, contribuyendo a atacar a la economía informal y brindando herramientas y criterios ordenadores que colaboran a mejorar la administración de los recursos”.

“Hoy, a través de la tecnología y en conjunto con las nuevas normativas que impulsa el BCRA, podremos avanzar muy rápidamente con la bancarización, llegando a los lugares más remotos del país para que cada ciudadano pueda acceder a los servicios financieros”, añadió García De Luca.

Cuadro-Sucursales

Share Button