El consumidor argentino apuesta cada vez más al comercio electrónico

La pandemia aceleró una tendencia y modificó los hábitos de consumo locales. Récord de facturación en este segmento en el país.

 

El comercio electrónico se consolidó como uno de los grandes ganadores de la pandemia tanto para el consumidor argentino como a nivel global. Las restricciones a la circulación obligaron a los consumidores a cambiar sus hábitos y potenciaron la adopción de las compras online.

Los números son una prueba de ello. Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), la facturación a través de e-commerce en el primer semestre del año se disparó 106% en términos interanuales. Esto significó una suma de 314.602 millones de pesos y representó el 75% de lo facturado durante todo el año pasado.

 

Nuevos hábitos 

Consultado sobre los nuevos hábitos de consumo, Gustavo Sambucetti, director institucional de la CACE, confirmó que la compra online se metió en la vida cotidiana de los consumidores. 

MercadoLibre, unicornio argentino y empresa referente del sector en América Latina, tuvo una gran performance en sus balances. En su última presentación de resultados, la firma reportó ingresos netos en el segundo trimestre por 878,4 millones de dólares, un aumento interanual del 61,1% en dólares y del 123,4% en moneda constante. 

“La pandemia generó cambios significativos en el comportamiento de los consumidores, lo que se tradujo en un nuevo hito en la penetración del comercio electrónico y los pagos digitales en la región”, detalló Pedro Arnt, chief financial officer de MercadoLibre.

No sólo el e-commerce levantó vuelo tras la pandemia. El teletrabajo, el uso de aplicaciones de delivery, pagos digitales, contactless, e-learning, telemedicina y la visualización de videos online son otras de las tendencias que se potenciaron durante estos últimos meses.

“Desde hace unos años los argentinos se están sintiendo cada vez más cómodos usando medios de pagos digitales y electrónicos”, explicó. Gabriela Renaudo, group country manager de Visa en Argentina y Cono Sur. Y, de cara al futuro, vaticinó: “Los pagos digitales están destinados a crecer, generando un impacto positivo, desde la comodidad, seguridad, rapidez y, a partir de esta pandemia, desde la higiene también”.

 

El lugar de las empresas

Las firmas están experimentando una transformación en su manera de hacer negocios. La cuarentena, la necesidad de conveniencia y la seguridad personal hicieron que la innovación emergente y las tendencias experimentales tanto el comercio en las calles como las plataformas de delivery se incorporaran inmediatamente.

Martín Seijas, director general de Isobar Argentina, consideró que las firmas deberían intentar capitalizar al máximo el boom del e-commerce y aprovechar la creatividad para mejorar la experiencia de los usuarios.

“Las marcas deben convertirse en aliados de sus clientes para ayudarlos a resolver sus problemas, satisfacer una necesidad no cubierta o brindar apoyo fuera de su oferta comercial habitual”, explicó.

Share Button